Kate Moss entrevista a su gran amigo Kim Jones

Para nuestro nuevo número 'The Icons and Idols', ambos pasaron el día en la playa para recordar y reflexionar sobre su amistad.

por Felix Petty
|
19 Febrero 2020, 12:19pm

Nuestra cover story aparece originalmente en The Icons and Idols Issue, no. 359, Spring 2020. Solicita tu copia aquí.

Nadie recuerda exactamente cómo se conocieron Kate Moss y Kim Jones. Todo lo que sabemos es que son los mejores amigos de la moda, y lo han sido siempre, o al menos desde que Kim comenzó a revolucionar la moda masculina cuando lanzó su primera marca en 2003 después de graduarse en Central Saint Martins. Han sido colaboradores durante todo el período en el que Kim fue director creativo de Dior, Dunhill y Louis Vuitton. De hecho, Kate cerró su último desfile en LV cogida del brazo de Kim y Naomi. Fue un momento triunfante: una victoria más para un diseñador que había conquistado el conocido mundo de la moda.

Pero antes de que Kim ascendiera a las alturas de la moda, era un humilde dependiente que trabajaba con Michael Kopelman en Gimme Five, la compañía de culto que importó Supreme y Stüssy al Reino Unido mucho antes de que ambas fueran marcas conocidas.

Y fue con el propio Shawn Stussy que Kim colaboró en su última colección Dior Pre-Fall, trayendo al artista y diseñador de su retiro para un desfile espectacular en Miami a finales de 2019. Fue un tributo al mundo urbano que Shawn forjó y que sigue inspirando a Kim para la alta costura. Fue salvaje, psicodélico, puro glamour americano.

El desfile fue tan guay que conseguimos que Mario Sorrenti fotografiase a Kate en la playa con la ropa de la colección. Y, además, conseguimos que Kate entrevistase a Kim sobre sus fantásticas creaciones para Dior.

1581678338244-1581608762831-000778-IDM-01E-MRS-CC-F02_SD
Kate lleva todo el look de la línea masculina de Dior Otoño 2020.

KATE MOSS: Entonces, Kim, debo entrevistarte, pero ... ¡hablemos de mí!
KIM JONES ¡Esa es una muy buena manera de comenzar!

¡Estoy de broma! Lo que sí quiero saber, Kim, es que, cuando comenzaste en Dior, ¿qué fue lo que más te emocionó?
Sentía emoción porque iba a estar en una casa de alta costura, porque empezaría a trabajar con un taller, porque acababa de entrar en una de las casas más grandes de París. Para mí, las dos grandes casas de alta costura son Chanel y Dior, y haber trabajado en Louis Vuitton y luego en Dior fue un poco alucinante.

¿Cómo describirías tu trabajo en Dior a alguien que desconoce tu trabajo?
Mi trabajo tiene mucho que ver con la casa, pero también tengo que observar lo que está sucediendo en la cultura actual. Me gusta mucho más la cultura que la moda en términos de la forma en que las cosas llegan a las personas, cómo a las personas les gusta mirar las cosas. Para mí eso es interesante. La moda es genial y me encanta trabajar con ella, pero creo que hoy en día necesitas un poco más que eso. Eso es algo en lo que reflexiono. Observo a personas de todo el mundo.

Traer para tu desfile a Shawn Stussy fue increíble, es un tipo realmente encantador.
¡Dios mío, fue un sueño! Lo conocía y lo había visto porque trabajaba para Michael Kopelman, y Michael era dueño de Gimme Five, que distribuía Stüssy en el Reino Unido. Recuerdo que tenía 14 años, fui a Londres al almacén y compré una camiseta por 35 libras, el dinero fruto de muchas horas lavando platos. Y, al final, ha acabado viniendo a mi desfile.

1581678408122-1581605269633-000778-IDM-03E-MRS-CC-F02_SD

¿Así que siempre has sido un gran admirador suyo?
Sí, porque es como un icono de nuestros tiempos. Cubría mis libros de la escuela con ese logo.

Fue el primero en hacerlo.
Él lo empezó todo. Ya sabes, James en Supreme o Nigo en A Bathing Ape, él lo estaba haciendo incluso antes que ellos: todos lo admiran y lo respetan. Quería hacer algo por la industria estadounidense. No sucede muchas veces en tu vida eso de hacer un desfile en Miami y pensé, bueno, voy a hacerlo muy americano y muy divertido. No va a ser el clásico Dior.

Fue muy divertido y muy diferente de los desfiles de París. En París puedes sentir la alta costura y la cultura del atelier. Obviamente, la ropa todavía está hecha allí, pero los colores eran muy Miami.
Sí, me inspiré mucho en el Art Deco, y miré todos los autos que aparecían en los anuncios que Christian Dior hizo mientras aún estaba vivo y trabajando. Pensé que era un gran lugar para comenzar. Y luego pensé que no quería trabajar con un artista solo porque apareciese en el Art Basel de Miami, así que pensé que Sean era la persona ideal porque aunque no hace ropa desde 1997, pone un bolígrafo sobre el papel y crea cosas increíbles, eso es arte para mí. Luego surgió la idea de hacer la colaboración con las Jordan porque, ¿en qué estaría interesado Christian Dior hoy en día? Me imagino que en las sneakers, en Apple y todas esas cosas. Así que considero que esta era una buena manera de empezar.

1581678466122-kate3

Esas zapatillas son una pasada, ¿no?
¡Lo sé!

¿Te paraban mucho en la calle por Miami?
Ahora me paran mucho, pero siempre son personas a las que les gusta mi trabajo, y es agradable cuando a la gente le gusta lo que haces. Para mí eso es muy gratificante. También me encanta cuando gente que conozco viste mis diseños. Lo de las zapatillas está un poco fuera de control, pero fue muy divertido de hacer, porque son mis zapatillas favoritas y las uso todo el tiempo.

Son realmente bonitas. No soy una chica de sneakers, pero creo que podría salirse con la suya.
¡Compraste esas zapatillas en Miami!

Sí, lo sé, ¡pero te copié!
Pero el show de Miami fue muy divertido porque tenías hacer algo completamente diferente, no tenía que mostrar solo la esencia de Dior. Pensé que eso sería bueno.

1581678511937-kate4

¡El ambiente era muy emocionante! Todos tus desfiles son bastante emocionantes porque te gusta empujar los límites todo el tiempo. Aún así, Miami fue apoteósico. Fue muy loco y divertido.
Fue divertido y todo el equipo estaba realmente feliz de trabajar en un lugar soleado. Cuando teníamos un descanso, todos se sentaban alrededor de la piscina y charlaban. Trabajo con mi equipo muy de cerca y todos nos llevamos bien y nos reímos, así que es agradable estar en un ambiente diferente con ellos en lugar de solo en París. Aprendes cosas sobre las personas y luego sabes cómo trabajar mejor con ellas. Fue todo un plus de verdad, ¡fue genial!

¿Tienes una pieza favorita en la colección?
Me encantan las camisas con cuentas y los sombreros que hizo Stephen Jones.

1581678580712-kate5

¡Oh, me encantan los sombreros!
Y me encantan las prendas de punto en las que trabajó Brian. Eso era algo que probablemente nunca haríamos en ningún otro lugar. Era ese ambiente psicodélico y estadounidense de los años 60.

¿No había uno tejido a mano que me dijiste que tardó una semana en hacer? Eso puede considerarse como una prenda de punto de alta costura, ¿no?
Todo está hecho con el mismo estándar. Teníamos camisas que costó más de 1,200 horas crearlas, por ejemplo. Es ropa deportiva muy estadounidense, que para mí también incluye elementos de sastrería. Estábamos tratando de capturar esa vibra de los 60, glamour y Hollywood: Marlon Brando en Cuba o James Dean en Miami. Christian Dior vivió eso en los años 40 y 50 y, para mí, esa es la forma más alta de glamour: sentarse en un avión, fumar, tomar una copa en un gran sillón.

¿Una colaboración que sueñas con hacer? Ya has trabajado gente a la que admiras mucho, ¿pero tienes a alguien con quien te gustaría trabajar?
Bueno, una de estas colaboraciones está al caer, y con los otros dos que me gustaría colaborar, ahora mismo estamos en negociaciones, ¡así que no puedo decir nada!

1581678628721-kate6

¡Oh wow!
Te diré cuando i-D no esté escuchando.

OKAY. Entonces, si pudieras regalarme un look de la colección, ¿cuál sería y por qué?
¿Qué tal el look número tres? El que llevaba Ludwig, con la alforja de metal, el bonito sombrero y los pantalones cortos de pitón.

¡Oh si! ¡Ese me encanta!
Creo que es una buena elección para pasear en vacaciones.

1581678676338-kate7
1581679171216-i_D_359_COVER_KATE_MOSS_MS_02_02_20

Créditos


Fotografía Mario Sorrenti
Estilismo Alastair McKimm

Peluquería Bob Recine de The Wall Group con productos Rodin.
Maquillaje Kanako Takase de Streeters con productos ADDICTION Beauty.
Técnico de uñas Andrea Vieira. Técnico de iluminación Lars Beaulieu.
Asistentes de fotografía Mikhail Yusufov y Ido Eyo.
Técnico digital Kotaro Kawashima. Asistente de estilismo Madison Matusich. Asistente de maquillaje Megumi Onishi. Producción Select Production.
Producción Roly Diaz y Julian Allison. Casting Samuel Ellis Scheinman de DMCASTING.

Modelo Kate Moss de Kate Moss Agency.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Fashion
KATE MOSS
Magazine
Dior
Kim Jones
Mario Sorrenti
Moda