cómo no disculparse cuando te acusan de agresión sexual

Consejo de profesional: en primer lugar, no agredas sexualmente a nadie.

por Georgie Wright; traducido por Eva Cañada
|
dic. 22 2017, 11:19am

Este artículo fue publicado originalmente por i-D UK.

[Hombres disculpándose.

Estimada Sue Ellen

Siento haberte disgustado. No era mi intención. En realidad solo era una broma. Pensaba que sabías aceptar una broma. Pero supongo que me equivocaba.

A mí también me han tomado el pelo alguna vez por llevar gafas, pero nunca sentí que tuviera que contárselo a los profesores y meter en problemas a otra persona. ¿No te parece que tu reacción es exagerada?

No entiendo por qué estás tan disgustada por algo tan insignificante. Pensaba que éramos amigos.

De hecho,

Que te jodan... ¿Por qué me estoy disculpando siquiera?]

“Aunque no recuerdo que los acontecimientos de la fiesta de los Globos de Oro de 2009 sucedieran exactamente así, me siento tremendamente culpable ahora que ha salido a la luz pública lo que hice", tuitea un Hombre Muy Famoso desde una tumbona junto a la piscina de su mansión de Beverly Hills. Tras hacer una breve pausa para sacar una semilla de sésamo de entre sus perladas fundas dentales, continúa dando toquecitos en su Samsung Galaxy con el dedo índice: “Yo pensé que cualquier mujer habría estado encantada de ver un pene diminuto asomar por debajo de mi viscosa barriga de mediana edad como la cabeza de una vetusta tortuga albina momentos antes de morir, pero por supuesto ahora me doy cuenta de que mi comportamiento estuvo mal. En conclusión, voy a dedicar mi vida entera a encontrar al auténtico acosador de la fiesta de los Globos de Oro".

Sorprendentemente, lo de arriba no es una de las absolutamente patéticas "disculpas" de uno de los apestosos hombres ricos y famosos que han sido acusados recientemente de acoso sexual. Es obra de la escritora Dana Schwartz, procedente de su divertido Generador de Disculpas de Pervertidos Famosos. Este sitio web hace precisamente eso, generar disculpas que podrían haber sido extraídas directamente de los comunicados de prensa que los pervertidos famosos han lanzado al ciberespacio después de ser acusados de agresión sexual, preparados para ser aniquilados en Twitter.

"Yo pensé que cualquier mujer habría estado encantada de ver un pene diminuto asomar por debajo de mi viscosa barriga de mediana edad como la cabeza de una vetusta tortuga albina momentos antes de morir, pero por supuesto ahora me doy cuenta de que mi comportamiento estuvo mal".

La triste genialidad de este generador es que pone de manifiesto que estas falsas disculpas son como una fórmula. Tomamos un poquito de falta de memoria ("aunque no puedo recordar este incidente en particular"), lo mezclamos con una pizca de responsabilidad desviada ("siento que te sientas herida"), lo horneamos todo con una buena dosis de "amor" hacia las mujeres chapado a la antigua ("algunos de mis mejores hijos son de sexo femenino") y le ponemos una guinda de información absolutamente irrelevante ("por cierto, ¡en realidad soy gay!"). Et voilà! Obtenemos la antítesis de cómo debería sonar una disculpa auténtica.

[Siento mucho respeto y admiración por Anthony Rapp como actor. Me siento más que horrorizado al escuchar su historia. Sinceramente, no recuerdo aquel encuentro, que se habría producido hace más de 30 años. Pero si me comporté entonces como él describe, le debo mis más sinceras disculpas por lo que habría sido un comportamiento alcoholizado profundamente inapropiado y siento mucha pena por los sentimientos con los que describe haber cargado todos estos años.

Esta historia me ha animado a plantearme otras cosas de mi vida. Sé que están circulando historias sobre mí y que algunas de ellas han sido alimentadas por el hecho de que he sido extremadamente protector de mi intimidad. Como saben mis personas más cercanas, en mi vida he tenido relaciones tanto con hombres como con mujeres. He amado y he tenido encuentros románticos con hombres durante toda mi vida y ahora elijo vivir como hombre gay. Quiero lidiar con esto de forma sincera y abierta y eso empieza por examinar mi propio comportamiento.

- Kevin Spacey]

Entonces, ¿cómo debería sonar una disculpa auténtica? “Ojalá fuera tan fácil, pero creo que la cuestión acerca de una disculpa sincera es que no tiene plantilla", explica Dana. “El principal consejo es disculparse, no sé, hace cinco años o cuando sea que sucediera esto y no solo porque te han pillado. Estas disculpas no son sinceras porque se producen justo ahora, cuando existe finalmente la posibilidad de que haya consecuencias para sus acciones". Pero si eres un humano asqueroso que se ve acusado de acoso sexual en cualquier situación, seas una celebridad o no, "muéstrate arrepentido, asume tu responsabilidad y no inventes excusas".

“El principal consejo es disculparse, no sé, hace cinco años o cuando sea que sucediera esto y no solo porque te han pillado".

No es la primera vez que Dana escribe prosa en nombre de hombres insufribles que se sienten superiores. Es conocida por su popular cuenta de Twitter @GuyInYourMFA (El tío de tu Máster de Bellas Artes), en la que vierte el tipo de opiniones autocomplacientes que, como sugiere su título, podría escribir perfectamente el tío que comparte aula contigo en tu Máster de Bellas Artes:

[El capitalismo es una enfermedad. Y la única cura que existe es que una importante editorial me contrate para escribir un libro y que se venda en Urban Outfitters]

Y aunque ―igual que el generador de disculpas― están teñidos con un toque de exageración dramática, los tuits están profundamente enraizados en la realidad, empleando cierta licencia creativa para cristalizar la mentalidad subyacente que fomenta este tipo de comentarios que dan auténtica vergüenza ajena. Tomemos por ejemplo los tuits de @GuyInYourMFA sobre el relato breve que se ha hecho viral, Cat Person, un relato con el que mucha gente puede sentirse fácilmente identificada:

[¿Por qué nadie ha escrito Cat Person desde la perspectiva de Robert? En fin, tendré que encargarme yo de hacerlo, una vez más]

Y después lee este "relato" desde la perspectiva de Robert que literalmente no interesa a nadie. O mejor no lo leas, es una mierda.

Sobre los paralelismos entre @GuyInYourMFA y el generador de disculpas, Dana explica: “Algunos hombres piensan que tienen determinado derecho inherente, la creencia fundamental de que su visión del mundo es la más importante y que su línea argumental es vital para el guion del mundo". Pero aunque ambos provocan el reflejo de la náusea, equiparar su capacidad de ofender es muy simplista. “La diferencia entre estos hombres y el personaje de @GuyInYourMFA es que él es simple y llanamente insoportable. Todos tenemos un poquito de esa pretenciosidad en nosotros", afirma Dana. "Pero esos otros hombres son criminales. Hacen daño a la gente". Haciéndose eco del impulso instintivo que hace que nuestros feeds de Twitter se llenen de kilómetros y kilómetros de memes sarcásticos y ocurrencias, Dana concluye: "A veces me enfado tanto que no sé bien hacia dónde dirigir mi frustración, así que hago chistes".
Lo mismo me pasa a mí.