Fotografía Ambar Navarro

harmless es el artista latinx componiendo música electrónica para sanar tu corazón

Antes conocido como Twin Cabins, el músico mexicano basado en LA nos habla de cómo su música lo ayuda a no sentirse tan solo.

por i-D Latam
|
26 Febrero 2019, 5:28pm

Fotografía Ambar Navarro

“Decidí que tenía que ser artista mexicanx o latinx en LA. Los tiempos están cambiando, pero la escena indie aquí, hay que decir que todavía no tiene a muchos latinxs. Yo quería ser uno de los artistas que cambiara eso”. Ignacio Cano es el músico mexicano que en 2012 pisaba los escenarios de la Ciudad de México como Twin Cabins. Desde entonces muchas cosas le han sucedido a él y al mundo, y a finales de 2018 presentó su primer material con su nuevo proyecto, Harmless, el cual con su melancólico y estrujante sonido refleja mejor cómo se siente como artista, y sobretodo, como latino viviendo en Estados Unidos.

“Cambié y pues también tenía que cambiar la música. Dejé el nombre Twin Cabins porque no quería crear una expectativa que ese estilo de música iba a continuar. Twin Cabins dejó de ser mi fe, ahora soy Harmless”, dijo a i-D el músico de 26 años originario de Toluca, ahora basado en Los Ángeles. Cantando sobre el amor, entre el inglés y el español, pero “sin sonar cursi” y no tomándose tan en serio, Harmless lanzó su primer EP en 2018, el cautivador A Donde Vas?, de forma independiente.

Retratado por otro talento latino viviendo en Estados unidos, la fotógrafa Ambar Navarro, hablamos con Ignacio sobre reimaginar tu persona como artista, el cómo expresa su masculinidad, el accidente que le cambió la vida y su presente como Harmless.

harmless ambar navarro

Hola Harmless, ¿qué experiencia personal te llevó a la música?
Crear música puede ser un arte solitario. Empecé mi carrera solo, pretendiendo ser banda, grabando en mi cuarto en la universidad, sin hacer entrevistas o fotos. Me gustaba componer en privado y no tener cara en el mundo del internet –poder crear algo sin tener imagen. Por supuesto he cambiado, ahora colaboro con otros artistas y tengo mas amigos que me ayudan a componer o tocan conmigo. Pero por mucho tiempo me gusto estar solo.

¿Cómo eran tus primeras canciones?
Fueron covers de Radiohead para mi novia de la prepa. ¡Sonaban horrible! Que bueno que ya no existen. Las grabé con una computadora que está perdida. Luego grabé canciones al estilo de Tim Hecker o Fennesz y las ponía en MySpace. Nada pegaba. Fue hasta mis 19 que escribí lo que se convirtió en I’m Sure. La escribí pensando que nadie la iba a escuchar. Todavía me sorprende que la gente la escuchara. Me acuerdo que cuando escribí Swing Lynn fue cuando regresé de ver a una chava en San Francisco. ¡Lynn es su apellido!

¿Por qué decidiste relocalizarte a Los Ángeles?
Estudié en CalArts [California Institute of the Arts]. Decidí, después de graduarme, que tenía que ser artista mexicanx o latinx aquí en LA. Los tiempos están cambiando, pero la escena indie aquí, hay que decir que todavía no tiene muchos latinxs. Yo quería ser uno de los artistas que cambiara eso. Es difícil, ir a la universidad, el volverme ciudadano, y todo lo que viene con el cambio de nacionalidad requiere mucho esfuerzo. Me tardé en componer música. Eso y mi ego, ¡jajaja!

ignacio cano harmless

En 2019 eres Harmless, pero antes eras Twin Cabins… ¿Qué pasó en esos años que decidiste cambiar?
Dejé de tocar guitarra jajaja. En realidad fue porque ese estilo de música dejó de definir mi forma de ser. Dejo de dignificar la manera en que amaba, vivía, lloraba. Se sentía ridículo crear música sin creer en ella de una forma personal. Cambié y pues también tenía que cambiar la música. Dejé el nombre Twin Cabins porque no quería crear una expectativa que ese estilo de música iba a continuar, no quería crear una marca, quería crear arte. Aunque volver a comenzar ha sido difícil, es más honesto. Twin Cabins dejo de ser mi fe, ahora soy Harmless.

Entonces, ¿qué es Harmless como proyecto musical para ti?
Es una forma de expresar mi masculinidad, mis amores, mi identidad. Es una manera de ser latinx en Estados Unidos sin sentirme tan solo. Después de leer El Laberinto de la Soledad de Octavio Paz, me identifiqué mucho con el ser mexicano y sus contradicciones. Mis canciones están inspiradas en boleros. Son contradicciones apasionadas, que para mí definen el amor latinx.

Sobre los latinos viviendo en Estados Unidos, ¿crees que te integras a una escena específica?
Desafortunadamente no se siente que soy parte de la escena latinx. Mis amigos de México que tocan en grandes bandas como Hawaiian Gremlins, Mint Field, y El Shirota, pertenecen a su propia escena en México, y aquí hay artistas como Cuco que pertenecen a la suya. Yo creo que existo en medio. La música que escribo no es del estilo de las bandas que tienen su escena aquí o en México. Hay veces que eso me pone triste, porque es como no ser admitido ni aquí ni allá. Como en El Laberinto de la Soledad, el abandonar México, pero no haber nacido aquí, ni ser de primera generación, crea una distancia. No pertenezco a ninguno de los dos, entonces existo en mi propia burbuja.

¿Cómo alimenta esto tu música?
Pues me ayuda a no pensar en lo que están haciendo los demás. No pienso mucho en qué hacer o qué copiar, o qué tengo que generar para pegar en algún tipo de escena. Es más importante para mí escribir música que no se compara. También ayuda a calmar mi ego. Si no veo nada, no me distraigo y, aunque no lo quieren admitir, los músicos se comparan todo el tiempo. Es difícil ser feliz con tu trabajo cuando te estás comparando.

¿Cómo se formó A Donde Te Vas?
Pues, durante ese tiempo pensé que estaba viviendo la peor temporada de mi vida. Por supuesto, ahora la peor temporada tiene que ver con haber sufrido un accidente donde casi muero… ¡pero bueno! Eso es para otra ocasión. En el 2016, acababa de terminar la carrera, Trump ganó, terminé con mi novia, todo estaba mal. Decidí cambiar todo lo que estaba haciendo y enfocarme en escribir rolas que reflejaban cómo me sentía. Estaba solo, sin dirección, y sintiéndome 'rechazado' por mi nuevo país (me volví ciudadano estadounidense). Lo único que tenía para relajarme en esos tiempos era la música y mi bici.

¿Con quién te gusta colaborar usualmente?
Con mi amigo Drew Straus aka ONSEN. Él y yo nos las pasamos juntos en su estudio. También colaboro en vivo con la saxofonista Marta Tiesenga. Pero en todas las grabaciones colaboro con mi amigo Daniel Gonzalez Hdz, quien radica en México. Le mando ideas por correo electrónico y él toca freestyle y lo graba. Luego las edito y las pongo en las versiones finales.

Tus letras van del español al inglés, ¿cómo decides qué expresar en cada idioma?
Casi todas mis rolas primero las escribo en español, y luego busco maneras de expresarlo en inglés. Cuando canto en español es porque no siento otra manera de expresarme. En el último disco lo hice así porque no quiera que mi ex-novia me entendiera. Y porque me daba pena platicar de algo como el amor. Cantar en español me permite expresarme sin que suene tan cursi. Eso va a cambiar con el tiempo. Quiero cantar más en español.

Escuché en una entrevista que eres una persona reservada, pero estás en la portada de los singles de A Donde Te Vas?, ¿qué parte de tu persona te gusta mostrar al público?
Antes de que saliera el disco sufrí un accidente que casi me robo la vida. Una consecuencia del accidente fue que me tuvieron que reconstruir parte de mi cara. Tuve cirugía plástica y aunque me veo igual, para mí es diferente. Tengo cicatrices en mis labios y en uno de mis ojos y no puedo sentir la mitad de mi frente. Quiero verme, y quero sentir confianza en que, aunque sufrí mucho, me veo igual y estoy bien. Ahora quiero estar más presente y ser más visual.

¿Qué planeas para Harmless en 2019?
Una gran sorpresa con un amigo mío, y espero lanzar otro EP a finales de este año.

¿Qué podría esperar alguien que te ve en vivo?
Chistes. Me da pena tocar en vivo, pero no me da pena contar chistes. Me la paso platicando con la gente o me tomo un tequila. Trato de no tomarlo en serio. Las canciones son serias, yo, no tanto. También me ayuda a ignorar mi dolor crónico. Es difícil estar parado pero contar chistes y ver la gente reír le da energía a mi alma.
@yosoyharmless

Créditos


Fotografía Ambar Navarro

Entrevista Cheryl Santos

Tagged:
mexico
Los Angeles
Harmless