la mayoría de personas lgbtq experimentan ansiedad y depresión, según este estudio

Y una de cada ocho ha intentado suicidarse.

|
13 noviembre 2018, 9:54am

Imagen vía Everett Collection.

Un nuevo estudio sobre salud mental realizado en el Reino Unido por Stonewall, el principal grupo de defensa y solidaridad LGBTQ de Gran Bretaña, desvela algunas conclusiones desafortunadas, pero nada sorprendentes. De las 5000 personas LGBTQ encuestadas, de edades comprendidas entre los 18 y los 24 años, aproximadamente el 52 por ciento ha experimentado depresión y el 61 por ciento ha sufrido ansiedad en el último año. Además, el 46 por ciento de las personas transgénero encuestadas ha pensado en quitarse la vida y una de cada ocho personas en la comunidad LGBTQ ha intentado suicidarse.

La investigación también muestra que la discriminación generalizada en el cuidado de la salud disuade a las personas a buscar ayuda, y que quienes lo hacen a menudo enfrentan un trato injusto. "Me observaron después de un intento de suicidio y la enfermera dijo que mis problemas de salud mental se debían a permitir que Satanás entrara en mi alma. Que si acabo de aceptar mi verdadero género, Dios podría perdonarme", dice Elijah, un joven de 19 años del sudeste de Inglaterra, en un testimonio.

En España, según este estudio del FELGBT sobre "Acoso escolar y riesgo de suicidio por orientación sexual e identidad de género", un alto porcentaje de jóvenes de hasta 25 años presenta problemas de salud mental derivados de la discriminación social por su condición sexual. Los datos de este informe concluyen que el 49% ha sufrido el acoso escolar de carácter homófobo a diario o frecuentemente, que ha generado en las víctimas fundamentalmente sentimientos de: humillación, impotencia, rabia y tristeza, incomprensión, soledad, vulnerabilidad y aislamiento. Y lo peor es que un 42% no recibió ayuda de ningún tipo frente a este acoso escolar en su centro educativo. "A la mayoría de los encuestados, el acoso les produjo un conjunto de emociones que confluyen en una acusada desesperanza hacia el futuro y una escasa perspectiva personal de que su sufrimiento cese. El 66% experimentó sentimientos de desesperanza durante mucho tiempo o continuamente, y el 43% de los adolescentes y jóvenes encuestados llegó a tener pensamientos de intentar suicidarse y algunos intentaron cometerlo en una o varias ocasiones".

Con estos datos, las conclusiones son muy desesperanzadoras. Está claro que, pese a que a nivel legislativo nuestro país ha sido pionero en lo que respecta a los derechos LGBTQ, sigue habiendo homofobia, rechazo y coacción y, por lo tanto, sigue habiendo miles de jóvenes con problemas de salud mental por su condición sexual. Así que no, el problema no se ha acabado y tenemos que seguir luchando para que esto deje de suceder.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.