'Splendor' (1999) vía Alamy 

Así es vivir en una relación poliamorosa durante el confinamiento

El amor en el momento del coronavirus ya es lo suficientemente intenso para dos. Agregar una tercera o cuarta pareja romántica a la ecuación de cuarentena solo hace la vida más complicada.

por Abby Moss
|
29 Abril 2020, 9:58am

'Splendor' (1999) vía Alamy 

La cuarentena ejerce mucha presión sobre las personas en las relaciones. Para las parejas a largo plazo, quedar atrapadas bajo el mismo techo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, es inevitablemente causa de roces y broncas. Y aunque la gente podría haber empezado la cuarentena esperando sexo todo el día, muchos terminaron con discusiones sobre a quién le toca ir a la cola en el supermercado. Las tasas de divorcio subieron por las nubes tras el confinamiento de China, y no hay razón para esperar que las cosas sean diferentes en el España. Para las personas que están viviendo los primeros días de una relación, es aún más difícil. Hay un límite de sexo por teléfono aceptable antes de que las cosas empiecen a quedar un poco obsoletas.

Para las personas en relaciones poliamorosas, estas complicaciones se multiplican y la cuarentena ha forzado algunas decisiones difíciles. Algunas personas poliamorosas se han visto obligadas a elegir a una pareja sobre otras, mientras que otras han optado por la cuarentena juntas. Las relaciones poliamorosas no son exactamente convencionales, y es más probable que las personas poliamorosas rechacen las etiquetas tradicionales de su sexualidad. Sin embargo, la tendencia de explorar el sexo y las relaciones fuera de la monogamia está en aumento. Según los informes, el cinco por ciento de las personas en las relaciones informan que practican algún tipo de aplicación consensual de no-monogamia y la app de citas Feeld —conocida como el Tinder de los tríos— está prosperando.

Billy Procida es el host de The Manwhore Podcast y ha estado en su actual relación poliamorosa durante 10 meses. Billy vive en Brooklyn, pero actualmente está en cuarentena en Jersey City con su novia Megan y el compañero de Megan, Kyle. "Pensé que si iba a estar atrapado en algún lugar, preferiría estar atrapado con alguien que amo", me dice Billy por teléfono. Su cuarentena comenzó a modo de prueba cuando Billy estaba en la zona después de un concierto, antes de que se anunciara un cierre total. Billy explica que primero querían probar las aguas y asegurarse de que el acuerdo funcionara para todos. La mayor cantidad de tiempo que él y Megan habían pasado juntos antes del encierro fue en un viaje por carretera de cinco días. Afortunadamente, se dieron cuenta de que la combinación iba a funcionar, y ahora llevan más de un mes en cuarentena.

"La gente piensa que es un festival de sexo las 24 horas, pero, no sé, una pandemia global mal gestionada por los líderes mundiales más poderosos... La verdad es que eso no me pone muy cachondo".

A diferencia de algunas parejas poliamorosas, Billy, Megan y Kyle no están en una relación juntos, sino más bien en una especie de "V", en otras palabras, Billy y Kyle no están en una relación el uno con el otro. Quería saber si esto causó algún problema entre ellos. "En absoluto", dice Billy al instante. "El único problema que ha tenido conmigo es porque soy un poco desordenado. Me dice cosas como: 'Billy, ¿puedes abrir una ventana si vas a fumar hierba aquí?'. "La dinámica no es tan diferente de vivir en un piso compartido".

Billy no siente que su experiencia de cuarentena sea tan diferente de la de las parejas monógamas. "Quiero decir, estamos los sentados con nuestros pantalones de chándal viendo Netflix", explica. "La gente piensa que es un festival de sexo las 24 horas, pero, no sé, una pandemia global que los líderes mundiales más poderosos no saben manejar... La verdad es que es algo que no me pone muy cachondo". Sin embargo, la cuarentena lo ayudó a pensar nuevas formas de mostrar afecto y expresar sus sentimientos. "Soy bastante romántico", dice. "He tenido que pensar en nuevas formas de ser romántico, que en cuarentena podría ser algo pequeño como prepararle una taza de té matcha para cuando se despierte. O tal vez un acto de amor podría ser simplemente darle a Megan algo de tiempo y espacio para estar sola".

Claire (no es su nombre real) ha estado casada durante tres años. Cuando se anunció el cierre total, Claire, su esposo y su novia de seis meses decidieron no pasar la cuarentena juntos. "Lo hablamos, pero todos decidimos que era demasiado pronto para hacerlo, que presionaría demasiado la relación", explicó. "Pero ahora que hemos estado separados durante algunas semanas nos ha hecho darnos cuenta de lo mucho que todos significamos el uno para el otro. Todos nos echamos mucho de menos y ha sido difícil". Han estado poniéndose al día regularmente por FaceTime y teniendo noches virtuales de citas, pero Claire está preocupada por el futuro de la relación. "Nuestra relación no es diferente, todavía sentimos eso que se siente al principio, todavía estamos entusiasmados el uno con el otro, y tratar de mantener esa chispa mientras estamos físicamente separados es difícil".

Para Daniel Saynt, fundador del club de sexo NSFW de Nueva York, la cuarentena lo ha dejado a él y a sus relaciones en un limbo. Daniel estaba de vacaciones con uno de sus compañeros cuando se anunció el cierre total y la pareja ahora está atrapada en St Maarten. "Siento que estoy en una especie de limbo", explica Daniel por correo electrónico. "Como si estuviera en el purgatorio del poliamor. Estoy muy feliz de estar con uno de mis compañeros, pero extraño mucho a los otros y espero poder verlos nuevamente antes de que se enfríe la conexión". Estar con un solo compañero durante un período prolongado no es algo a lo que Daniel esté acostumbrado. Quería saber qué le había enseñado la cuarentena sobre las relaciones, la conexión y la intimidad. "Estar obligado a ser "monogamish" ha sido una lección para mí", dice. "Sé que soy capaz de estar con una persona, pero no es lo que quiero. Y no conseguir lo que quiero me ha enseñado mucho sobre la paciencia, la aceptación y sobre cómo amo. Todavía hay lujuria y pasión con la pareja que está conmigo, pero es una relación basada en restricciones fuera de nuestro control. ¿Todavía nos sentiremos así una vez que el mundo esté disponible para nosotros?

En las próximas semanas y meses, el mundo comenzará a volver a la normalidad. Una vez que las citas de Tinder y las reuniones de Feeld se conviertan en una posibilidad, ¿cuántas relaciones (monógamas o poli) sobrevivirán? "Seguimos bromeando con que si podemos sobrevivir a esto, podemos con todo", dice Claire. "Seremos la tríada más imperturbable. Pero, por ahora, solo vivimos al día, al igual que el resto del mundo".

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
relationships
Think Pieces
Relaciones
polyamory
poliamor
cuarentena