Fotografía Mitchell Sams

el inquietante lamento de marc jacobs

Christy Turlington cerró la lección magistral del diseñador sobre volumen y drama.

|
15 Febrero 2019, 5:22pm

Fotografía Mitchell Sams

Marc Jacobs generalmente se deleita en la inmensidad de sus shows, así que vagar por la oscuridad del Park Avenue Armory y ver solo 180 asientos fue algo un poco sorprendente. Lo que siguió fue un espectáculo íntimo, que daba escalofríos, y que (literalmente) puso una luz sobre el legado histórico de Jacobs, y de alguna manera fue uno de los más avanzados de la semana.

Mientras se escuchaban las cuerdas del conjunto de American Contemporary Music en algún lugar dentro de la penumbra, la primera modelo Ugbad Abdi, emergió en una capa de leopardo con un gorro tejido, seguido de una serie de lujosos abrigos de gran tamaño. Parecía que Jacobs estaba reclamando su reputación como el rey del outerwear de Nueva York para mujeres elegantes y cool: cualquiera de las piezas para exteriores se habría visto fantástica en las calles de la ciudad en este momento (o al menos dentro de los taxis de la ciudad). Look siete, Mica Arganaraz, con una falda que le llegaba hasta las rodillas y un suéter azul, hablaba de la simplicidad de la que Jacobs ha sido el maestro, lo cual puede llegar a olvidarse cuando se presenta en un espectáculo tan grande. La pequeña audiencia se estiró para ver los calcetines y botas brillantes o de lana, las plumas que adornaban los sombreros de punto de Stephen Jones, los tacones sencillos y abiertos. No que eso no fuera gran drama también, que después de una semana de supuestas propuestas sensibles para otoño, fue una bendición. Los vestidos estaban cubiertos con plumas o con volantes, y llegaron en las enormes proporciones amadas por los diseñadores del momento, pero de alguna manera aún más grandes. La aparición de Liu Wen en una bata floral abstracta se sintió como que tenía la última palabra en cuanto a la tendencia del vestido de la pradera, mientras que Adut Akech brillaba en un vestido amarillo abrasador. Jacobs siempre ha sido un maestro en reflejar las tendencias actuales y en hacerlas de Marc, y este fue el ejemplo perfecto.

Si no pudiste notarlo por el oscuro recinto, la estremecedora música de cuerdas y la ligera reverencia del diseñador al final, hay algo de nostalgia en el trabajo actual de Jacobs. Christy Turlington ha sido durante mucho tiempo musa de Jacobs, caminando en su seminal show para Perry Ellis, y anoche cerró el show con un vestido negro de plumas, un recordatorio de su larga carrera. Y también lo que está por venir –justo como Turlington parece correr maratones cada dos días, Jacobs todavía se esfuerza al máximo en busca de un gran diseño. Sin embargo, lo más sorprendente es cómo los diseñadores más jóvenes de esta semana están más sincronizados con la vasta y emocional obra de Jacobs que con los de la generación anterior: la intención de vender fantasía y grandes ideas a lado de sus sudaderas. Evidentemente, Jacobs no está solo en su lamento.

1550166428592-AW19C-MJacobs-010
1550166449302-AW19C-MJacobs-019
1550166462262-AW19C-MJacobs-022
1550166474275-AW19C-MJacobs-034
1550166490817-AW19C-MJacobs-046
1550166498892-AW19C-MJacobs-055
1550166513179-AW19C-MJacobs-058
1550166893045-AW19C-MJacobs-067
1550166907731-AW19C-MJacobs-082
1550166926890-AW19C-MJacobs-094
1550167028662-AW19C-MJacobs-097
1550167038927-AW19C-MJacobs-112

Este artículo apareció originalmente en i-D US.