¿es la polémica injustificada el último recurso del pop?

Han pasado 10 años desde el "descuido" de Janet Jackson en la Superbowl. En teoría fue un accidente, pero la nueva liga de estrellas pop están llevando a cabo tácticas de lo más impactantes para subir puestos en las listas; Lady Gaga arrojando pintura...

por i-D Team
|
31 Diciembre 2014, 3:18pm

Miley Cyrus, Vancouver, 2014. Photo Rob Sinclair

En la última edición del SXSW (un festival anual de música y cine que se realiza en Austin, Texas), los sueños de muchos se hicieron realidad cuando alguien le vomitó a Lady Gaga durante una actuación. El momento que Demi Lovato criticó por considerar un intento de hacer de los trastornos alimenticios algo codiciable (aunque para creernos que ese vómito era real, esa chica tendría que haberse bebido una mezcla de Tang de lima combinado con líquido fluorescente de esas barritas de luz de las discotecas) formaba parte de la performance de Lady Gaga mientras interpretaba Swine, uno de los temas de su último álbum. Millie Brown, la artista que se metió los dedos hasta dejar empapada a Stefani Germanotta, habló con Noisey acerca del tema: "Funcionaba muy bien con el tema de la canción y la idea de purgar las malas energías y deshacerte de ellas".

Claro, Millie, y también fue muy desagradable...

Sin embargo, hay algo en ese momento tan GG Allin que realmente encaja en el tipo de campaña que Gaga ha llevado a cabo para la gira de ARTPOP. A parte de la polémica del acto en si, ha iniciado un debate más profundo que gira entorno al concepto de la humillación en relación a las famosas. En la era del selfie, donde el cuerpo de las mujeres se ha objetivado hasta niveles inimaginables, los estándares de perfección cada vez son más inalcanzables y todo está tan despiadadamente comercializado que no hay nada más eficaz que una estrella del pop femenino que utiliza su propio cuerpo como lienzo para uso y disfrute del público.

Hace 10 años, Janet Jackson se la jugó a todos los Estados Unidos cuando Justin Timberlake le arrancó parte de la ropa dejando al descubierto su pezón (y su piercing) en el escenario de la Superbowl. Con exagerada reacción del público (la comisión federal de comunicación americana multó a todas las partes implicadas y Janet desapareció de todas las listas de éxitos) fue de esos momentos en los que me dije: "Pensaba que en América eran todos como el reparto de Friends y comían galletitas saladas pero… ESTÁN LOCOS: DE VERDAD". Lo que también se demostró es la facilidad con la que los americanos se pueden llegar a horrorizar con el cuerpo femenino. A los estadounidenses les encantaba Janet de todas las formas; en su debut como actriz a los 11 años en Good Times, cuando dio su "primer beso" en Diff'rent Strokes hasta la Janet híper sexualizada autora de canciones como Sexhibition y Moist del álbum Damita Jo. Y de repente, ese pecho (¡negro y perforado!) entra en acción y el descontento de la población es tan grande que aparece de la nada toda una trama que gira entorno a un insignificante pezón.

Cuando se desató la polémica de la actuación de Miley en los VMA de 2013 no pude evitar pensar en Janet. Miley también fue una estrella infantil que tenia conquistados los corazones de todos los hogares de América gracias a su personaje como Hannah Montana. Su intento de mostrar un lado más adulto y sexual de sí misma tuvo que enfrentarse a millones de gestos de decepción e incomodidad. El incidente de los VMA fue un movimiento clave para la total destrucción de su pasado Disney; sus movimientos con la lengua, la forma con la que se frotaba la entrepierna y cosas como el reciente tatuaje de un emoticono en forma de gato que se ha hecho en el interior de su labio inferior son solo algunos de los factores que han hecho que la gente se dé cuenta de que la autora de discos como The Climb se ha ido para no volver.

La gente se ruboriza cuando Katy Perry se tiñe el pelo de verde, cuando Madonna se incrusta diamantes en los dientes o cuando Britney se rapa la cabeza pero, lamentablemente, puede que esos sean algunos de los pocos momentos punk que nos quedan en el mundo en el que vivimos.

Recomendados


Texto Priya Elan
Fotografía Rob Sinclair

Tagged:
Música
Miley Cyrus