tres años después, el impacto de la agencia güerxs comienza a sentirse en méxico

Platicamos con María Osado, fundadora de la agencia y protagonista de la nueva campaña de Levi's, 'I Shape My World', sobre los aprendizajes y los nuevos retos a los que se enfrenta la agencia.

por Lucas Vernon, y presented by Levi's; fotografías de Leonardo Garza
|
19 Marzo 2019, 10:17pm

Todo empezó con una cuenta de Instagram. En 2016, María Osado decidió crear un perfil donde poco a poco fue subiendo los rostros que formarían Güerxs, una agencia de modelos con la que buscaba ampliar la representación de la belleza en México –un país saturado por facciones extranjeras en editoriales de moda y campañas publicitarias. “Mi imagen no es algo que yo viera representada en las revistas, y es algo que te repercute cuando eres adolescente", declaró a i-D en su primera entrevista en junio de ese año. Tres años después, las cosas han cambiado considerablemente tanto para María como para Güerxs, y se ven los indicios de que quizá también esté próximo ese cambio en términos estéticos para México.

“En cuanto salió ese artículo [en i-D] me acuerdo muy bien que lo primero que empecé a recibir, antes que clientes, antes que nada, eran mails de gente diciendo 'Güey, me identifico, ¿cómo le hago para entrar?'”, recuerda María una mañana de marzo desde un hotel en Soho, en Nueva York, en donde un día antes fue parte del panel de mujeres que presentó I Shape My World, la campaña más reciente de Levi’s, que muestra a mujeres que están cambiando el mundo que las rodea –y el motivo por el cual la marca hizo un documental sobre ella y su agencia, dirigido por Mónica González Carter.

“Esa semana me llegaron 120 correos”, continúa, “y yo dije 'Whoa, no es algo que solamente estaba pensando yo, sino algo que todos estábamos pensando y que de pronto como que simplemente alguien lo dijo'”. El interés no resultaba tan sorprendente si consideramos que, como publicó BuzzFeed News México en un estudio que hizo en diciembre de ese año, la representación de la gente de tez morena en las 15 revistas mexicanas más leídas era de menos del 20%, una cifra incomprensible en un país donde más del 64% de la población se considera a sí misma morena.

De ser una estudiante de 19 años con involucramiento nulo en el mundo de la moda, María pasó a convertirse para muchos medios en el estandarte de la lucha contra el racismo en la industria de la moda en México. “Me acuerdo [de artículos como] 'La adolescente que está combatiendo la discriminación y el machismo'… De pronto te empiezan a colgar todas estas medallas, y para mí tampoco es así. No soy una activista. Yo admiro a mucha gente que sí [lo es], entonces para mí llegar con ese título también era un poco complicado, ¿no?”, dice en retrospectiva. “Ese es el tema de los medios, como 'vamos a clasificar a quién le pertenece ese movimiento', 'let’s give that movement a face'”, algo con lo que ella se siente incómoda, entre otras cosas, porque considera que Güerxs no es el trabajo de una persona nada más, sino que existe gracias a la gente que ha depositado su confianza en ella para formar parte de la agencia. “Es muy relevante para mí cada que tengo la oportunidad hablar de la colectividad que hay en Güerxs. Sí, soy yo atrás de la compu nada más“, afirma, pero “si yo no pudiera encontrar a la gente con la que estoy trabajando, no significaría nada”.

De izquierda a derecha: Ana, Arturo, y Diego llevan todo de Barragán
Ana, Arturo, y Diego, de la tercera generación de Güerxs. Foto por Adrián Fierro para i-D.

María Osado no se considera una activista, ni piensa en sí misma como la cabeza de un movimiento. Y es entendible por qué: aunque la agencia que creó y el trabajo que hace día con día busca cambiar por completo el statu quo del mundo de la moda en México, ¿realmente debería considerarse radical o revolucionario el pedir y buscar que podamos ver en los medios a gente de todo tipo, en vez de personas de predominantemente de un solo color de piel –especialmente cuando la mayoría de la gente en dicho país no tiene ese color de piel?

Desde su inicio, Güerxs logró captar la atención de los medios, y se han generado decenas de notas acerca de la agencia. No obstante, en realidad son pocos en México los que lo ven más allá de una novedad, algo noticioso, y lo entienden como un negocio –una agencia que podrían contratar. “Es muy fácil hablar de alguien”, dice María. “Sí hay mucho esta cosa de que los medios creen que es la salida más fácil, tons hay que hacer una nota, un perfil, una entrevista, pero sí sale esta pregunta de 'Bueno, ¿cuándo me vas a contratar por lo que realmente estoy haciendo?'”.

Es un poco irónico que los clientes principales de una agencia que busca resaltar la belleza mexicana no sean locales, sino extranjeros. Mientras que clientes como Urban Decay, Vetements, Dazed, o la Cerveza Sol (en Estados Unidos) la han contratado desde el extranjero, en México la mayoría de las veces son marcas emergentes las que deciden trabajar con Güerxs. “A Barragán, por ejemplo, le hago todos sus castings”, dice. “Es gente que ya está entendiendo como 'ah, ese es tu trabajo'”. Son muy contados los casos de marcas grandes que han apostado localmente por Güerxs Agency, como H&M con su campaña #HMLovesMadero en 2017, cuando abrió su tienda estandarte en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

María Osado. Foto por Leonardo Garza.

"Aquí la cultura se está transformando", observa María, refiriéndose a Estados Unidos. "No es algo que me haga muy feliz, pero más que cuestionar esa idea es un hecho. Entonces [el reto] es cómo yo puedo aprovechar eso, y cómo después de tres años, con un nombre que suena y un proyecto que es fuerte, empujarlo para que también más cosas puedan pasar en México".

Fue hasta enero de este año cuando María dejó de hacerse la pregunta '¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿Qué voy a escoger?', refiriéndose a la doble vida que llevaba hasta hace poco, dividiéndose entre estudiante de tiempo completo de la carrera de arquitectura, y como cabeza de una agencia de modelos emergente. El nuevo año trajo consigo la suficiente cantidad de proyectos para que considerara, por primera vez desde su creación, que Güerxs podría ser realmente un proyecto del cual podría vivir, y que tenía que dedicarle toda la energía posible. En los últimos tres años, "no tenía vida", dice. "Entre la escuela y trabajar no hacía mucho. La escuela puede esperarme pero esto quizá no; si no me agarro de esto a la mejor el tren se va".

Sin embargo, tiene muy claro los retos que tiene frente a ella: “¿Cómo pasar de ser una agencia 'alternativa', a que la gente lo entienda como una cosa que puede ser muy cotidiana y muy respetable?”. Entre sus metas, está crecer a Güerxs para no sólo hacer representación de maniquís, sino hacer consultoría alrededor del trabajo creativo en México, ayudando a las marcas extranjeras a hacer una representación fidedigna, y evitando la apropriación cultural. "Es complicado tener que tratar con esas cosas, pero en vez de lavarte las manos y decir 'en la industria creativa no se transforma nada, y quien crea que la cultura es un punto de referencia desde la televisión está pendejo'... Si lo puedes hacer mejor, ¿por qué no habrías de hacerlo?" Al final, todo está relacionado con la búsqueda que María tiene por ayudar a aumentar la representación étnica en México, y algo cuya meta final es, aunque ella tenga reticencia en pronunciarlo y aunque parezca una meta lejana, ayudar a cambiar idealmente la pigmentocracia que existe en México, que crea oportunidades desiguales para la gente según su color de piel.

En diciembre del año pasado, Yalitza Aparicio, la actriz principal de la cinta Roma, de Alfonso Cuarón, y la primera intérprete de origen indígena en ser nominada como Mejor Actriz Principal en los premios Óscar, protagonizó la portada de edición de enero 2019 de la revista Vogue en México. La tapa de esa publicación rápidamente se volvió viral, consiguiendo más de 310 millones de impresiones en redes, según el mismo medio. La actriz de origen mixteco y triqui posteriormente empezó a aparecer en las portadas de otros medios como Elle, y a inundar las cuentas de Instagram de varios diseñadores locales, como Kris Goyri, Lorena Saravia, Lydia Lavin, y Sandra Weil. La omnipresencia de Yalitza en los medios puede interpretarse de dos modos: como un punto de quiebre dentro de la representación étnica en los medios masivos y la industria de la moda en México, o como una instancia más en la que los medios explotan a la coyuntura y a las minorías para simplemente vender más ejemplares, como fue el polémico caso de la revista ¡Hola!, que vergonzosamente editó imágenes de Yalitza para aclararle la piel y modificar su cuerpo.

María Osado. Foto por Leonardo Garza.

"El mundo de la moda [puede parecer] como una realidad paralela", dice María Osado. "Y de pronto sí es muy aspiracional e inalcanzable". Sin embargo, para ella el chiste es "verlo también como una movida cultural y como una expresión propia de la que no te puedes desprender aunque quieras, porque todos nos vestimos, y en [dejar de pensar en] la moda como high fashion. La gente cree que no tiene que ver con la moda, pero todos forman parte de ese proceso. Y de pronto ese es un reto, ¿no? ¿Cómo le explico a la gente eso? ¿Cómo eso también se puede poner sobre la mesa y puede ser válido, y la gente puede hablar de eso, y puede estar en un feature en una revista?".

El hecho de que estudie arquitectura es la evidencia principal de que su impacto dentro del mundo de la moda fue simplemente accidental. "El 90% de mi vida no tiene que ver con la moda", afirma. "Mi día a día no es como que me despierto y abro mi revista Vogue, y luego abro mi closet, y decido si me pongo el Valentino o el Gucci. No güey, es lo último en lo que pienso. Yo no tenía nada que ver, nada con la moda, leía revistas y ya, entonces es muy loco pensar que puedes transformar algo de lo que no formabas parte. Y esa es la conversación de Güerxs, como espectador, protagonista y emisor, cambiando todo el tiempo".

Tagged:
Levis
racismo
modelos
modelaje
güerxs
maria osado
i shape my world