Fotografía de Julie Poly.

Las fotos kitsch de Julie Poly capturan la vida a bordo de los ferrocarriles ucranianos

En 'Ukrzaliznytsia', el conductor del tren convertido en fotógrafo recrea las elaboradas historias que ha escuchado y visto en los ferrocarriles de Ucrania.

por Emma Russell
|
21 Mayo 2020, 11:48am

Fotografía de Julie Poly.

Hay un olor característico que saluda a los viajeros en los Ferrocarriles de Ucrania en verano: una mezcla potente de pollo asado, huevos rotos y condimentos caseros preparados para el viaje. Todo este imaginario kitsch está retratado en el nuevo fotolibro de Julie Poly, Ukrzaliznytsia. Es un estudio hiperbólico de los coloridos personajes y escenas que ella encontró mientras se entrenaba para ser directora en los ferrocarriles ucranianos. "Cuando los ucranianos ven esas imágenes, todos se ríen", dice. “Todos pueden reconocerse a sí mismos. Cuando solía viajar para mis vacaciones de verano, mi madre siempre hacía estas cosas para mí".

Combinando documentales y fotografías escenificadas que son "más grotescas" que la realidad, Poly espera recrear los viajes en tren de Ucrania tal como los recuerda. "A veces la realidad no es tan brillante", explica la fotógrafa autodidacta. "Es la vida. Decidí mostrarlo a mi manera, a los ojos de un conductor. Tomé algunos personajes de mis recuerdos, de lo que vi antes y los interpreté de una manera más brillante y colorida ”.

Lo que resulta es una serie teatral y llamativa que cuenta las historias de seductores masculinos y femeninos; fiestas de bodas y jóvenes amantes con flores en el pelo. Hay fotos de amigos vestidos de pies a cabeza con estampado de leopardo, y una mujer de mediana edad con una penetrante sombra de ojos azules descansando en una cabina con botas rojas de charol. También podemos ver a adolescentes haciéndose selfies y a una stripper con lentejuelas haciendo un baile entre un grupo de soldados ucranianos. "Hay un poco de auto ironía", se ríe.

Ukrzaliznytsia-by-julie-poly

Nacida como Yulia Polyashchenko en la ciudad industrial de Stakhanov en el este de Ucrania (donde todavía vive su madre, pero ya no puede regresar fácilmente debido a la situación política con Rusia), Poly salió de su casa a los 16 años para ser conductora del Ukrainian State University of Transport. En Ucrania, alrededor del 80% de los trabajadores ferroviarios son mujeres, y sus padres aprobaron un trabajo estable y bueno. Convertirse en artista, como había querido, estaba fuera de cualquier opción posible.

Durante sus estudios, Poly comenzó a asistir a un club de fotografía en Jarkov, que reunió a amantes de la fotografía de cinco a 70 años. También era amiga de muchos estudiantes de la Academia Estatal de Diseño y Artes de Kharkiv, y se unió a ellos para las clases de dibujo y pintura durante un año. En 2014, se mudó a Kiev, donde comenzó a perseguir su sueño de dedicarse a la fotografía en serio, y se hizo un nombre como cronista de la cultura juvenil ucraniana. En 2016, filmó una película para Vogue sobre club kids, y más recientemente un proyecto con el editor Ben Ditto, que más tarde dirigiría Ukrzaliznytsia.

Pero a Poly le tomó una década, desde que se subió a un tren como conductora en prácticas, hasta que decidió embarcarse en esta serie. “Me di cuenta de que solo estaba interesada en hablar de lo que realmente sé... Pensé mucho en esta experiencia, y el proyecto maduró por un tiempo, pero finalmente decidí contarle al mundo mi historia. Fui a Stakhanov, encontré mi viejo uniforme de la compañía de trenes y me di cuenta de que ahora es el mejor momento para hacerlo”.

Ukrzaliznytsia-by-julie-poly

En el libro hay fotos de Poly vestida como con su viejo uniforme y demostrando cómo doblar una toalla perfectamente, revisar los pasaportes, hacer señas al conductor del tren y servir el té. Ella explica que a cada conductor se le asigna un carruaje, que intentan hacer lo más cómodo posible, aportando una pieza de su personalidad a la decoración agregando flores, baratijas y parafernalia religiosa. "Los vagones son únicos e inimitables en su interior", dice Poly. Muchos de los patrones son exclusivos del ferrocarril ucraniano: "¿En qué otro lugar de Europa encuentra suelos cubiertos de linóleo con alfombra roja en un tren?"

La atmósfera a bordo también cambia según la dirección del tren. Viajando al centro de Ucrania, todo es negocios con trabajadores que se cambian de ropa para reuniones durante el camino. El oeste es agrícola, por lo que la gente sube a bordo llevando animales vivos vestidos con el tradicional vyshyvanka, mientras que el sur, por supuesto, la gente va de vacaciones. "La gente viste pantalones cortos muy ajustados, leggings de neón, verde, rosa, todos van al sur hacia el mar para que puedas sentirlo en el aire", dice Poly. "Compran mucha cerveza, muchas bebidas, es un ambiente totalmente diferente. Depende de cuál sea el destino final".

En los vagones de bajo costo del tren en verano, donde las camas y los bancos están abarrotados, y hay particiones abiertas, viajar puede convertirse en una experiencia muy íntima. La gente se quita la ropa por el calor, incluso las ancianas se quedan en sostén y pantalones cortos, todos permanecen juntos sentados durante horas, invadiendo el espacio personal de los demás.

Ukrzaliznytsia-by-julie-poly

"El tren parece una simple construcción de hierro, pero está lleno de vida por dentro", dice Poly. En el Ferrocarril Transiberiano entre Jarkov y Vladistok, por ejemplo, los comerciantes compran grandes cantidades de vodka y caviar caro para vender en sus aldeas. En esta ruta, hay "muchos tipos malos" y estafadores. Inspirada por una historia que le contó uno de los trabajadores más veteranos sobre una mujer que sedujo a los hombres usando clofelin para drogarlos y robarles, Poly reinterpretó la escena en una serie de fotografías. Ella nombra a la mujer ficticia Katia y la viste con botas negras de charol hasta el muslo, capturándola haciendo acrobacias en una mesa entre un grupo de soldados.

Si bien estas historias son una gran parte de Ukrzaliznytsia, lo que nos llama más la atención como amantes de la moda son los extravagantes looks, como elegantes trajes de discoteca inspirados en los 90 y vestidos de novia de satén exagerados. Una mujer ucraniana se para en un carruaje, junto con su novio de Mongolia, un tópico clásico en un país donde las chicas a menudo se casan con extranjeros, dice.

Poly espera que los ucranianos puedan ver la ironía en sus fotografías y reírse de ellas. “En algunas imágenes me reconozco: llevo estampado de leopardo, a veces me maquillo los ojos con tonos azules, puedo comer pollo en un tren. La mayoría de los personajes del libro fueron inspirados por pasajeros reales". Pero para los extranjeros sabe que las imágenes pueden ser impactantes y surrealistas, pero solo aspira a compartir un poco de la historia y cultura únicas de Ucrania en el mundo.

Ukrzaliznytsia-by-julie-poly
Ukrzaliznytsia-by-julie-poly
Ukrzaliznytsia-by-julie-poly
Ukrzaliznytsia-by-julie-poly
Ukrzaliznytsia-by-julie-poly

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
trains
ukraine
russia
tren
Ucrania
photo book
julie poly
Ukrzaliznytsia
ukraine railways