este fotógrafo regresa a los suburbios marginados de parís de su adolescencia

Marvin Bonheur documenta la vida en el extrarradio parisino en su nueva serie fotográfica 'Thérapie'.

|
14 Noviembre 2018, 6:46pm

Este artículo fue publicado originalmente por i-D France.

En los últimos años, los parisinos más curiosos, para bien o para mal, se han ido a los suburbios y los han empezado a explorar para deshacerse de las prejuicios que la sociedad francesa tiende a generar en torno a ellos. Sin embargo, rara vez nos preguntamos qué se le pasa por la mente a una persona joven que experimenta ese mismo cambio pero a la inversa. Es decir, en la mente de un joven de extrarradio que se ha pasado toda la infancia fantaseando con la noche parisina y que, repentinamente, experimenta una redefinición de su identidad cuando llega al centro de la ciudad, aportándole así nuevos términos lingüísticos, nuevos códigos de vestimenta y nuevas referencias culturales.

Esta es la experiencia de Marvin Bonheur, un fotógrafo de 27 años criado en Sena-San Denis que reside en París desde 2014. Fue precisamente su inquietante llegada a la ciudad lo que dio origen a su primera serie de fotografías, Alzheimer, que combinaba con el deseo de comprometerse más con su cultura suburbana, a menudo rechazada por París y minimizada o dramatizada por la sociedad en general. En ella, Marvin retrató los lugares más emblemáticos y la arquitectura de su infancia y adolescencia, junto con el paisaje y el estilo de vida de esas personas marginadas. Su siguiente serie es Thérapie, la segunda entrega de una trilogía en ciernes. Tras haber analizado los espacios suburbanos, desde Aulnay hasta Bondy y Villepinte, Marvin se centra ahora en la gente, las caras, las sonrisas y las emociones que surgen en esas áreas a modo de terapia personal, para de paso aprender y difundir la riqueza de esa cultura suburbana.

En i-D France han hablado con Marvin sobre temas como las zapatillas Requin de Nike y lo que viene después de Alzheimer y Thérapie.

Marvin Bonheur Therapie

¿Podrías empezar por hablarnos de tu primera serie, Alzheimer?
Alzheimer empezó en 2014, cuando me mudé a París. Experimenté un pequeño choque cultural, debido a la brecha existente entre el estilo de vida parisino y mi infancia y educación en el distrito 93. Llegué a preguntarme si realmente tenía una cultura. Tenía referencias culturales que mis colegas de París o de ciudades de provincias no compartían, y viceversa. Y ya que me había iniciado en la fotografía un par de años antes de todo aquello, se me ocurrió la idea de hacer una serie fotográfica que hablara de mí y mis recuerdos.

Esto me permitió volver a mi infancia, a los espacios en los que crecí, para reconectarme conmigo mismo. Y también para hacer fotos en un espacio y un entorno que conocía íntimamente. Para empezar, la colección no se llamaba Alzheimer; era una serie que hice solo para mí, con instantáneas de mis recuerdos. Se prolongó durante casi tres años y, con el tiempo, el proyecto ganó consistencia a medida que me se ocurrían ideas nuevas. Me encontré a mí mismo otra vez.

Marvin Bonheur Therapie

¿Cómo surgió la siguiente serie?
La siguiente surgió en 2017. Me preguntaba si debía dejar de fotografiar los suburbios y concentrarme en lo que estaba haciendo en París o en mis viajes. Sin embargo, como reacción a Alzheimer y su peculiar perspectiva, surgieron un gran número de preguntas y malentendidos. Me pareció una locura que, aparentemente, a la gente le pareciese algo increíble haber fotografiado y expuesto esa arquitectura y esas escenas de la vida cotidiana que a mí me resultan tan familiares. Me dije a mí mismo que sería interesante desarrollar más la exploración de esta cultura, o al menos discutirla más a fondo para así entrar en una fase de terapia, tanto para mí como para las personas que no saben nada sobre el distrito 93. Para "enseñarles" más acerca de este entorno, para mostrarles las caras que lo habitan, las emociones que ahí se palpan y la vida cotidiana de los proyectos urbanos.

Marvin Bonheur Therapie

También experimentaste una especie de retiro, ¿verdad?
Llevo cinco años viviendo en París, en el distrito 17, y cuando vuelvo a casa todos los fines de semana para visitar a mi madre, mis hermanos y mis amigos, veo que mi lenguaje también cambia. Palabras que llevaba tiempo sin escuchar vuelven a mí, y hay una comunión. Suena absurdo, pero cuando almuerzo con ellos, es más que evidente que las cosas se comparten, sin dudarlo un segundo y sin hacer preguntas. Esas son cosas que, de alguna manera, había olvidado. Me reencontré con mi hogar de nuevo. Como muchos jóvenes de los suburbios, me pasé la infancia deseando poder salir de ahí de cualquier forma, para largarme a París o al extranjero, y la verdad es que es una tontería. De hecho, me he dado cuenta de que hay una cultura increíblemente interesante y un lado de la vida extremadamente positivo allí. Eso es lo que quiero mostrar, sin ignorar ciertas verdades que no son necesariamente agradables de atestiguar, pero que existen.

Marvin Bonheur Therapie

Es curioso que no haya mucha discusión acerca de este cambio inducido que ocurre cuando uno cruza el "anillo periférico" que va de los suburbios a París. Uno cambia su lenguaje y a veces su vestimenta, debido a la idea preconcebida de que puedes llegar a ser rechazado por ello. Es una locura que estemos tan lejos, pero a la vez tan cerca.
Exactamente. Es por eso que uso la expresión "minimundos" con tanta frecuencia. Ya la había utilizado en Alzheimer. Es una forma de renombrar el espacio comunitario porque, estés en Villepinte o en Bondy-Nord, siguen siendo pequeñas poblaciones con sus propios modismos. Por eso cuando fotografié Bondy, Aubervilliers y Aulnay encontré muchas similitudes, ya que todos son suburbios del distrito 93, pero cada ubicación tiene su propio mundo en miniatura. Son minipaíses. Por supuesto, estar aislado tiene pros y contras.

Marvin Bonheur Therapie

Volviendo al título, ¿está esa terapia relacionada con tu propia experiencia?
Definitivamente. La palabra thérapie es relevante para mí de la misma forma que tiene la intención de resonar con el público que verá mi obra. Mis fuentes de inspiración son mis propios anhelos y deseos. Mi objetivo principal soy yo mismo. Esto lo hago por mí. Luego, cuando hago la foto, lo convierto en algo "comercial" porque quiero mostrársela a otros, vendérsela, compartirla. Sin embargo, todo empieza conmigo, dejándome guiar por mis emociones y mis recuerdos. Hay rostros que quería fotografiar y emociones que realmente quería capturar.

Marvin Bonheur Therapie

¿La trilogía se te ocurrió desde el principio?
No, más bien fue cuando comencé a trabajar en la segunda parte, tres o cuatro meses después de haber empezado con Thérapie a finales del verano de 2017. Nunca fue mi intención encasillarme en esto, pero soy consciente de que hay un público que disfruta de mi trabajo porque está arraigado en los suburbios. Eso es muy interesante, pero no quiero concentrarme demasiado en esto tampoco y abstenerme de explorar otros temas. Quiero que la gente entienda que mi enfoque no se centra en un punto específico. Aunque me quede en un espacio específico, esto tiene más que ver con un tipo de fotografía con perspectiva social que con un tipo de fotografía enfocada en "proyectos artísticos”.

Hice una serie de fotos en Martinica, y eso es lo que me gustaría cubrir después: los suburbios y los vecindarios de la clase trabajadora en las islas. Quiero centrarme en los entornos de la clase trabajadora, pero a nivel internacional. La idea era establecer un plan de acción para mi trabajo en los suburbios, y una trilogía parecía ser la mejor opción posible en el sentido de que sería un punto de partida, un centro y un cierre. Así que la tercera entrega debería salir el año que viene.

Marvin Bonheur Therapie

En los últimos años, hemos sido testigos de un resurgimiento de la estética suburbana, a través del cine, los videoclips y la moda. ¿Ves esto como algo positivo o como una forma de sacar provecho y fomentar que se fetichicen lugares con los que la gente no está familiarizada?
Tengo una opinión divida al respecto. Por un lado, podemos mostrar nuestra cultura, nuestros valores y demostrar que no somos 'de la racaille' (escoria). Pero al mismo tiempo, ¿es eso lo que realmente quieren las personas que viven en los suburbios? Un ejemplo son las zapatillas Requin de Nike: cuando veo a los parisinos llevándolas, no puedo evitar reírme. Sé que, hace cinco o diez años, los padres parisinos se enfadaban con sus hijos si llevaban esas zapatillas. Ahora, los chavales las llevan porque están de moda. ¡Bien por ellos! Las personas que estaban atrapadas en esa ideología del código de vestimenta ahora se encuentran un poco confusas.

Matthieu, del distrito 16 de Paris, ahora lleva Requins; ¿es escoria por ello? En el pasado, eso ya era suficiente motivo para ser considerado como tal. Entonces, esa persona que ahora lleva Requins, ¿ha cambiado su percepción de los suburbios solo por eso? ¿Le siguen dando miedo los jóvenes procedentes de los proyectos urbanos? Es por eso que tengo mis dudas. Cuando llego a París, con mis fotos, me encuentro en inauguraciones de exposiciones y conozco a personas que estudian mi trabajo de cerca. Sin embargo, si les pidiera que se viniesen conmigo un fin de semana a Aulnay, no estoy seguro de que se apuntasen.

¿Qué querrías que la gente se llevara al ver tu serie?
Mi intención era informar y de alguna manera "educar" a la gente. Toda esta idea de un París más grande es genial, pero hay que tener cuidado en el proceso y cuidar de las personas que viven en estas áreas. Estos espacios tienen una cultura, una vida, una historia. No se debe demoler para construir algo más grande y decir: "Ya está, este es el París más grande". No somos como los estadounidenses, que venimos a desplazar a los indígenas. Sé que es una comparación exagerada, pero hay algo de ello en esta idea, solo que a una escala mucho menor. La gente en los suburbios está prosperando. A pesar de todos los problemas, tienen su cultura, su lenguaje, sus códigos y sus estilos de vida. Lo que intenté hacer con Thérapie es crear un pequeño catálogo para mostrar cómo están las cosas en nuestros vecindarios. Y si la gente se interesa en el distrito 93, y espero que realmente lo esté, entonces es bienvenida.

@monsieurbonheur