el nuevo concepto de heroína en el cine está cambiando

Las últimas sagas y películas de acción y terror protagonizadas por mujeres parecen señalar la adecuación gradual del feminismo en el celuloide. Lejos de producirse similar impacto en los puestos ejecutivos de los estudios, al menos la ola feminista...

por Marc Muñoz
|
09 Septiembre 2016, 8:30am

Fotograma de 'Mad Max: Furia en la carretera'

No hace demasiados años, visualizar una heroína en el rol protagonista de una película se tasaba alto. Alice Abernathy, la Mamba Negra, Elektra o Tomb Raider eran excepciones que confirmaban la dominancia de la testosterona en el cine de acción. Antes de éstas, Nikita, la teniente Ripley o Barbarella eran unos pequeños islotes dignos de estudio.

Sin embargo, la tendencia se ha empezado a invertir en los últimos tiempos empujada por el creciente oleaje feminista auspiciado a través de Internet y por unas demandas en clave de igualdad cada vez más implantadas en todas las esferas y estamentos de nuestra sociedad.

Lee: 100 mujeres de Hollywood que han plantado cara al machismo
Lee: Las femme fatale de David Lynch

La respuesta a ese cambio de modelo —aunque quizá sería más adecuado hablar de la oportunidad de explotar esa moda— ha sido asimilado por el sistema de estudios en su producción. La mujer ha dejado de ser el sexo débil para pasar a ser una voz principal y activa en el cine de acción y de terror, pero también en los videojuegos, las series y otras formas de ocio. Aquí van algunos de los casos más recientes en el séptimo arte.

Mad Max: Furia en la carretera, de George Miller
La ópera rock de George Miller empapada de polvo se convirtió en el paradigma de la nueva ola feminista en el cine contemporáneo. Mad Max. Furia en la carretera promulgaba un relevo de género en el protagonismo del cine de acción. La Imperator Furiosa de Charlize Theron se comía al Mad Max de Tom Hardy, proponiendo así un cambio del patrón clásico. Revolucionaria a distintos niveles, la última entrega de la saga se distinguía en su faceta feminista no solo por la presencia en pantalla de Theron y sus guerreras, sino ya desde el propio argumento con la emancipación de éstas de un patriarcado salvaje que las esclaviza sexualmente.

Cazafantasmas, de Paul Feig
La feminización de una de las sagas más míticas de los 80 generó una pandemia de úlceras entre el sexismo más recalcitrante. La idea de visualizar a cuatro mujeres enfundadas en los trajes de cazafantasmas hizo que muchos se lanzaran a una campaña de descrédito incluso antes de su estreno. Llegados a ese día, y omitiendo la valoración de la película en aspectos cinematográficos, la apuesta de Feig pone de nuevo sobre la mesa la tendencia de romper y revertir las normas en el cine de acción. Además, lo hace con la valentía de presentar entre sus protagonistas a un grupo de mujeres de lo más diverso en todos los aspectos.

Star Wars: el despertar de la fuerza, de J.J. Abrams
Otra saga emblemática como La guerra de las galaxias, generadora de personajes femeninos míticos, también dio un paso al frente en su última tentativa ofreciendo el pilotaje a una chica de armas tomar, el personaje que encarna Daisy Ridley. Nunca antes una presencia femenina había ocupado tantos frames en una galaxia muy muy lejana.

The Witch, de Robert Eggers
El cine de terror también ha notado cambios en sus filas y lo testifica la terrorífica The Witch. Este cuento de brujería y paranoia ambientada en la Nueva Inglaterra del siglo XVII, que bebe de Bergman, Dreyer y Sven Nykvist, nos presenta a una joven protagonista que despierta la empatía del espectador. De nuevo el matiz femenino ganando terreno.

La saga de Los juegos del hambre
Aunque sí existe una saga que represente este cambio de paradigma, esta sea probablemente la exitosa Los juegos del hambre. Jennifer Lawrence no solo ha cosechado estatus de estrella a través de sus cuatro entregas, sino que además ha contribuido a edificar el rol de heroína femenina para las nuevas generaciones, y de paso conseguir un éxito taquillero con la empresa.

Escuadrón suicida, de David Ayer
También películas de nuevo cuño, como Escuadrón suicida, reparten equitativamente el peso de la acción entre los personajes masculinos y los femeninos. Siendo el de Margot Robbie, Harley Quinn —aunque se haya criticado su caracterización "como una criatura del fetichismo masculino"—, el que mayor furor ha causado, hasta el punto de ganarse un spin off.

Y las que vienen....
Lejos de desactivarse, el cambio de modelo en el cine de acción seguirá presente en el contingente que prepara Hollywood. Especialmente visible serán las películas de superhéroes. Si Netflix ya ofreció una serie a Jessica Jones, el cine repetirá jugada con Wonder Woman —con la directora Patty Jenkins al cargo de su dirección y protagonizada por Gal Gadot—. 

También Sony prepara su respuesta con una película ambientada en el universo Spiderman pero con superheroína al frente, el citado proyecto con Harley Quinn será otra de las llegadas y Marvel hará su parte con la Viuda Negra, el personaje que Scarlett Johansson ha desempeñado en Los Vengadores y que ahora podría disfrutar de su propia franquicia. Y es que la actriz norteamericana representa mejor que nadie —con Angelina Jolie centrada en su carrera de directora— a la nueva heroína, un perfil que también desenvolverá en el remake americano de Ghost in the Shell.

Lejos de ser una moda que remite, la que centra este artículo debería terminar calando para dejar lo del "sexo débil" en un anacronismo.

Recomendados


Texto Marc Muñoz
Fotograma de Mad Max: Furia en la carretera

Tagged:
Feminismo
Cultură
Opinion