'buffalo zine' te lleva al ikea más grande y fabuloso del mundo

El sexto número de la ya revista de culto está dedicado a la belleza del hogar y el mundo de los interiores. Y han compartido un fragmento en exclusiva con nosotros (y contigo).

por Buffalo Zine; traducido por Eva Cañada
|
oct. 27 2017, 8:00am

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.

Buffalo Zine es incomparablemente cool, infinitamente sofisticada e inimitablemente divertida. Cada número de esta revista de culto coleccionable es una obra maestra repleta de ideas magistrales y fotografías mágicas. ¡En su último número aparecía Lennon Gallagher llevando una camiseta de Blur! Su nueva entrega está dedicada al mundo de los interiores y a la belleza del hogar. Quedarse en casa es el nuevo salir de fiesta, así que pedimos a 'Buffalo Zine' que compartiera uno de sus artículos favoritos del nuevo número con nosotros (y contigo).

"Nuestros amigos de Eytys, la súper marca con sede en Estocolmo, nos presentaron a esta familia sueca que no tiene miedo de mezclar lo elevado con lo más bajo. Acompáñales a hacer compras en el IKEA Kungens Kurva de Estocolmo (la sucursal más grande y más antigua del mundo, que concedió acceso exclusivo a Buffalo) y después obsérvales montar sus nuevas compras, listas para ser expuestas en los opulentos vestíbulos del Castillo Stora Sundby" ― David y Adrian, Buffalo Zine.

Nada puede prepararte para la montaña rusa de emociones que supone una visita a IKEA. La imponente y abrumadora escala del edificio, el laberinto de una solo dirección que te conduce por interminables dioramas hogareños, los gritos de los niños en la guardería y los estruendosos choques de bandejas en la cafetería. Tras 74 años en el negocio, IKEA se ha convertido en una parte fundamental de la identidad cultural de Suecia. Tanto, que en uno de los gigantescos restaurantes que posee esta cadena en Londres puedes encontrar decenas de suecos con morriña engullendo lastimeramente un plato de albóndigas KÖTTBULLAR y llorando sobre su acompañamiento de puré de patatas y mermelada de arándanos. O al menos eso es lo que dice la leyenda urbana.

IKEA también tiene fama de ser una trampa mortal para las relaciones de pareja. Discutir sobre si comprar el escritorio NORRVIKEN o el armario SMÖRBOLL para la habitación de los niños ha provocado el desmoronamiento de más de un matrimonio. El Dr. Gorkan Ahmetoglu, profesor de psicología empresarial en la Universidad de Londres, indica que "IKEA te hace visualizar cómo sería consumir sus productos mediante la presentación de cocinas, dormitorios y baños ya montados. Cuanto más fácil resulta imaginar cómo usar un producto, más probabilidades hay de que desees comprarlo. Se denomina 'sesgo de disponibilidad'".

Esencialmente, podemos entrar en una tienda de IKEA e imaginar una vida nueva y mejor, una en la que todo está impolutamente limpio, organizado y siempre resulta altamente funcional. La posibilidad de reinvención libera serotonina (la hormona de la felicidad), pero las innumerables opciones también estimulan la liberación de cortisol (la hormona del estrés), de modo que el desequilibrio hormonal resultante literalmente nos hace volvernos un poco locos. Así que si acabas rompiendo con tu pareja en tu próximo viaje, no culpes a los muebles: IKEA solo está intentando ayudarte. En lugar de ello, culpa a tus glándulas hiperactivas.

Es casi imposible imaginar un lugar más adecuado para el esplendor decimonónico del Castillo Stora Sundby, rodeado de exuberantes bosques de pinos y acariciado por la brisa que se desliza por la superficie del adyacente lago Hjälmaren. Esta relación escandinava con la naturaleza se extiende incluso hasta los más pequeños detalles de su arquitectura, con cuatro grandes torres que simbolizan las estaciones del año, 12 torreones más pequeños que equivalen a los meses, 52 habitaciones que corresponden a las semanas del año y 365 ventanas, una por cada día del calendario.

El actual señor de la mansión es el joven y enérgico Mauritz Klingspor, cuyos antepasados han sido dueños del castillo desde su construcción en 1848. Su padre y su extensa familia siguen viviendo en la propiedad y obtienen un holgado beneficio ofreciendo escapadas de caza y pesca a los urbanitas de Estocolmo que buscan huir al campo. No hay nada comparable a Stora Sundby. El paisaje que rodea el castillo está repleto de flora y fauna: alces, ciervos rojos y jabalíes, además de gran cantidad de estanques y humedales que albergan un floreciente ecosistema de vida acuática y aves.

Con la inmensa presión de heredar una casa que ha pertenecido a su familia durante siglos, conservar y mantener la rica vida salvaje de los terrenos es una de las principales prioridades de Klingspor. Con la intención de emplear su talento emprendedor para llevar el castillo hasta el siglo XXI, está ampliando su oferta y va a incluir bodas, eventos y sesiones de fotos. Buffalo obtuvo en exclusiva el primer acceso a la propiedad para este último fin. Un enclave idílico en el campo con un nuevo soplo de vida. ¿Podemos mudarnos al castillo nosotros también?

Créditos


Fotografía Mathilde Agius
Estilismo Clare Byrne
Peluquería Jessah Amarante con productos Sachajuan
Maquillaje Johanna Nomiey con productos Chanel
Producción Shiny Projects & Adamsky
Localizaciones Ikea Kungens Kurva,
Castillo Stora Sundby
Agradecimientos a Jonathan Hirschfeld, Ester Milebratt, Max Schiller, Calle Branca, Mauritz e Ida Klingspor, y a toda la familia Klingspor

Producido en colaboración con Eytys.Com