el nuevo álbum de beyoncé y jay-z habla sobre dinero, no de amor

'Everything Is Love' es el tercer acto de su relación, y en lugar de un amor nuevo y más fuerte, encontramos letras sobre la riqueza y el poder que conlleva.

por Candice Carty-Williams
|
18 Junio 2018, 9:15pm

Muchos de nosotros suspiró colectivamente un domingo por la mañana hace unos meses cuando, con los ojos nublados, pusimos alarmas para ver a Beyoncé reclamar Coachella como suya y ser testigo de un espectáculo inolvidable, Jay Z salió al escenario caminando como quien no quería, con algún tipo de dolor de garganta audible, para realizar su feature menos impresionante en Déjà Vu.

Volvimos a suspirar cuando Beyoncé anunció que su gira no sería por sí sola, sino On the Run II, a pesar de contar con suficiente información para saber que lo que la gente realmente quiere es verla a ella sola. Cuando, después del segundo show en vivo en el London Stadium, se anunció un nuevo álbum, suspiramos por tercera vez después de correr a Tidal para descubrir que el disco era una colaboración más con su esposo, un hombre que la mayoría de nosotros todavía estamos intentando perdonar después de la montaña rusa emocional que fue, y sigue siendo, Lemonade.

Everything Is Love, un álbum de nueve canciones acompañado de un video estilísticamente intenso hecho para Apeshit, con Beyoncé cantando muy poco, pero casi igualando a Jay Z. Beyoncé puede rapear, puede cantar operísticamente, su rango vocal y sus actuaciones en vivo son prácticamente inigualables. Son emocionantes, inolvidables, son estructuralmente sólidas, están bien investigadas, presentan contexto y significado: su actuación de Coachella fue una de las muestras más grandes y ricas de historia y orgullo negro que jamás hayamos visto. Hay algo en su voz, combinado con su forma de presentar a todos sus seguidores a nuevos conceptos sin ningún afán de enseñanza agresiva que es sorprendente; a ella se le confía en hacer lo correcto, en liderar el camino, y para explorar con estilo los eventos de la historia negra que de otro modo serían enterrados a través de una canción.

La portada de Everything Is Love es indiscutiblemente llamativa, hermosa y tierna, mostrando dos bailarines vistos en el video; una mujer negra vestida en beige peinando tiernamente el pelo de un hombre negro con una peineta mientras la Mona Lisa observa pacíficamente en el fondo. Una imagen de intimidad negra. No es necesario que sepas mucho sobre arte, ni tienes que haber visitado el Louvre en algún punto de tu vida, para comprender que este tipo de arte se considera "importante" y que se percibe universalmente como fuera del alcance e inaccesible para las personas de color.

"Cuando nos adentramos en el nuevo álbum, el tercer acto de su relación, lo que esperamos sean letras sobre su nuevo y más fuerte amor son, en cambio, letras sobre la riqueza".

La experiencia negra en el arte nunca ha sido inclusiva. La poeta Momtaza Mehri lo expresó mejor en Twitter cuando, en el contexto del video de Apeshit, compartió Visiting Hours de Essex Hemphill, un poema a través de los ojos de un vigilante negro de una galería que "se espera que muera, si es necesario / protegiendo obras de arte europeas / que robaron color y movimiento / de mi vida”. ¿Qué están diciendo Beyoncé y Jay Z aquí? ¿Que los negros finalmente han reclamado su lugar en el espacio y la cultura tradicionalmente blancos? El dinero logrará eso por ti.

Everything Is Love seguramente trata exactamente sobre eso, ¿no? Hemos tenido Lemonade, donde Beyoncé pone la ruptura del amor en la mesa. Le sigue 4:44, donde Jay Z se disculpa profusamente por todo lo que ha hecho. Cuando te adentras en el nuevo álbum, el tercer acto de su relación, lo que esperamos sean letras sobre su amor nuevo y más fuerte son, en cambio, letras acerca de la riqueza.

"Medimos el éxito según la cantidad de personas que tienen éxito junto a ti", rapean; sin embargo, ¿qué hay de la gente que te admira? ¿Nuestro éxito importa? Más tarde, Beyoncé canta "mis tataranietos ya son ricos / esos son muchos niños de color en tu lista de Forbes". Al comienzo de Pretty Hurts, Beyoncé le dijo a una concursante de belleza que su aspiración en la vida era "ser feliz", un ideal que es principalmente posible para todos nosotros. ¿Cuál es nuestra aspiración ahora, sin embargo? ¿Ganar suficiente dinero para mantener a nuestros descendientes tan ricos que una revista publique y celebre su riqueza?

Tantas canciones están escritas sobre el amor. La increíble The Miseducation of Lauryn Hill está salpicada de voces de estudiantes de ojos abiertos que hablan del amor de la manera en que lo hacías cuando no tenías idea de lo brutal que podía ser. Aquí, Black Effect comienza con una hermosa oda, comenzando con la voz de una mujer mayor que nos cuenta sobre las muchas formas que toma el amor. "Amor a uno mismo / Amor de Dios / Amor de un compañero / ... Y hay amor por la humanidad / Ese es el amor que ahora mismo más se necesita". Sus palabras y su entrega son impresionantes, y la canción se desliza rápidamente a Jay Z comentando que, de hecho, él es 'la cultura'. Luego volvemos a hablar de tener dinero.

Se recitan tantos poemas, se pintan tantas imágenes y se cuentan innumerables historias sobre el amor; el sentimiento que abarca todo lo que deberíamos tener y mantener. Lemonade era sobre lo que sucede cuando el amor se rompe. Hold Up fue el himno para las mujeres que han sido engañadas a pesar de darles todo a sus parejas; "Qué manera tan perversa / de tratar a la chica que te ama", cantó Beyoncé, empuñando un bate de béisbol de manera maliciosa y amenazadora. Lo que Lemonade hizo –a través del dolor de Beyoncé, el admitir su debilidad y bajar la guardia– fue unir a las mujeres que conocían demasiado bien su trauma y que han pasado por lo inimaginable.

"Luchar por el éxito mientras que el negro es algo necesario y apreciado, dado que la mayoría de las vías para el éxito están bloqueadas y / o están llenas de obstáculos".

¿Qué es lo que Everything Is Love realmente nos dice sobre el amor? Parece decir mucho sobre el orgullo, sobre el poder y sobre el dinero. Everything Is Love es marcadamente menos unificador que Lemonade. Este último tenía que ver con la libertad tanto como con cualquier otra cosa, pero ese mensaje parece estar diluido en Everything Is Love. Como @_ShamGod dijo en Twitter, "[Los Carter] venden la aspiración capitalista Y la estética de la liberación en el mismo aliento. Es un acto salvaje en la cuerda floja". El dinero puede comprar mucho, pero no puede comprar la libertad.

Esforzarse por el éxito es algo brillante. Luchar por el éxito siendo negro es algo necesario y apreciado, dado que la mayoría de las vías para el éxito están bloqueadas y llenas de obstáculos. El impulso que sientes al ver que las personas como tú son capaces de tener éxito no tiene rival. Pero también, existe el tener éxito, y luego están Beyoncé y Jay Z, una de las parejas más ricas del mundo, cuya riqueza combinada probablemente podríamos imaginar sin tener que escuchar siete de nueve tracks. Siendo realistas, ninguno de nosotros va a ser Beyoncé, pero todos estamos familiarizados con el dolor que se canta en Lemonade y no con el dinero que se menciona en Everything Is Love.

Puedes seguir a Candice Carty-Williams aquí.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.