poderosa y enigmática: así respondía bimba a i-D con tan solo 25 años

Nos ha dejado uno de los iconos de la moda de nuestro país. Hoy rescatamos un artículo de hace 16 años como pequeño homenaje.

por Raquel Zas
|
24 Enero 2017, 12:35pm

Siempre es triste decir adiós a alguien, y más si se trata de un ejemplo a seguir tanto profesional como personalmente. Ayer muchos lamentaban la muerte de Bimba Bosé recordándola como lo que fue: una mujer fuerte, positiva y con mucha personalidad. Como modelo, se convirtió en la musa de David Delfín, y desfiló para grandes firmas como Gucci, Fendi o Issey Miyaki y posó para fotógrafos como Steven Meisel o Mario Testino. 

Pero lo que hizo única a Bimba es su carácter irreverente, su figura kilométrica y su masculina feminidad. Ella elevó la androginia al máximo nivel y convirtió la ambigüedad en su mejor aliada, haciendo así que su rostro destacase entre los demás. Además, fue la primera española en aparecer en i-D, nada menos que en portada y con una editorial y una entrevista en su interior. Era agosto de 2001, y Bimba tenía 25 años pero ya rebosaba actitud por los poros. Por aquel entonces todavía se hacía llamar por su nombre original, Eleonora Salvatore, y el equipo de i-D le preguntó sobre su vida como modelo, su familia de artistas y su coqueteo con la androginia. Este es nuestro pequeño homenaje. 

¿Cómo empezaste a trabajar de modelo?
Empecé cuando era muy pequeña. Mis padres eran muy aficionados a la fotografía y luego, después de eso, solía pasar el rato con mis amigas en las sesiones fotográficas, ayudando con el estilismo y el maquillaje. Ahí es cuando empecé a posar.

¿Te gustaba la moda antes de empezar a trabajar como modelo?
Siempre me ha gustado. Pero no como una fashion victim, sino como un juego. Todas jugábamos a peinarnos y vestirnos y salíamos de fiesta para enseñar nuestros trapos nuevos.

¿Dónde te gusta comprar tu ropa ahora?
Tiendas de segunda mano, liquidaciones, sastrerías de caballero... Esos son los sitios que me vuelven loca.

¿Es duro trabajar como modelo?
A veces me gustaría no haber empezado nunca y haberme quedado en casa ayudando a mi madre, pero la mayor parte del tiempo es un trabajo tan fácil que me gustaría que todo el mundo pudiera vivir esa experiencia.

¿Qué es lo mejor de ser modelo?
El dinero, viajar, la gente maravillosa que conoces...

¿Y lo peor?
Preferiría no decírtelo, ¡me lo guardo para mí!

¿Cuál de los desfiles en los que trabajaste la temporada pasada fue tu favorito?
Jean-Paul [Gaultier], porque fue mi primera vez. McQueen por el circo, Valentino por su elegancia, Chanel por Karl [Lagerfeld] y todos los demás porque todos son importantes.

Has aparecido en todas las revistas importantes esta temporada y pareces haber capturado el estado de ánimo que prevalece ahora mismo en la moda. ¿Ser el rostro y el cuerpo del momento te hace preocuparte por el futuro?
En realidad no. Estoy en la moda para disfrutar mientras dure y obtener lo mejor de ella.

Si te quedaras sin blanca y tuvieras que hacer un vídeo de ejercicios al estilo de Cindy Crawford, ¿cómo se llamaría?
Pediría a Donna Summer los derechos de su canción She Works Hard For The Money (Ella trabaja duro para ganar dinero).

¿Qué es lo que nunca harías por exigencia de un fotógrafo?
Saltar desde el Big Ben. Porque me llenaría de moratones y son difíciles de cubrir con maquillaje.

¿Tienes que hacer ejercicio o tienes ese cuerpo de forma natural?
Mitad y mitad. Se me dan muy bien los deportes. Practiqué todos los deportes que pude cuando era más joven. Ahora que soy una mujer adulta puedo comer cuanto quiera, pero tengo que quemar algunas calorías de vez en cuando.

Hay muchas personas de éxito dentro de tu familia: un torero famoso, una actriz de Fellini, un cantante de pop y otras modelos aparte de ti. ¿Has sentido alguna presión para tener éxito?
Ninguna presión, en serio. Toda mi familia es bastante liberal y no se mete en mi vida. Siempre me dejan hacer lo que creo que es bueno para mí. Siempre y cuando sea algo bueno, ellos son felices y mis fans número uno.

¿Crees que el deseo de dedicarse al espectáculo es genético?
En mi caso creo que es un ejemplo del entorno en el que he vivido la mayor parte de mi vida.

He oído que fuiste propietaria de un sello tecno en su día...
Mi sello discográfico está muerto ahora. Ya es historia. Pero aprendí mucho sobre el comportamiento humano. Y sobre la música, por supuesto. Y me lo pasé genial con mis artistas. Lo disfrutamos mientras duró. No sé si lo repetiría, pero siempre me he sentido ligada a la música. Es parte de mi vida y siempre me está enseñando cosas.

¿Sabes cantar?
Una vez grabé una ópera-rock con un artista español, pero era joven y necesitaba el dinero. Después tuve una profesora de bel canto que me enseñó a respirar profundamente desde el estómago y dejar salir, de forma controlada, una voz peculiar que me hizo sentir como si estuviera poseída por un espíritu loco.

La gente a menudo describe tu aspecto como andrógino. ¿Te molesta?
En absoluto. Es algo con lo que ya jugaba antes de ser modelo.

¿Crees que tu aspecto intimida a los hombres?
No me importa lo que puedan pensar los hombres sobre mi aspecto. No creo que les intimide, sino que atrae la parte femenina que la mayoría de ellos tienen en su interior. Les encantaría tener sexo con una femme dominante...

¿Alguna vez te han confundido con un chico?
Eso es algo con lo que aprendí a lidiar cuando iba al colegio. Llevaba el pelo corto y los críos me llamaban marimacho, pero me encantaba. Aquello me diferenciaba del resto y yo incluso competía con los chicos en carreras, o a ver quién tenía más pelo en las piernas...

¿Y ahora?
Todavía escucho a veces "Buenas noches, señor. ¿Qué querrá tomar?", y de pronto se dan cuenta de que soy una mujer. O a veces no.

Recomendados


Entrevista por Susie Rushton para el 21 issue, agosto del 2001. 
Texto Raquel Zas

Tagged:
Entrevista
Noticias
Μόδα
Bimba Bosé