Fotografía Mitchell Sams 

gucci conquista parís: todo lo que pasó en su último desfile

Un homenaje a Dolly Parton y al cine experimental italiano, bolsos de Mickey Mouse y una actuación de Jane Birkin: Gucci nos ha regalado una noche para recordar.

por Steve Salter
|
25 Septiembre 2018, 12:51pm

Fotografía Mitchell Sams 

Alessandro Michele tomó anoche Le Palace, la emblemática institución nocturna de París, y nos invitó a profundizar en su Gucci multiversal con un desfile de lo más surrealista. Desafiando la forma en que se comportan las firmas de lujo en París, Gucci se plantó en el escenario y reinventó décadas de vida nocturna y recuerdos cinematográficos para presentarnos un espectáculo como solo la marca podría idearlo.

Bajo la dirección de Michele, el jardín de Gucci se ha convertido en un lugar poblado por colores enfrentados y respaldado por un mosaico de referencias que abarcan siglos y siglos. De dinosaurios y extraterrestres a dibujos animados y brillos excesivos; de bebés dragón a restaurantes de 'fish and chips'. Todo vale y todo es bienvenido en el extraño mundo de este director creativo que fusiona lo antiguo y lo sombrío con el pop y la cultura basura. Temporada tras temporada, la extensa enciclopedia de referencias de Alessandro nos lleva un poco más allá dentro de su mundo cuidadosamente cultivado.

En el set, encontramos una cama de sobres elegantemente organizados, entre los que sobresalía una invitación a la exposición. Una bolsa con la marca Gucci repleta de bulbos de primavera variados. El mensaje decía que el 'Gucci garden' crece donde sea que se siembre.

La ubicación de la exposición primavera/verano '19 representaba la última parte de un homenaje en tres partes a Francia, que comenzó el pasado enero con la campaña Pre-Fall 2018, Gucci Dans Les Rues, que recordaba las protestas estudiantiles de mayo de 1968 en París. Luego, la firma se trasladó a la Promenade Des Alyscamps en Arles para el desfile de Gucci Cruise 2019.

El escenario falto de pasarela escogido por Gucci, Théâtre Le Palace, se convirtió en el hilo que conectaba casi un siglo de cultura y vida nocturna en París. "La identidad del club cambia constantemente para reflejar el estado de ánimo y el estilo contemporáneos, pero siempre en sintonía con la necesidad primordial de la ciudad de ver y dejarse ver", explican las notas del desfile.

La marca decidió ir más allá de las ubicaciones habituales y expositivas en las que las firmas de lujo tienden a presentar sus colecciones en París. Por ello, el Théâtre Le Palace se presentó como una opción perfecta y "un club subliminal en el centro de la escena musical de finales de los 70 y 80 que sigue inspirando a las jóvenes generaciones de hoy".

Entre las diversas reinvenciones del club, encontramos las escandalosas revistas de los años 20 y 30 y sus programas de música experimental, arte, teatro y danza de principios de los 70. Sin embargo, su rol más conocido es el que lo posiciona como la respuesta parisina a Studio 54: no es solo un espacio en el que socializar, sino una escapada hedonista y lujosa empapada de música disco y luces deslumbrantes.

Alessandro apostó por los escenarios iluminados y los sudorosos recuerdos de la pista de baile. Los fantasmas de esta icónica institución despertaron de su letargo y renacieron en el mundo repleto de posibilidades que ha creado el director creativo. Purpurina, lamé, entrepiernas con conchas incrustadas, abanicos de corista con plumas de avestruz, bolsos con la cabeza de Mickey Mouse, un loro vivo reposando en el hombro de traje ancho... Encontramos muchas cosas que todavía estamos asimilando. Caminando sin preocuparse demasiado por la cuerda floja del buen gusto, Michele siempre nos regala múltiples objetos de deseo.

Antes de empezar el desfile, Gucci proyectó A Charlie Parker, un corto de Leo de Berardinis y Perla Peragallo de 1970. Las notas del desfile estaban dedicadas al dúo de directores experimentales y detallaba la historia de cómo la pareja fue en contra de las formas existentes de teatro para experimentar con las obras de Shakespeare a mediados de los 60. Y puede que Alessandro sea la respuesta de la moda a Leo y Perla.

A falta de la pasarela y el 'backstage' tradicionales, los modelos desfilaron por el espacio como espectadores antes de colocarse en el lugar que se merecen: en el escenario. Fue entonces, en medio de todo el espectáculo, cuando Jane Birkin se levantó y se puso a actuar. Cantó "Baby Alone In Babylon" y se presentó como el perfecto intermedio para un evento donde cualquier cosa podía pasar.

Créditos


Fotografía Mitchell Sams

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.