Publicidad

la historia de 'mulholland drive' contada por quienes la hicieron posible

Los colaboradores de David Lynch explican cómo crearon la película más emblemática, desconcertante e increíble del siglo XXI.

por Colin Crummy
|
26 Abril 2017, 7:38am

"Ese es otro tema del que no puedo hablar", dice entre risas Mary Sweeney: editora, productora y guardiana de secretos de David Lynch desde hace mucho tiempo. Está hablando ―o no, en este caso― sobre el significado de la caja azul, uno de los muchos enigmas de Mulholland Drive.

Esta emblemática película se ha reestrenado este año, justo antes del regreso de su director a la pequeña pantalla con Twin Peaks. Y no se trata simplemente de un movimiento comercial. Mulholland Drive comenzó en forma de serie de televisión y de sucesor espiritual del reciente éxito televisivo de Lynch cuando este trató de que despegara en 2000. Las cadenas de TV no compraron la idea, pero los productores de cine sí, de modo que la historia fue rápidamente reconducida para conformar un enigma de dos horas de duración que desconcertó y entretuvo por igual a los espectadores cuando se estrenó en 2001.

Desde entonces, el prestigio de Mulholland Drive no ha hecho sino crecer y las teorías de los fans con respecto a su significado se han vuelto cada vez más profundas. Para celebrar su reestreno, Jack Fisk, diseñador de producción de la película y miembro del séquito de Lynch desde hace tiempo (fueron juntos al instituto en Virginia); Laura Harring, que interpretó a la amnésica femme fatale Rita en el filme y Mary Sweeney, productora de Lynch y editora de muchas de sus mejores obras, nos ayudan a desentrañar el misterio que rodea al cineasta y a su pieza más aclamada.

Sobre la serie de televisión
Laura Harring:
La premisa iba a ser como en Twin Peaks, del tipo "¿Quién mató a Laura Palmer?". Mi personaje era todo un misterio, sin nombre y con amnesia. Iban a desvelar quién era a lo largo de una temporada o dos.
Mary Sweeney: Yo fui la productora y editora del piloto que nos encargaron para la ABC. Era un episodio completo, aunque más largo que los pilotos al uso por aquella época. La ABC distribuyó 350 cintas VHS de aquella maldita cosa, así que imagino que la versión original debe andar por ahí, en algún sito.
Jack Fisk: La ABC vio el piloto y no le gustó.
Mary: Nos enteramos literalmente cuando nos marchábamos para llevar Una historia verdadera (escrita, editada y producida por Sweeney y dirigida por Lynch) al festival de Cannes. Naomi Watts estaba pasando un mal momento. Llevaba diez años trabajando en Hollywood y le daban papeles, pero quizá no el tipo de papeles que deberían estar ofreciéndole, porque es una actriz fantástica. Estaba a punto de tirar la toalla y regresar a Australia cuando la fichamos para el piloto. Pero después lo archivaron...
Jack: David se sintió desanimado durante un segundo, pero entonces Studio Canal dijo: "David, ¿tienes alguna película?". Él contestó: "No, pero tengo una serie de televisión que he empezado. A mí me gusta mucho, pero no quieren usarla". Le preguntaron si podría hacer una película con ella y le llevó un par de semanas meditarlo. Después dijo: "Jack, quiero rodar dos semanas más y convertir esto en una película".
Mary: Aquel segundo rodaje fue complicado. Jack había construido un montón de decorados pero todo había sido destruido cuando empezamos a rodar de nuevo 18 meses después.

La historia
Laura:
Los nuevos productores dieron libertad total a David. Añadió unas cuantas páginas más al guion y volvió a editar el metraje original. Naomi y yo permanecíamos en la más absoluta ignorancia con respecto a cómo iba a ser la historia. Yo no entendía cómo la iba a recortar, pero tenía fe en David.
Mary: David no es el tipo de director que se sienta con todo el mundo y dice: "Esto es lo que voy a hacer, esta es mi intención, esto es lo que significa". Eso no sucede jamás. Y al espectador le trata del mismo modo.
Laura: Es muy instintivo. Elige a sus actores a través de una foto. Cuando me puso la música del inicio, yo me sentí retraída, mirando hacia otro lado. Pero había magia en aquella habitación. Sentía mucha melancolía, exactamente igual que sucede en la película.
Jack: Recuerdo que me contó una historia sobre una noche que estaba tomándose un café en Denny's, en Sunset Boulevard, y que cuando salió por la puerta trasera se topó con un hombre que le asustó y le puso los pelos de punta. Aquel hombre se convirtió en una parte importante de Mulholland Drive. Puede que esa no fuera la génesis de la película, pero fue una de las partes de la vida real que se convirtió en un elemento de su mundo de ensueño. Esa es una de las pocas cosas que me contó directamente sobre la historia.

La producción
Laura:
La gente se sorprende por el modo en que describo cómo nos dirigía. Es un poeta, lleno de metáforas y símiles. Siempre muy sencillo, muy vívido. Podías entender perfectamente lo que quería decir cuando te decía que caminaras como una gatita o como una muñeca rota. En su opinión, no tiene que darte las emociones, simplemente te ofrece imágenes muy claras. Con respecto a la amnesia, dijo que siempre hay una nube negra encima de ti, siguiéndote, atemorizándote.
Jack: La mayoría de los interiores fueron rodados en el estudio, pero la escena de Silencio fue rodada en un teatro del centro de Los Ángeles. Era un teatro pequeño y no tuvimos que hacerle mucha cosa. David adora el deterioro, las cosas que se pudren y se avejentan. Aquello era perfecto, porque el teatro se caía a pedazos. O, por ejemplo, hay una escena en la que solo se ve un teléfono con una lámpara fluorescente sobre él y alguien extiende la mano para descolgarlo. El teléfono apareció por la mañana y David quería que pareciera más viejo. A David le encanta pintar, le encanta implicarse.
Laura: Es una persona firmemente anclada en el presente. Nunca te decía en qué te ibas a convertir o qué iba a ser de ti. Todo iba escena por escena.
Mary: Yo intentaba permanecer lo más cerca posible de la cámara, lo más cerca posible de lo que rodaban cada día, que era lo que yo tenía que editar. Podía mostrar a David un montaje con una semana o dos de producción.
Jack: Recuerdo una vez que dibujó un boceto del apartamento sobre una bolsa de papel. Era solo un sofá y una lámpara. No me ayudó mucho para crear el apartamento, pero sabía que debía conservarlo, porque algún día tendría su valor. Aquel fue el único dibujo que hizo para Mulholland Drive.
Mary: ¿Hasta qué punto podía reconocerse aquel episodio piloto en la película final? Bueno, hay parte del material que podría reconocerse, pero la estructura es muy diferente porque era un piloto para la televisión. El piloto tiene que tener un final abierto, tiene que introducir varias líneas argumentales, varios personajes. No era solo una cuestión de rodar más escenas para hacer una película, sino que era una cuestión de darle una nueva forma. ¿Qué recorté? No puedo contártelo.

El significado
Jack:
En realidad, yo no pensaba en el significado de la historia. Recuerdo que llamé a David después del estreno, cuando leí un artículo en un periódico local en el que un tío decía que había descifrado la historia en diez minutos. Y David se echó a reír.
Mary: Cuando se trabaja con David existe un código de silencio para todas las partes del proyecto. ¿Cuáles son las partes que se rodaron de nuevo para la versión de la película? Bueno, hay cosas que hablan por sí solas y hay partes en la película que seguramente no habrían pasado la prueba de censura de las cadenas de televisión. No creo que sea difícil de adivinar. Todas las cosas fundamentales son las mismas, pero ¿sé yo qué significa la caja azul? ¡Te he dicho que no me preguntes eso! Yo sé lo que sé. Esa es la finalidad de Mulholland Drive, ahí radica su belleza. Estimula la interacción creativa con el espectador. Estás en la película y todo se muestra ante ti, pero eres tú quien debe encontrar su significado. Trabajas con la película. Es maravilloso que David pueda hacer eso.

Sobre el director
Jack:
David fue la primera persona que conocí que, como yo, también quería ser pintor. Había alquilado un pequeño estudio, de unos 10 metros cuadrados, en Alexandria, Virginia. Yo me mudé al estudio y compartimos el alquiler, pagábamos 10 dólares cada uno. Viviendo con él de forma intermitente durante un período de 11 años acabas entendiendo muchos de sus puntos de referencia, ves qué es lo que le emociona y qué es importante para él.
Mary: David trabaja de un modo muy intuitivo y emocional. Para mí, la película necesitaba tener una lógica emocional, porque conocía a David muy bien, en ese sentido conectábamos mucho. Quizá sea por experiencias compartidas por los dos, quizá por nuestra infancia... O quizá sea por ese poquito de sangre irlandesa y ese espíritu sentimental que compartimos.
Laura: Yo siempre he sido voluptuosa. La mujer del departamento de vestuario lo pasaba mal y quería que perdiera peso. Se me criticó un poco por mi aspecto y se lo dije a David. Y él me dijo, "no pierdas ni medio kilo, Laura". Tiene algo que consigue subirte el ánimo.

Sobre el legado de la película
Laura:
Lo que yo no sabía es que iba a ser elegida como mejor película del siglo XXI en dos encuestas diferentes (de la BBC y de la revista Sight & Sound). Me sentí profundamente feliz por David y también por mí misma, porque me gusta hacer mis pinitos en Hollywood y puedo dejarlo en cualquier momento. Dejé mi impronta y ahora formo parte de un clásico. Muchos actores sueñan con aparecer en un clásico. Y trabajé con David Lynch. Así que me siento completa.
Mary: Es de locos, es absolutamente maravilloso. David es un genio. Esa interacción con el público estaba muy adelantada a su tiempo, pero el hecho de que en aquella época consiguiera conectar siendo tan vanguardista hace que haya perdurado en el tiempo. Es fantástico. No acabo de entenderlo, pero me da esperanza. Muchos de nosotros estamos en una búsqueda continua y conectamos con los demás mientras lo hacemos.

Recomendados


Texto Colin Crummy

Tagged:
DAVID LYNCH
arte
Naomi Watts
mulholland drive
Cultura