la compleja relación entre la moda y la autolesión

Las imágenes de autolesión siempre han existido en partes oscuras del Internet, estigmatizadas y romantizadas de igual manera. Ahora, la moda podría ser una posible plataforma para que el tema se discuta.

por Sophie Wilson
|
25 Marzo 2019, 11:08pm

En febrero, Instagram anunció que presentaría 'filtros de sensibilidad' después del suicidio de Molly Russell, de 14 años, en 2017. La adolescente había estado expuesta a imágenes cada vez más perturbadoras de autolesión y suicidio, lo que, según sugieren sus padres, fueron en parte causas de su muerte. Por cada blog y foro que actúa como un espacio seguro para que los que se hacen daño a sí mismos se sientan menos solos y hablen sobre sus experiencias, hay sitios llenos de contenido permisivo, donde algunos usuarios incluso alientan a otros a hacerse daño.

La inclusión y la salud mental son ahora parte del vocabulario de la moda; modelos famosas como Adwoa Aboah y Adut Akech discuten abiertamente sus problemas con la salud mental y la depresión, y diseñadores están abiertos a hablar de sus propios problemas con la ansiedad y el estrés. Sin embargo, el tema de la autolesión sigue siendo tabú. A pesar de que rara vez se habla de ello, las organizaciones benéficas han informado que el Reino Unido tiene la tasa más alta de autolesiones en Europa y afecta principalmente a jóvenes de 11 a 25 años. En México, se reporta que entre el 10% y 12% de los jóvenes realizan la práctica de cortarse ellos mismos como un método para aliviar sus problemas de ansiedad y depresión. Es más común de lo que pensamos. Claramente, la representación es vital para aumentar la conciencia y alentar a los que sufren a buscar ayuda. Pero cuando las cicatrices del cutting pueden ser romantizadas o mal interpretadas como 'aspiracionales', la moda enfrenta una dura batalla cuando se trata de mostrarse neutral antes las autolesiones.

El verano pasado, la marca de ropa interior de Nueva Zelanda, Lonely Lingerie, usó a la modelo Dani Ran en una campaña sin editar sus cicatrices de cortes. Cuando se publicaron en Instagram, las imágenes se volvieron virales y Dani dice haber recibido más de 300 mensajes de personas que le agradecieron por ayudarlos a sentirse cómodos con sus cuerpos. "El shoot fue muy liberador para mí porque no tenía que esconderme", le dice a i-D. "Las cicatrices necesitan ser representadas en una luz donde no se vean super glamorosas. Son lo que son. Tómalo o déjalo. Esta es una persona que ha sufrido con su salud mental".

Es lógico que marcas como Lonely Lingerie inicien una conversación sobre autolesiones porque siempre han defendido la inclusividad. Su campaña es una prueba de que la representación y la visibilidad pueden marcar la diferencia al ayudar a otras personas a hablar de sus problemas. Los que comentaron expresaron su gratitud a la marca y a la modelo por brindarles la confianza de usar un bikini durante el verano. No todos vieron la campaña de una manera tan positiva. Algunos la vieron como que habían ido demasiado lejos. Otros sugirieron que la publicación debería haber venido con una advertencia.

Las imágenes de autolesión en las redes sociales pueden llevar a la imitación, particularmente de aquellos que ya están luchando con su salud mental. Esto es particularmente problemático en las campañas de moda, ya que los modelos a menudo se presentan como un ideal por el cual esforzarse. "Siempre existe el riesgo de que el comportamiento poco saludable pueda ser glorificado y provoque un aumento en la autolesión de las personas que aspiran a ser como una modelo o celebridad", dice la Dra. Jekaterina Rogaten, líder del curso de MSc Applied Psychology to Fashion en London College of Fashion. Cuando vemos modelos hermosos en revistas o en vallas publicitarias, la implicación es que se supone que queremos ser como ellos. Cuando agregas cicatrices de autolesión en la mezcla, los resultados podrían hacer más daño que beneficio si no se tratan con mucho cuidado.

La moda ya es mucho más incluyente que hace 20 años. Los modelos de tallas grandes solían ser inexistentes, pero ahora se están volviendo, tal vez no comunes, pero sí familiares. Podríamos ver que lo mismo sucede con las cicatrices de autolesión. Cuando hay más personas diferentes representadas, ya no existe un solo ideal de belleza. Mientras sea el siguiente paso en la inclusión y no una tendencia fugaz, la autolesión puede representarse sin ser glorificada.

La fotógrafa Sophie Mayanne creó su proyecto Behind the Scars para borrar el estigma en torno a la autolesión. Sus imágenes poderosas e íntimas están acompañadas por historias donde sus sujetos hablan abiertamente sobre sus cicatrices físicas. "La realidad es que cada persona se ve diferente, y todos tenemos diferentes experiencias emocionales que se convierten en parte de nuestra historia", dice. "En este momento, la moda aún tiene un largo camino por recorrer, y nosotros, como sociedad, todavía tenemos trabajo que hacer para eliminar el estigma de las cicatrices y las diferencias visuales".

Heather

La autolesión cambia la relación entre la ropa y el cuerpo. Los veranos ya no son días relajados de camisetas y vestidos ligeros, sino de incómodas molestias, cuando lo único que importa es esconder las cicatrices en los brazos y las piernas. La sociedad ha comenzado a hablar sobre la salud mental, pero la conversación todavía se encuentra en un nivel que excluye los síntomas 'más feos' como los cortes de la autolesión. Las percepciones están cambiando, pero muchos todavía tienen miedo de mostrar sus cicatrices por temor a ser mirados o juzgados. Si bien las redes sociales y el movimiento de positividad del cuerpo han ayudado a muchos sobrevivientes que se autolesionan a sentirse más cómodos al mostrar sus cicatrices en línea, en la 'vida real' el estigma todavía existe. La fotógrafa Heather Glazzard cubrió sus propias cicatrices con tatuajes. "Hace que la gente se sienta incómoda porque no se habla", dice. "La moda es tan poderosa que debería usarse como una plataforma para hablar sobre temas de los que no se habla, pero que las personas adecuadas son las que tienen que impulsarlo”.

Si bien la forma en que representamos la autolesión en las imágenes de moda es difícil de medir, la completa falta de representación sugiere que preferiríamos que el problema no existiera. Por supuesto, en un mundo ideal, no existiría, pero como las tasas de ansiedad y depresión entre los jóvenes siguen aumentando, no podemos ignorarlo más. Al igual que con cualquier intervención, no importa cuán bien intencionada, existe el riesgo de que algunas personas se activen, pero también existe un gran potencial para crear un impacto positivo en un problema profundamente desatendido. Mientras esté oculto, y no se mencione, la autolesión se asociará con la vergüenza.

It’s time to stop pulling down shirt sleeves and being afraid to wear shorts in summer. Talking about self-harm can encourage people to seek help if they are struggling. We need the voices of survivors to say that it does get better. Self-harm doesn’t define you. It may be a while before we see models with scars in high fashion campaigns, but in the meantime, we need to keep the conversation going.

Es hora de dejar de bajar las mangas de las camisas y tener miedo de usar shorts en verano. Hablar sobre la autolesión puede animar a las personas a buscar ayuda si están sufriendo. Necesitamos las voces de los sobrevivientes para decir que las cosas sí mejoran. La autolesión no te define. Puede pasar un tiempo antes de que veamos modelos con cicatrices en las campañas de la moda de lujo, pero mientras tanto, necesitamos mantener la conversación activa.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Instagram
Salud Mental
cutting
autolesión