¡que trabaje rita! los travestis conquistan españa

¡Que Trabaje Rita! germinó como una inocente reunión de amigos, una pequeña sesión en Madrid que recuperaba el concepto del tea dance de los domingos por la tarde. Tan solo un par de años después la fiesta se hace en Barcelona, Valencia y muy pronto en...

|
12 Noviembre 2014, 9:20am

Ocurre de tanto en tanto. Especialmente en épocas grises. De pronto, en un pequeño bar, en el antro más inesperado, vuelve la luz y el brillo del espectáculo para iluminar el mundo. Renace la cultura de club, la gente vuelve a colgarse las lentejuelas de la despreocupación, se sacan las viejas pelucas del cajón, se corre la voz y la bola de nieve de la jarana va haciéndose cada vez más grande hasta que estalla en fenómeno social.

¡Que Trabaje Rita! es… Rita (para los amigos) es "olvidarse de la mierda que se lee en los periódicos", así de prístino lo explica Porca Madonna (porca yo lo valgo), transgresora agitadora nocturna que una noche es una señora loca, otra una mujer de hojalata, árbol de Navidad, siamesa, galerista de arte, Ronald McDonald, anciana inválida… Según Amapola López, la fiesta es "un festival de variedades"; es "como asistir a un musical en el que público es el protagonista. O como vivir en directo programas ya perdidos como Noche de fiesta o las míticas galas de fin de año", interrumpe La Panto Mima Cantora, de increíble parecido con la famosa tonadillera. Grandes divas de la España más añeja como Massiel o Karina, al lado de Dana International, Tatagolosa, djs de house y travestis adolescentes. Una fiesta donde el guión lo escribe el azar y la espontaneidad de los asistentes.


Comienza el espectáculo

"Los que vienen a la fiesta esperan ansiosos a ver qué haremos esa noche, que locura ofreceremos", nos cuenta Lara Sajen, exuberante belleza latina, corista de Fangoria, portada de Interviú y 50% de Leopardo No Viaja junto con Topacio Fresh. Con ¡Que Trabaje Rita! vuelve el show, la libertad artística sobre un escenario, lo imprevisible y el "focos pa mi persona", pero para el ya legendario Sansano Nasnas, nuestro Leigh Bowery español -Michael Alig patrio-, "¡Que Trabaje Rita! hace que la noche sea un lugar donde la gente puede expresarse de una manera artística. Muchos lo vivimos como una válvula de escape y de desarrollo personal".

El travesti es el nuevo club kid

Para Lara, ser travesti es "ser lo que quieres ser cuando sueñas… Construirte; es algo que manejas tú y que armas tú a tú semejanza: eres creador y modelo, con la última palabra sobre la obra". Para Sansano, en cambio, ser travesti supone "un lienzo donde pinto a todos y cada uno de los personajes que quiero ser". Hornella, que lo mismo una noche es una Miss Venezolana que otra se maquilla como un cuadro de Pollock, opina que travestirse es una forma "de hacerle llegar al joven vergonzoso adolescente el mensaje de que puede hacer con su vida lo que quiera". Pero Mateo Franjo, creador de la exitosa fiesta, va más allá: "Las travestis son el futuro de este país". Surrealismo español "Cuando colocas a un artista que pertenece al pasado en el plano del presente, cualquier cosa puede ocurrir", nos cuenta Ariel, la Sirenita de la fiesta, realizadora además de princesa Disney underground, encargada de inmortalizar la fiesta con sus vídeos, así como de llevar al público a esa infancia perdida.

Supremme de Luxe, maestra de ceremonias de la fiesta y punto de cordura ante semejante vorágine, recuerda la actuación de María Jesús y su acordeón… "Nos pidió a todas las vedettes de Rita que la acompañásemos en el escenario. La gente enloqueció con ella y era bis tras bis. Creo que ninguna de nosotras habíamos sudado tanto en un escenario: acabamos todas con el maquillaje destruído. Y ver a todo el público bailando los Pajaritos como si no hubiese un mañana fue apoteósico". Amapola suscribe lo dicho comentando que "el público reaccionó ante María Jesús y su acordeón como si estuviesen en un concierto de Madonna".

Sansano comenta noches memorables, de las que habrá muchas más por venir: "Una noche se me ocurrió vestir a doce amigos con los hits más fuertes de estilismo que yo mismo había llevado en diferentes fiestas; iban vestidos de mí. Fuimos a casa de Angie Bankhead a su estudio fotográfico Yesh!, y allí Dominik Valvo, fotógrafo de la fiesta, hizo una sesión que después apareció online en la revista Buffalozine a modo de pegatinas que tú mismo te podías hacer en casa. Después vino un Hammer rosa a recogernos al estudio de Angie, llegamos al Charada y nada mas entrar empezamos con el show, en el que yo cante a capella Bachelorette de Bjork y empezó el desfile a modo de los Fashion rocks, donde Bjork cantaba y desfilaban modelos vestidos de McQueen, en este caso mis amigos desfilaban vestidas de mí. Lo recuerdo como un sueño…"

Otra de las noches más rutilantes de ¡Que Trabaje Rita! fue aquella en la que las Azúcar Moreno fueron las estrellas invitadas. Porca Madonna iba vestida esa noche de Porca McDonalds "y les enseñé a las Azúcar Moreno un texto que llevo tatuado en la pierna sobre una canción que ellas cantan con Los Chunguitos -Me quedo contigo-: se quedaron flipadas y les enseñaron el tatuaje a toda la familia gitana, que era divina". Mateo corrobora que esa noche el camerino fue un tablao flamenco: "La fiesta terminó con Toñi y Encarna con todas nuestras vedettes, las Alazán, Mario Vaquerizo, Luis Rollán, Kiko Rivera y los Supersingles de ¡Qué tiempo tan Feliz! Fue algo épico".

Por no mencionar el crucero ¡Que Trabaje Rita! de la pasada primavera, con parada en Mónaco. "Si pasar 24 horas con Sansano Nasnas puede ser una aventura, imagínate una semana con él en un barco en alta mar… Vivimos un eterno viaje de fin de curso donde hubo desde pelucas chamuscadas antes de salir a escena hasta caídas míticas de las que casi no se cuentan", nos cuenta Hornella.

Recomendados


Texto Popy Blasco
Fotografía César Segarra