nicolas ghesquière nos regala un viaje a través del estilo de las tribus urbanas parisinas

Dentro de una recreación del Pompidou, la colección otoño/invierno'19 de Louis Vuitton celebró las tribus urbanas de la capital francesa.

por Osman Ahmed
|
06 Marzo 2019, 3:30pm

Si alguna vez dudaste del poder titánico de Louis Vuitton, considera el hecho de que la marca acaba de recrear los monumentos parisinos más emblemáticos simplemente para preparar el escenario de su nueva colección. Tradicionalmente, Chanel ha sido el que había estado operando a esta escala: la Torre Eiffel en el Grand Palais, una villa mediterránea, incluso un pueblo alpino para esquiar. Por supuesto, ya existía una Torre Eiffel no muy lejos del Grand Palais, pero la clave era que se trataba de una Torre Eiffel de Chanel. Louis Vuitton, por su parte, llevó el Pompidou al Louvre a favor de la yuxtaposición. Separado por unos pocos distritos, el primero es un símbolo de la arquitectura moderna de alta tecnología y el último es un bastión de la tradición y la historia francesas.

1551876782004-louis-vuitton-2

Esa es una analogía adecuada para Nicolas Ghesquière en Louis Vuitton. "Se trata de la belleza de la controversia", dijo después del desfile. Hablaba del Pompidou, que fue diseñado por Renzo Piano y Richard Rogers y dividió opiniones política y culturalmente cuando se inauguró en 1977. Con el tiempo, se convirtió en un símbolo del urbanismo parisino moderno. "A veces, lo que hacemos en la moda es descubrir formas o cosas nuevas que son controvertidas. Se necesita tiempo para entender las cosas, el ojo se acostumbra y evolucionamos".

1551876788494-louis-vuitton-3

Así que su colección estaba repleta de eclecticismos discordantes, al igual que la banda sonora ochentera creada por Woodkid –que pasaba de Egyptian Lover a Anne Clark, a Suzanne Vega, a MARRS y a Art of Noise. La ropa también estaba ligeramente inspirada en los 80, acentuada por pequeños gorros de cuero y creepers con líneas en blanco. Se vieron algunos looks bastante extremos: solapas triangulares que se disparaban hacia arriba, volantes rígidos y esculturales (en lugar de románticos y suaves), chales asimétricos con faldas en línea recta, chaquetas de cuero con hombros al estilo Montana. Esto no quiere decir que fueran poco ponibles, especialmente cuando las piezas estaban empalmadas con estampados florales (muy al estilo Liberty), chaquetas moteras y pantalones con contorno de cremallera.

1551876795081-louis-vuitton-5

"No hay un look que puedas ver repetido a lo largo del desfile", explicó Ghesquière, que explicó que la idea surgió de los recuerdos de estar sentado, observando a la gente en dos de sus lugares favoritos cerca del Pompidou: el Café Beaubourg y –el ahora desaparecido– Café Costes, que fue diseñado por Philippe Starck. "Es cada comunidad con sus diferentes signos de reconocimiento: gente de la moda, bailarines callejeros, góticos, ex punks, gente de museos, –pueden ser muy excéntricos".

Ghesquière siempre ha estado interesado en las subculturas, incluso durante sus primeros años en Balenciaga. Pero mucho ha cambiado desde entonces, y en muchos sentidos, Internet (y especialmente Instagram) ha homogeneizado la forma en que nos vestimos y juntamos físicamente nuestras identidades. Mientras que en el pasado las subculturas eran evidentes, como un signo demostrativo de quién eres, hoy son desarrolladas online. Eso significa que las imágenes de ropa ni siquiera tienen que correlacionarse con una persona real, tan solo hay que pensar en el ascenso de Lil Miquela; o cómo es posible que nunca hayas visto a la persona detrás de tu cuenta de memes favorita.

1551876802163-louis-vuitton-6

Eso explica por qué el normcore y básicos como los jeans y los sneakers han proliferado en la moda de lujo, pero también por qué los tótems de las subculturas, ya sea punk o goth o posh, se han perdido en lo que el teórico cultural Ted Polhemus llama el "Supermercado del Estilo", donde cada mundo y cada época se te ofrecen como latas de sopa en un estante. Ya no estamos obligados a realizar compromisos significativos a largo plazo con las tribus semióticas, ahora vivimos en un mundo más fluido y fragmentado donde las personas pueden cortar y pegar la identidad estilística a su voluntad. Además, vivimos en una época en la que las redes sociales significan que las cosas son atacadas y destruidas inmediatamente por trolls anónimos.

Entonces, ¿está Ghesquière listo para ser mal entendido y desarmado, como Renzo Piano y Richard Rogers antes que él? "Absolutamente."

1551876832193-louis-vuitton-7

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.