las 'glamazons' de pepa salazar irrumpen en un mercado de barrio

La diseñadora presentó su colección primavera/verano'18 en el Mercado de Antón Martín.

por Raquel Zas; fotografías de Enric Roig
|
sep. 18 2017, 9:14am

¿Te imaginas un desfile donde las modelos comparten espacio con carniceros y fruteros y donde el pasillo de un mercado se convierte en pasarela? Eso es lo que nos tenía preparado el pasado sábado Pepa Salazar, que volvió a demostrar que ella marca la diferencia, celebrando la presentación de su colección primavera/verano'18 en el Mercado Antón Martín.

Nos sentamos en nuestro asiento, donde nos estaba esperando el dossier de la colección envasado al vacío, al igual que los chorizos y los embutidos que colgaban a nuestro alrededor. En él se podía ver las piezas de un puzzle de seis metros donde el final de una pieza es el principio de la otra, y donde juntas formaban un grafiti que rezaba 'Salazar'. "Esto guarda la intención de seguir el ciclo del aprovechamiento, no solo en la estética y el concepto, si no también en la técnica de patronaje. También hemos hecho con ropa sobrante que nos ha cedido Nike, las hemos deconstruido para formar otras nuevas", nos explica Pepa.

Cuando las modelos iban saliendo tras una gran pared formada de cajas de fruta, comprendimos que la intención de la joven diseñadora es mucho más compleja y trascendente. Ante nuestros ojos se presentó una colección llena de texturas, reinvención, asimetría y materiales de todo tipo. Seda, glitter, vinilo, plumas, transparencias y modelos convertidas en aliens cubiertas de purpurina de pies a cabeza. "Mi intención es convertir en objeto de deseo lo que los demás ven como desperdicios", afirma la diseñadora.

La elección de esa localización tan singular no es arbitraria, sino que refuerza la idea de optimizar, aprovechar los recursos, una cuestión que se puede aplicar también al sector alimentario. ¿Y qué mejor que un tradicional mercado de abastos para concienciar sobre la idea de que lo viejo también es bueno? Pepa Salazar lo tiene claro: "Creo que hay que aprender a consumir, y hay que hacerlo de una manera inteligente. Yo soy de la opinión de que es mejor comprar menos, pero mejor".