"Send nude": las cuentas de Instagram que crean arte a partir de fotos de desnudos

En Instagram ha surgido una subcultura de artistas que dibujan desnudos. ¿Pero están todos basados en los mismos valores?

por Kyle MacNeill
|
05 Mayo 2020, 12:26pm

Fotografía vía Instagram (L) @draws_nudes

and (R) y

@super_twunk

"Honestamente, he estado bastante cachonda y aburrida durante la cuarentena", dice Caroline Calloway.

Nacida en Virginia, Caroline apareció en el público en 2013, cuando abrió una cuenta de Instagram durante su tiempo en la Universidad de Cambridge. Sus publicaciones eran simples —aventuras de viajes bañados por el sol— pero no tardó en dar un giro a su amiga. Su amiga, Natalie Beach, escribió toda la historia en un extenso artículo en The Cut. Recientemente, Caroline ha respondido con un ensayo revelador.

Y ahí es donde entra el desnudo. La semana pasada, siempre provocadora, Caroline publicó una foto en topless de ella en Twitter como una "humilde disculpa" por no alcanzar el número de palabras prometido en su ensayo. Se volvió viral, y entró en el trending topic de Estados Unidos. El post todavía se encuentra en la parte superior de su feed.

El desnudo también llamó la atención de Katy, una artista aficionada que dirige la cuenta @draw_nudes en Instagram. La pista está en el nombre: Katy dibuja desnudos en un estilo que se encuentra en algún lugar entre la "naturaleza muerta" y "arte erótico", capturando la forma de sus sujetos con trazos suaves y lánguidos. Es por eso que a Caroline le gustó. Al estilo típico de Caroline Calloway, explica: "Como alguien con un título en historia del arte de un pequeño lugar llamado CAMBRIDGE (¿he mencionado que fui a Cambridge? Cambridge. Cambridge) estoy muy acostumbrada a pensar en el cuerpo femenino desnudo como arte".

Para Katy, Caroline hizo algo increíble: "Ella comunicó que una foto desnuda no es una moneda de cambio, como 'no puedes tocarme'. Sentí que tenía que dibujar esto". Y lo hizo. La imagen que creó fue arte vendible; Caroline lo compró y lo volvió a publicar. "No esperaba obtener nada de eso", dice Katy. "Realmente me sorprendió. ¡Miré mi teléfono y pensé Dios qué está pasando"

Katy no está sola. Más allá del enjambre de chicos ricos homogéneos, promociones de marcas de moda, blogs de comida y micro influencers, Instagram es el hogar de una animada escena de artistas cuya única práctica es dibujar desnudos online. Algunos de ellos trabajan para desexualizar el cuerpo, sus creaciones muestran que la desnudez y la sexualidad no son necesariamente una y la misma. Para otros, es una forma de arte erótico que pasa de puntillas ante los moderadores de Instagram, completamente desnudos.

Muchas de las piezas que crean se basan en historias tanto como en lápiz y papel. Katy, por ejemplo, fue víctima de la pornografía de venganza: un ex compartió fotos íntimas de ella en Internet sin su consentimiento. "Me tomó un tiempo superar eso", explica, "y el dibujo tuvo un papel importante, finalmente, con este proyecto conseguí recuperar mi propia imagen". La práctica de Katy comenzó con sus propios retratos: "Comenzó conmigo, publiqué online los dibujos y les di una nueva vida". Prueba un tema recurrente en la escena. La mayoría de los artistas comienzan con imágenes de sí mismos, no solo por conveniencia sino también como una forma de autocomprensión.

Jazz Moodie, que dirige Mude Threads con su novia Elle Upshall, tiene una historia similar. "Cuando estudiaba en el extranjero en Francia, tenía mucho tiempo libre y comencé a dibujar mis desnudos", recuerda Jazz. Su arte se convirtió menos en un proyecto personal y más en una declaración de intenciones. "Comencé a publicar mis bocetos en Instagram y a hacer bordados, para poder comenzar a coserlos en camisetas y suéteres", dice. "El primer día que caminé hacia la universidad vestida con un jersey bordado con uno de mis desnudos, fue una jodida declaración para todas las personas que me dijeron que lo estaba pidiendo o me dijeron que estaba sexualizada, solo porque tenía grandes tetas o porque yo miro de cierta manera".

Inspirados en sus propios cuerpos, muchos de estos artistas de desnudos de Insta expanden su red de modelos de vida dibujando a sus amigos. "La primera persona que dibujé fue una de mis amigas más antiguas", me dice Louisa Foley. Dibuja digitalmente desnudos presentados para su proyecto Are We Nearly Bare Yet. Tomandola práctica satisfactoria y platónica de enviar desnudos (para revisión y estímulo) a tus amigos, el proyecto celebra todas las formas y tamaños corporales. Es un ejercicio para celebrar la desnudez sin el miedo que trae la comunicación sexualizada; y dar a los que estigmatizan la desnudez femenina una lección en el proceso.

Y si bien puede parecer un nicho, es testimonio del poder de estas ilustraciones es que muchos artistas reciben cientos de peticiones de colaboración. "Comencé a dibujar a amigos, luego a colegas, y finalmente a extraños", dice Katy. Pero a medida que el negocio crece, las cosas se vuelven más extrañas. ¿Cómo es estar al tanto de las fotos privadas de un completo desconocido? "Me siento realmente privilegiada y espero que les haga justicia", dice Katy. "Es realmente agradable tener esa interacción con alguien a través de Internet. Mucha gente usa cuentas muertas, por lo que hay anonimato y un vínculo de confianza mutuo que creo que es muy, muy importante".

Mientras que algunos (comprensiblemente) desean mantener sus desnudos artísticos anónimos en Internet, Jazz es una artista que elige mostrar su rostro online. Al renunciar a la tentación de permanecer en el anonimato como artista, dice, Jazz puede fomentar un sentido de intimidad y confianza con aquellos que se acercan para encargar retratos. "Es súper privado", dice ella. "Incluso ahora, después de haber dibujado los desnudos de cientos de personas, no se me escapa que es un momento íntimo que están compartiendo con un extraño en Instagram. Puse una cara en mi cuenta para que la gente sepa que soy una persona real y de confianza".

Los espectadores pueden estar desconcertados sobre por qué alguien confiaría a un completo desconocido su desnudo. Pero también es, quizás inevitablemente, una necesidad también. Como dice Jazz, es un "sentimiento aterrador y difuso". Y el resultado, para muchas de las musas de los artistas, es una catarsis cruda. "Lo más emotivo es que las personas lo hacen por algún tipo de reivindicación", explica Katy. "Entonces, tal vez después de años de haberles dicho que odiaran sus cuerpos, finalmente se reconcilian con ellos. Quizás sea alguien que finalmente ha aceptado su aspecto, o alguien que ha estado luchando con un trastorno alimentario, es como una especie de victoria para ellos".

"Divulgar una foto sin otra razón que convertirse en una obra de arte, es algo completamente diferente", añade Jazz. "Nunca tienes la oportunidad de vernos de manera neutral y ser una musa. Poder ser reflejado en ti es muy refrescante". Ella también recibe mensajes de extrema gratitud: "Inicialmente, las personas entran en el proceso con mucho carga emocional y ansiedad por compartir las fotos, pero luego todos ellos se sorprenden con la reacción de la gente".

El proceso consiste en liberar tu cuerpo de su propia percepción sesgada; de cambiar esa inquieta observación en el espejo por una imagen fija. Un desnudo enviado a tu pareja o tu crush es clínicamente realista, propenso a la misma percepción de defectos. Sin embargo, de alguna manera, convertirlo en una obra de arte lo suaviza y saca razones para sentirse bien. "Es emocionante ser parte del arte", dice Caroline. "Ya sea que lo esté haciendo tú mismo o que estés inspirando la creatividad de otra persona".

Sin duda, para otros, sin embargo, hay algo más sexual en juego. Enxhi dirige @viceerotic fuera de su casa en Uzbekistán. Al igual que Katy, Jazz y Louise, comenzó a retratar a personas cercanas a él (su esposa Kerry) antes de pasar a las comisiones. Sin embargo, su arte es mucho más extremo: una mirada descarada a su página muestra bukkakes, esclavitud, mamadas o bondage. Es porno hardcore, y muy gráfico. "Creo que es genial", dice Kerry, mientras actúa como intérprete para su esposo. "Creo que tiene un talento en bruto, así que me encanta que sea una salida para él y que pase su tiempo haciéndolo. Supongo que parte de su trabajo es bastante vulgar. Pero no me importa, no es algo que coloque en las paredes de la casa, pero creo que es realmente genial".

Mickey Harmon, que dirige el proyecto queer @super_twunk, tampoco rehúye lo más explícito. Para su reciente proyecto Send Nudes, el artista reunió cuarenta y cinco piezas de arte desnudo de todo el mundo para mostrar en Buffalo Pride. "Recuerdo que hubo un Bi Sub en particular al que le encantaba presumir", dice Mickey. "Charlamos durante más de un mes, así que le enseñé qué ángulos se traducirían mejor para una ilustración. Después de enviar desnudos de un lado a otro a ángulos directos, terminé con una de las mejores piezas entre las 45". Pero, sin duda, es un trabajo divisivo. Mickey en realidad perdió su trabajo por la naturaleza de su obra de arte, pero no se arrepiente: "Me alegro de que mi jefe se haya ofendido por mi trabajo hace tanto tiempo, quién sabe, no estaría hablando contigo hoy si no lo hiciera".

Con este contenido sexual, existe un mayor riesgo de reacciones no deseadas. Enxhi se ha ganado la confianza en la comunidad por ser un artista legítimo pero, como señala Kerry, "algunos fingen ser artistas para obtener fotos de personas". Incluso los relatos desexualizados de otros artistas han tenido problemas de esta índole. Un tipo le pidió a Katy que acentuara los senos de su novia, otros han recibido solicitudes que saben que son de tipos que se están aprovechando sexualmente de ello. Sin embargo, no se trata solo de hombres. "Había chicas enviándome mensajes diciéndome que qué harías si me enviara una foto y mi polla se pusiera dura", se ríe Katy. "Y yo tenía que decir 'oh, lo siento, en realidad soy una mujer', y decían 'oh, eso es vergonzoso, todavía puedes dibujarme, ¿verdad?'"

Es este acercamiento hacia lo sexual, esta asociación con la desnudez y la pornografía, lo que significa que muchas de estas cuentas artísticas están prohibidas por la plataforma en la que confían para trabajar. "Instagram odia los penes", dice Katy. "Siempre se eliminan de inmediato". Tanto Katy como Jazz han tenido sus cuentas desactivadas, pero volcadas después de luchar por sus buenas filosofías. Mickey tuvo que abrir una cuenta nueva de cero.

De alguna manera, esta grupo de artistas parecen muy diferentes entre sí; unos son excitantes, los otros se vuelven valientemente contra aquellos que sexualizan toda la desnudez. Pero independientemente de las diferencias en la práctica, el estilo y la intención, hay algo que los une. Como dice Mickey: "Ya sea que las personas se quiten las ganas de enviarse desnudos unos a otros o si simplemente quieren celebrar sus cuerpos a través del arte, creo que mostramos una situación que puede ser increíblemente íntima y valiente".

Cuando le preguntamos si hay un vínculo entre su trabajo y cuentas más extremas como la de Mickey, Jazz hace una pausa para pensar. "Por el lado erótico, es lo opuesto a la misión del trabajo que hago. Pero no creo que eso afecte a m arte", dice eventualmente. "Hay demasiados estigmas asociados con el cuerpo humano desnudo. Así que creo que diferentes tipos de arte desnudo pueden sentarse uno al lado del otro y complementarse. Hay un valor en la diferencia. Quiero decir, todo va sobre los desnudos, ¿no?"

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Art
Instagram
nudes
arte
desnudos
caroline calloway