la complicada relación entre la creatividad y la salud mental

Echamos un vistazo al trabajo de The Hospital Rooms, una nueva organización benéfica que encarga a artistas contemporáneos de primera línea que renueven los pabellones de salud mental de los hospitales con obras de arte propias de un museo.

por Greg French
|
18 Abril 2016, 10:25am

Nick Knight, Pale Rose

En los últimos 25 años, los índices de depresión y ansiedad entre los adultos jóvenes se han incrementado en un sobrecogedor 70 por ciento. Se calcula que una de cada cuatro personas de entre 16 y 25 años ha tenido pensamientos suicidas y, dentro de nuestra red personal de amigos y compañeros, todos experimentaremos algún tipo de consecuencia derivada de problemas de salud mental a lo largo de nuestra vida. Según la Organización Mundial de la Salud, "existe a nivel mundial una gran desigualdad en el reparto de recursos humanos cualificados para el cuidado de la salud mental".

Se trata de estadísticas muy preocupantes, pero todavía lo es más el hecho de que se prevé que estas cifras aumenten significativamente en los próximos cinco años. Pueden identificarse motivos obvios: la expansión de las redes sociales, la presión financiera y la representación por parte de los medios de una "belleza" inalcanzable. Todos estos factores han sido identificados como algunos de nuestros desencadenantes en la vida moderna, aunque el ritmo de nuestro día a día también puede resultar muchas veces una carga y esto se hace patente en el mundo de la moda con la marcha de algunos de nuestros diseñadores más importantes de las grandes casas de moda.

Así pues, no es ninguna sorpresa que en 2015 un estudio realizado en Islandia encontrara un vínculo genético entre la creatividad y la enfermedad mental. Sus resultados sugerían que el 25 por ciento de las personas creativas son más susceptibles de sufrir trastorno bipolar o esquizofrenia debido a determinados genes específicos de los que son portadoras. Esto suscita una pregunta, ¿cómo y por qué están tan íntimamente conectadas la creatividad y la salud mental? 

Nick Knight, 'Lily'

Los artistas llevan mucho tiempo proyectando su estado mental en su práctica creativa. Picasso, por ejemplo, experimentó una reconocible transición entre su Período Rosa y su período Azul, un cambio que se produjo en la estética de este artista tras el suicidio de su querido amigo Carlos Casagemas. Sus características pinceladas llenas de color desaparecieron y fueron sustituidas por melancólicos tonos azules después de una grave depresión. Aquello duró cuatro años, momento en que empezó a evolucionar hasta llegar a su Período Rosa, donde los azules fueron sustituidos por alegres naranjas y rojos. "El arte", dijo Picasso en una ocasión, "barre del alma el polvo de la vida diaria".

Mark Rothko es otro ejemplo. Su fluctuante estado psicológico puede seguirse a través del emparejamiento de colores que empleaba en sus cuadros. Sus inmensas piezas sobre lienzo, cubiertas de diversos tonos, son quizá sobre todo conocidas por el impacto visual que ejercen sobre el observador. Sus colores experimentaron una transición hacia la escala de grises después de que se le diagnosticara un aneurisma aórtico. Poco antes de su suicidio, Rothko creó una de sus pinturas finales ―Sin título, negro sobre gris― que reflejaba el atormentado estado mental del artista.

Cuando se entra en la sala Rothko que forma parte de la colección permanente del museo Tate Modern de Londres, el observador experimenta al instante una profunda sensación: un recordatorio del poder y el aura que el arte puede ejercer sobre nosotros. Una nueva organización benéfica, The Hospital Rooms ―fundada por el comisario de arte Niamh White y el artista Tim A. Shaw― reconoce la importancia de esta idea y ha encargado a varios artistas contemporáneos de relevancia internacional que renueven los pabellones de salud mental de los hospitales decorándolos con obras de arte propias de un museo. El proyecto se financia con fondos públicos del Consejo de las Artes de Inglaterra y de la Liga de Amigos de Morris Markowe del Hospital de Springfield, y en él también han colaborado Dulux Trade, Liquitex y Metro Imaging.

Assemble, 'Granby Workshop'

"El arte y la salud mental comparten una historia muy bien documentada y muchas de nuestras obras de arte más reverenciadas son representaciones de traumas internos", explica Niamh. "Estas imágenes han servido para eliminar el estigma de la salud mental y para comunicar la idea de que forma parte de la condición humana".

Quizá sea ese el motivo por el cual algunas de las historias de personas creativas se desentrañan de forma tan poética dentro de su propia obra. Alexander McQueen exploró con frecuencia algunos de los niveles más oscuros de la psique, traduciéndolos en prendas de vestir y en fantásticas producciones para la pasarela. No es ningún secreto que el mismo Alexander luchó contra la enfermedad mental y las piezas que creó lidiando con esas emociones son las más destacadas de toda su obra. Tal y como indicó el pintor Francis Bacon, "los sentimientos de desesperación e infelicidad son más útiles para un artista que el sentimiento de satisfacción, porque la desesperación y la infelicidad se extienden hasta inundar toda tu sensibilidad".

Existe una amplia lista de creativos de renombre involucrados en la iniciativa de The Hospital Rooms: Gavin Turk, Acconci Studio, Michael O'Reilly, Aimee Parrott, Joh Bates y Assemble, recientes ganadores del Premio Turner. El fotógrafo de moda y director de SHOWstudio, Nick Knight, también ha contribuido a la iniciativa con dos láminas. Las obras no se han mostrado nunca juntas con anterioridad, pero crean un increíble ritmo y una gran energía. Quizá como reflejo de su propia relación con McQueen, Knight afirmó que "algunas de las personas más creativas y completas que he conocido han experimentado problemas de salud mental en un momento u otro. Creo que conseguir que el entorno de los pacientes vulnerables sea más agradable y estimulante resulta muy importante y puede contribuir a la sanación y la recuperación".

Assemble, 'Granby Workshop'

Esta asociación también ofrece talleres mensuales, dirigidos por algunos de los artistas antes mencionados, para que los pacientes puedan materializar sus pensamientos y sentimientos a través de un medio creativo. Aunque puede que el estudio realizado en 2015 sugiera que existe un vínculo genético entre creatividad y salud mental, muchas personas siguen afirmando que cualquiera es susceptible de sufrir problemas mentales independientemente de la industria o institución educativa a la que pertenezcan. Lo que sí está claro es que la creatividad proporciona a los pacientes una vía de escape terapéutica.

Young Minds, la organización benéfica que cuida del bienestar mental de las personas jóvenes, está de acuerdo con esta idea: "La creatividad es un medio terapéutico realmente importante para muchos jóvenes que sufren a nivel emocional, ya que les permite canalizar sus sentimientos y experiencias. Muchas terapias utilizan eficazmente el arte y la música para ayudar a las personas jóvenes en su proceso de recuperación", explica Lucie Russell, Directora de Campañas y Medios de Comunicación de la organización benéfica.

"El hecho de que las personas jóvenes que cursan estudios creativos sean más susceptibles de sufrir problemas de salud mental no es más que un mito. Cualquier joven puede sufrir una enfermedad mental, de modo que fomentar la creatividad en los colegios y en la educación superior puede ser una buena forma de ayudarles a expresarse y a desarrollar un lenguaje para comunicar sus sentimientos".

Tim A Shaw, 'Gaze'

Sigue habiendo una zona nebulosa en lo relativo a explorar la creatividad y el bienestar mental. Si nos remontamos a esos artistas cuya obra está claramente vinculada a las emociones, vemos que su práctica les proporcionó una vía de escape. McQueen una vez dijo, "la moda debería ser una vía de escape y no una forma de encarcelamiento". El arte es fundamental para liberarnos de esos grilletes y por eso las nuevas organizaciones benéficas como The Hospital Rooms son tan importantes, especialmente en el contexto de los recientes recortes en la financiación y la educación artísticas. El arte nos brinda soluciones para muchos de nuestros problemas inexplicables y ayuda a eliminar el estigma de aquello que antes era intocable. Como dijo Francis Bacon en cierta ocasión, "si puedes hablar sobre ello, ¿por qué pintarlo?".

Recomendados


Texto Greg French

Tagged:
creatividad
Salud Mental