Imágenes cortesía de Nicole McLaughlin. 

conoce a la diseñadora que ha creado estas extrañas sandalias sostenibles

Nicole McLaughlin te hará reconsiderar tus básicos de verano.

por Laura Pitcher
|
09 Mayo 2019, 5:35pm

Imágenes cortesía de Nicole McLaughlin. 

Si hay dos cosas en las que la diseñadora Nicole McLaughlin siempre ha sido buena, son los deportes y los proyectos originales. Con esas dos pasiones, la joven de 25 años ha logrado conseguir un grupo de seguidores que adoran sus creaciones recicladas de ropa y calzado mientras trabaja como diseñadora para Reebok a tiempo completo.

La historia de McLaughlin es poco convencional. Sus padres se inclinan por el arte y siempre la animaron a dibujar y crear cuando era niña, pero el arte poco a poco se fue quedando atrás y fue sustuido por el lenguaje de señas.

"Más o menos a los 15 años, comencé a salir con un chico que era sordo, pero yo no sabía nada del lenguaje de señas, así que tuve que aprenderlo", dice. "Fue un momento interesante en mi vida porque descubrí que era un lenguaje más artístico y cambié de escuela por eso".

Después de la escuela, McLaughlin estudió patología del habla en la Universidad East Stroudsburg en Pensilvania. Pronto se dio cuenta de que su título era más sobre neurología y fonética que una exploración del "lenguaje más artístico" y decidió dedicarse al diseño. Se apuntó al programa de estudios generales de medios de la Universidad de East Stroudsburg.

1557328574343-pro

"Esa fue probablemente la mejor decisión que tomé porque, dado que no era una escuela de arte, usaba el tiempo y el equipo que tenía para hacer proyectos personales los fines de semana y por la noche", explica.

Estos proyectos comenzaron como diseño gráfico y manipulación fotográfica hasta que comenzó a buscar un aprendizaje que combinara sus habilidades de diseño con su pasión por los deportes. Eso la llevó a Reebok.

"Era muy activa y siempre iba a lacrosse y corría, así que solicité una pasantía de un año en Reebok, pero no pensé que lo obtendría porque no iba a la escuela de arte", dice.

McLaughlin fue contratada por Reebok justo antes de su graduación, se mudó a Boston y ha estado trabajando allí desde entonces. Durante su etapa de becaria, McLaughlin estaba ansiosa por aprender tantas habilidades como fuera posible y vio que la industria de la ropa era un "mundo completamente nuevo".

"Ni siquiera sabía qué era un 'Hypebeast'", explica. "Tuve que aprender sobre calzado y ropa, construcción y patrones, y luego la parte de marketing. Me mantuve en el modo universitario y pasé muchas noches aprendiendo". Su pasantía pronto se convirtió en una posición de diseño gráfico a tiempo completo.

1557328601709-Jansport

Esta pasión por el aprendizaje se mantuvo también los fines de semana, mientras aprendía a coser comenzó las etapas iniciales de su proyecto de ropa reciclada. Aunque los diseños reutilizan elementos viejos y no utilizados para un nuevo propósito, la sostenibilidad no estaba en su mente cuando comenzó a crearlos.

"Creo que lo mejor es que ni siquiera sabía que estaba siendo sostenible, simplemente estaba usando ropa vieja porque era más barata y no me sentía tan mal por deshacerme de ellas", dice. "La gente a menudo piensa que las soluciones sostenibles tienen que verse de cierta manera, y ser capaces de cambiar la mentalidad de las personas y mostrar que estas cosas pueden parecer interesantes ha sido increíble".

Los diseños de McLaughlin son claramente cómicos, a menudo reconfigura extraños equipos deportivos con la forma de un zapato o reutilizan viejas envolturas de ositos Haribo. Esto es algo intencional, quiere burlarse de cómo las firmas de moda se toman demasiado enserio a sí mismas. Ella explica que a menudo comienza a crear un zapato y se convierte en unos pantalones, o al revés.

A medida que se desarrollan los diseños de su proyecto personal, Reebok ha apoyado su creatividad personal. El año pasado, McLaughlin estuvo en una residencia de diseño de tres meses con adidas (propietaria de Reebok).

Fue a través de este programa que comenzó a diseñar todos los días y a publicar en las redes sociales. Rápidamente obtuvo un gran número de seguidores en sus redes sociales y se ha asegurado de mantenerlos desde entonces. También sugiere más oportunidades para que ella incorpore elementos de su trabajo personal a Reebok, con la esperanza de alentar a la gran marca, y a la industria en general, a pensar en soluciones sostenibles que sean interesantes.

Los diseños de McLaughlin actualmente no están a la venta, una decisión que demuestra que “no todo lo que ves en Instagram tienes que ser tuyo”. De esta forma, los mantiene como una forma de arte; está abierta a colaboraciones en el futuro, pero nunca ve esto como parte de su propia "marca".

1557328618013-beanie

También rara vez usa sus propios diseños, tanto personales como para Reebok, más allá de hacerles una foto. De hecho, la mayoría de sus diseños actualizados se pueden deshacer y convertirse en algo completamente diferente, de acuerdo con su nueva pasión por la moda sostenible.

"La gente puede pensar que trabajar para una corporación es un conflicto de intereses para alguien que predica a favor de la sostenibilidad", dice ella. "Pero en realidad las personas con estas mentalidades deben estar en este tipo de lugares para tratar de ayudar a cambiar las cosas".

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

Tagged:
Reebok
sustentabilidad
sandálias
slides
moda sustentable