las nuevas caras del cine español

El cine español vive unos de sus mejores momentos a nivel creativo. ¿El motivo? Los jóvenes están compensando la falta de medios y financiación con grandes ideas y, por eso, en i-D hemos seleccionado cinco películas clave para entender el estado de la...

por i-D Staff
|
26 Junio 2015, 10:25am

Fotograma Magical Girl

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Hace 4 ó 5 años decías "cine español" y lo primero que te venía a la cabeza era "peñazo sobre la Guerra Civil", "peñazo existencialista con rollo social" o "comedia de Santiago Segura". Las cosas, sin embargo, han cambiado. Con la crisis económica y los continuos debates sobre el estadio de la nación cinéfila española, muchos creadores han tenido que devanarse los sesos para sacar adelante sus proyectos y no permitir que mueran en el fondo de un cajón por falta de financiación o a la espera de que cambie la dirección del viento y se ponga a favor.

También ha coincidido la aparición de una nueva generación de cineastas que compensan la falta de medios con altísimos niveles de creatividad y cultura cinéfila. Son herederos inmediatos de otros más curtidos -Isaki Lacuesta, Albert Serra, Luis Miñarro, Jaime Rosales...- que, como ellos, se mueven cómodamente en los márgenes, pero exigen su visibilidad.

Tal es la importancia de esta nueva generación que, hasta en festivales especializados como el Festival de Cine D'Autor de Barcelona (conocido ya por su buen hacer como radar de nuevas tendencias cinematográficas), se les ha dedicado ciclos enteros. Muchos son los nombres que podríamos destacar, pero, de momento, hemos seleccionado cinco propuestas diferentes que sirven para trazar un esbozo del mapa del nuevo cine español.

Retratista generacional
El futuro de Luís López Carrasco

El Madrid de 1982 fue una ciudad vibrante y parecía que todo aún estaba por descubrir. Madrid era tan guay que hasta vino Andy Warhol para ver qué se cocía. Ese Madrid en ebullición es el que retrata Luis López Carrasco en El futuro, su primera película al margen del colectivo Los Hijos.  

Lo hace imitando la técnica del 'falso documental' (ese género cinematográfico en el que es el personaje el que graba en primera persona) para situarnos en una de esas muchas fiestas que debieron tener lugar -muy alejada a la típica fiesta casposa de Cuéntame- en las que solo existía el presente, pero el ambiente olía a futuro y a "cuba libre". Estuvo en la Sección oficial de Locarno, en el Festival de Cine Europeo de Sevilla y se llevó el Premio de la Crítica del D'A hace dos años. Con ella, López Carrasco se confirmó como uno de los retratistas visuales más originales y certeros de su generación.

Vanguardistas de última generación
Pas à Genève de Lacasinegra

Lacasinegra se definen a sí mismos como "un colectivo dedicado a la creación, gestión, investigación, reflexión y producción cultural". Su punto de partida es el cine, pero en su ínterin hay desde directores de publicidad hasta teóricos y educadores. Sus muchas ramas les permiten llegar a donde otros, por simple cuestión de limitaciones personales o profesionales, no se atreven.

Y esas ramas se asientan en un tronco fuerte muy arraigado en la vanguardia audiovisual. Trabajan el 'falso documental', pero no imitándolo, sino llevándolo al terreno que desean, dando lugar así a material totalmente nuevo que puede estar o no en las antípodas del original. Su puesta de largo en formato cine fue Pas à Genève: una docu-performance-película política que ha causado furor allí por donde ha pasado y que, por su punto de partida (un viaje del colectivo a Ginebra en plena eclosión del 15M) y el momento actual que vivimos, tiene más vigencia que nunca.

Escapismo y naturaleza
Árboles de Los Hijos

Se autodenominan 'Los Hijos' porque se consideran "hijos del documental observacional que contempla las regiones rurales de manera bucólica, inocente, idealizada". Ellos son tres, Javier Fernández Vázquez, Luis López Carrasco y Natalia Marín Sancho y el objetivo de su cámara se aleja de las urbes para enfocar la naturaleza y abogar por una vuelta a lo genuino y lo rural. Se podría decir que forman parte de esa corriente que se ha dado a llamar "neoruralismo", con la que se busca huir de la ciudad y una conexión con las raíces. 

Unos se adhieren a esta corriente alquilando un huerto a las afueras, y otros, como Los Hijos, construyen relatos audiovisuales. En su tercera película, Árboles, el foco lo ponían en el pasado colonial y la crisis actual construyéndola a partir de calmados diálogos que ayudan a conseguir un ritmo pausado y sosegante.

Jóvenes (pero preparadas)
Les amigues de l'Àgata de Laia Alabart, Alba Cros, Laura Rius y Marta Verheyen

Estas cuatro chicas acaban de salir de la UPF y, como trabajo de final de carrera, han filmado su primera película. Una película-proyecto que estuvo supervisada por Isaki Lacuesta, León Siminiani y Gonzalo de Lucas, pero que ellas parieron de forma coral y bien avenida y con la que querían retratar su día a día, sus aventuras y desventuras vacacionales y, de paso, dar alguna que otra pincelada generacional sin demasiadas pretensiones. 

Con su sencillez y su gusto por lo cotidiano, Les amigues de l'Àgata fue la gran triunfadora de la última edición del Festival de Cinema d'Autor de Barcelona, en el que agotaron entradas además de alzarse con el Premio del público. Así han empezado una de las andaduras cinematográficas más prometedoras del panorama. Y es que lo suyo es juventud y frescura en estado puro

Otro mainstream es posible
Magical Girl de Carlos Vermut

El nombre de Carlos Vermut ha resonado tanto en los corrillos cinéfilos que parece que este hombre lleve toda la vida sacando películas. Pero no es así, en su haber solo tiene dos largometrajes (Diamond Flash; con el que aunó 'frikismo' y buenas críticas, y Magical Girl; con la que ganó la pasada edición del Festival de San Sebastián). 

Magical Girl tiene ecos -muy bien llevados- del Almodóvar de los melodramas y bebe mucho del Buñuel de Belle de Jour, pero también muestra un discurso propio que se regodea en la cultura popular que, seguramente, reconoceremos en sus películas futuras. Magical Girl, un neo-noir con referencias manga, tiene las mismas dosis de ternura y mala leche, lo que le ha hecho ganarse fan fatales y detractores confesos. Todos deberían reconocer, eso sí, que Vermut tiene mano para hacer cine asequible para el gran público sin caer en la vergüenza ajena. Y eso siempre son buenas noticias.

No te pierdas:
*Las realizadoras españolas que tienes que conocer
*Las otras protagonistas de las películas porno
*10 consejos para triunfar como director de cine

Recomendados


Texto Estela Cebrián
Fotograma Magical Girl de Carlos Vermut

Tagged:
Cultură
árboles
el futuro
Los Hijos
Carlos Vermut
Magical girl
estela cebrian
alba cros
laia alabart
laura rius
les amigues de l'agata
luís lópez carrasco
marta verheyen
pas a geneve