descubre madrid con el cine de pedro almodóvar

La capital madrileña es uno de los pilares fundamentales de la filmografía de Almodóvar y, con motivo del lanzamiento del primer avance de 'Julieta' –su nueva película–, te mostramos los bares, calles y plazas predilectas del director.

por Alberto Sisí
|
29 Enero 2016, 10:15am

Fotograma de 'Volver'

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Pedro Almodóvar presentó hace algunos días el primer adelanto de Julieta, la película número veinte de una carrera que dura ya más de 25 años. En esta nueva producción del director ha indagado en un universo más personal de España y, por ello, veremos parte de la acción recogida en el Pirineo, pero también en Madrid (la ciudad que ha acompañado a Almodóvar desde sus comienzos).

*Lee: Los momentos más queer de Almodóvar
*Lee: ¿Qué hay que tener para ser un chica Almodóvar?

Y es que, aunque ahora el manchego sea un 'hombre serio', Almodóvar fue uno de los ejemplos más representativos de aquello que se dio en llamar 'La Movida madrileña' y la ciudad ha formado parte indispensable de su filmografía.

Son decenas los lugares que ha retratado en su cine de la capital y, siempre, ha conseguido dotarla de una prestancia u otra dependiendo de la historia que en su momento quisiera contar. Repasamos los más emblemáticos.

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980)
La ópera prima de Almodóvar que tan escandalosa resultó en su día y que supuso la punta de lanza de todo un movimiento artístico, se rodó en parte en Malasaña. Las Costus, dúo de pintores y amigos del director, vivían en la calle de la Palma (en el número 14 exactamente), y no pusieron impedimento para que se grabarán allí algunas escenas de interiores.

Laberinto de Pasiones (1982)
En los ochenta, el plan del fin de semana era ir al Rastro los domingos para comprar cualquier quincalla de segunda mano con la que conseguir el look perfecto. Allí estaba la Bobia, en calle San Millán (ahora en otro emplazamiento), y es la terraza en la que Fabio McNamara se encuentra por primera vez con Imanol Arias mientras esnifan esmalte de uñas y beben 'alcohol por un tubo'.

Entre Tinieblas (1983)
Una de las películas más irreverentes del director manchego se rodó ambientada en su casi totalidad dentro de un convento. Lo poco que se puede apreciar de los exteriores es un antiguo convento ahora reconvertido en la sede de unos sindicatos. El antiguo convento de Santa María Magdalena se encuentra en el 88 de la calle Hortaleza y, aunque ahora esté allí UGT, sí fue un convento real. Habrá que preguntar qué opina la orden de lo que pasaba dentro de aquellos muros.

¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984)
La Plaza del Conde de Barajas es testigo del camino de Carmen Maura para llegar a su trabajo en un gimnasio (donde será violada mientras friega el suelo desesperadamente). No existe tal gimnasio, pero sí que lo hacen las casas 'colmena' que proliferaban en los 80 a la altura del Barrio de la Concepción. Allí conocemos a los hijos de la protagonista, a su marido, a su suegra y a su vecina prostituta y heroinómana.

La ley del deseo (1987)
Todos los que han pasado algún verano sofocante en la ciudad se han visto tentados a imitar a Carmen Maura cuando le pide a un operario de limpieza que la moje con su manguera. "¡Riégueme! ¡No se corte!" se ha quedado ya como una muletilla de uso habitual en agosto y la escena tuvo lugar en plena noche en la calle Conde Duque.

Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988)
'Montalbán número 7' es la cantinela que repite Pepa (de nuevo Carmen Maura) cada vez que vuelve a casa subida en el mambotaxi. Está muy cerca del ayuntamiento y ahora esa zona está tomada por oficinas de Hacienda, pero entonces era una de las más exclusivas de la ciudad.

Sin embargo, dudamos mucho que Pepa pudiera pagar el alquiler de ese enorme ático con terraza y gallinas con un sueldo de actriz de doblaje. En Almagro 38, otra zona noble de la ciudad, es donde vive la némesis de Pepa -que todavía no está curada de lo suyo-.

¡Átame! (1990)
Rossy de Palma aparece como una de las camellos de una concurrida plaza de Madrid a la que acude Ricky (Antonio Banderas) para conseguir la dosis para que su enamorada pase el mono. Esa es la plaza de la Villa, antigua sede del ayuntamiento de la capital en la que, realmente, nunca ha habido demasiado trasiego de drogas (ni de prácticamente nada).

Tacones Lejanos (1991)
Al igual que el Rastro se ha convertido en una trampa turística, así lo ha hecho la Plaza de Santa Ana donde se encuentra el Villa Rosa (en el número 15), un tablao en el que Miguel Bosé se travestía y cantaba con la voz de Luz Casal.

En esta película también disfrutamos de una soleada prisión en la que entran ganas de quedarse. Es la antigua cárcel de Yeserías, donde Bibiana Fernández se marca un baile para recordar en el patio. Ahora es un centro de inserción social y está en el distrito de Arganzuela.

Kika (1993)
La película más marciana de Almodóvar se centra en su momento y no tiene problema a la hora de mostrar las Torres Kio como un lugar tétrico y parte de un Madrid que casi recuerda a la Gotham de Batman. Aparecen en forma de maqueta junto a la Torre de Madrid y la Torre Europa, pero tampoco se libra del mal rollo.

La Flor de mi Secreto (1995)
Quizá la película en la que aparecen más lugares emblemáticos de la ciudad de toda la carrera de Pedro. Está la sede del periódico El País (en Miguel Yuste), un piso dentro del Palacio de la Prensa desde donde se puede ver la plaza del Callao y también lo hace la Plaza Mayor.

Además, esta película también aparece El Sierra, que en realidad se llama Taberna de Ángel Sierra. Allí Leo (Marisa Paredes) y su amiga Betty (Carmen Elías) se toman una copa tras otra. La realidad es que en ese bar de la esquina de la Plaza de Chueca los camareros no llevan uniforme ni tampoco hay manteles en las mesas.

Todo sobre mi madre (1999)
Aunque el personaje de Manuela (Cecilia Roth) huía a Barcelona para olvidar la muerte de su hijo, lo cierto es que la terrible escena tenía lugar en la puerta del Teatro Bellas Artes de la capital, que está en el edificio del Círculo de Bellas Artes.

Hable con ella (2002)
Amante Menguante es una película dentro de esta otra que disfruta Benigno (Javier Cámara) desde el patio de butacas del Cine Doré. Ahí está situada la Filmoteca Nacional y es uno de los lugares más bonitos (y también más baratos) para disfrutar de películas antiguas y rarezas, en la calle Santa Isabel.

Volver (2006)
El director grabó a Raimunda (Penélope Cruz) en los exteriores de su barrio en el Puente de Vallecas, distrito popular madrileño donde los haya. A día de hoy todavía hay casas bajas como si de un pueblo se tratara y está muy cerca de otra de las atracciones periféricas de Madrid, como el Parque de las Siete Tetas.

Los Abrazos Rotos (2009)
En esta película se dan cita dos lugares nocturnos de Madrid que a día de hoy siguen funcionando a pleno rendimiento y que son, en la realidad, dos de los favoritos de Almodóvar. Uno de ellos es el Cock, situado en la calle Reina y que cumple ahora 30 años aunque lleva abierto muchos más y ha visto a lo más reconocible del cine internacional.

Ahí es donde pincha el personaje de Tamar Novas (aunque en la realidad ni siquiera está permitido bailar). El otro es el Museo Chicote y es un clásico de la Gran Vía. Aunque ahora está más orientado al turismo, en su día fue la coctelería más importante de Madrid y en su ventanal tiene lugar la decisiva conversación entre los personajes de Novas y Blanca Portillo. La curiosidad reside en que estos dos establecimientos estuvieron durante años conectados por un pasadizo.

Los Amantes Pasajeros (2013)
Paz Vega interpreta a una mujer completamente desequilibrada que intenta suicidarse tirándose desde el viaducto de la calle Bailén, que cruza desde arriba la calle Segovia. Este emplazamiento fue durante años muy popular precisamente entre los suicidas de la capital. Al final, tan solo tiene que lamentar la pérdida de su teléfono móvil, que cae dentro de la cesta de la bicicleta de Ruth (interpretada por Blanca Suárez).

Recomendados


Texto Alberto Sisí Sánchez
Fotograma de Volver

Tagged:
Madrid
Pedro Almodóvar
Cultura
antonio banderas