cómo cambiar los cánones de belleza con la fotografía, según felicity ingram

A pesar de su corta trayectoria, Felicity ha causado un gran revuelo en la industria de la belleza.

|
jul. 18 2018, 10:49am

En esta nueva serie de artículos, hablamos con fotógrafos que desarrollan su trabajo tanto 'online' como 'offline' sobre los estudios, las redes sociales y la creatividad frente a la comercialidad, para comprender mejor lo que se necesita para trabajar en uno de los campos más competitivos de la industria creativa.

La obsesión por los labios impulsada por la dinastía Kardashian, el poder del contouring, el total olvido de las normas físicas de Fecal Matter... Vivimos en la frenética era de la distorsión de la belleza online. La forma en que nos percibimos y los límites de lo que consideramos "bello" han cambiado a un ritmo vertiginoso desde que una humilde aplicación para compartir fotos se convirtió en la frontera en la que se combatió la definición, o incluso la redefinición, de la belleza. Como mencionamos —tal vez una o dos veces— en i-D, Instagram ha dado paso a un movimiento que está cambiando el clásico canon de belleza que imperaba en la sociedad.

Si bien esta democratización no es más que algo bueno, para crear una fotografía de belleza poderosa y evocadora en las páginas de las revistas, más que nunca, requiere un ojo responsable y perspicaz. Felicity Ingram, una fotógrafa de belleza con sede en Londres, ha desarrollado una carrera profesional al hacer esto y ha acumulado un impresionante y logrado portfolio de imágenes. Ha trabajado con publicaciones como Vogue, Metal y Wonderland y marcas de cosmética como YSL Beauty, Chanel y Gucci y su trabajo viaja de una belleza audaz e histriónica a un retrato crudo y desnudo. Sin licenciarse en fotografía, Felicity comenzó como asistente desde muy joven y aprendió sus habilidades técnicas en el set. En esta entrevista, nos habla sobre la vida como fotógrafa de belleza y su punto de vista sobre la industria.

Cuéntame un poco sobre ti y sobre dónde creciste...
Nací en Bath. Cuando era más joven, me gustaba la música alternativa y comencé a hacer fotos de bandas locales y de mis compañeros. También tuve la suerte de tener un profesor de fotografía increíble en la escuela que me empujó en la dirección correcta.

¿Recuerdas la primera vez que el trabajo de un fotógrafo tuvo un profundo efecto sobre ti?
Irving Penn cuando era adolescente. Sus imágenes son las que me dirigieron hacia la fotografía de belleza.

¿Estudiaste fotografía en la universidad?
No tengo un título en Fotografía. Asistí desde una edad temprana. Creo que desde una perspectiva técnica, es más valioso trabajar ayudando a un fotógrafo profesional.

En una industria saturada de imágenes, ¿cómo mantienes tus ideas nuevas y frescas?
Todavía me emociono cuando creo algo hermoso y único, así que esto es lo que me impulsa a seguir explorando nuevos conceptos.

¿Cómo consigues ser original cuando parece que ya se ha hecho mucho?
Siempre estás influenciado por las experiencias que has tenido, los lugares en los que has estado, las personas que ves, así que siento que esto mantiene mi trabajo fresco.

¿Eres muy competitiva?
Comercialmente, el mercado no está tan saturado con los fotógrafos de belleza como lo está con la moda, pero sigue siendo muy competitivo. Esto hace que siga siendo ambicioso y me inspira a seguir buscando trabajos nuevos e interesantes.

¿Película o digital?
Fotografío en analógico, principalmente en formato medio, y lo revelo en el cuarto oscuro. Disparo digital para algunos clientes comerciales.

¿Tiene que gastar grandes cantidades en equipos para hacerlo?
No necesariamente tienes que comprar el equipo, puedes alquilarlo. Pero sí, gastas mucho dinero revelando tus propias imágenes. Gasté todo lo que había ahorrado de asistente cuando comencé a trabajar por mi cuenta.

¿Cuál es el mayor desafío al que te enfrentas como fotógrafa?
Evaluar tus propias imágenes objetivamente. Luego están todas las otras cosas que vienen con el trabajo. Impuestos, cuentas, producción, etc. Tengo la suerte de tener una gran agencia que se encarga de todo eso por mí.

¿Crees que la fotografía es una industria elitista?
Definitivamente es una ocupación del primer mundo, pero si solo estamos hablando de países desarrollados, no, no del todo. Vengo de una familia de clase trabajadora y tuve que ayudar durante mucho tiempo para ganar el suficiente dinero como para abrirme camino.

¿Cómo se equilibra la creatividad y la comercialidad?
Mantengo mi trabajo editorial separado de mi trabajo comercial. Tengo diferentes clientes, pero es cierto que mi trabajo editorial me permite impulsarme de forma más creativa.

¿Qué hace a una foto emocionante?
Un buen protagonista. Siempre estoy buscando rostros fascinantes.

¿Qué consejo le ofrecerías a alguien que busca dedicarse a la fotografía a tiempo completo?
Sé que no todo el mundo te ayuda, pero creo que es importante aprender cosas diferentes del mayor número de personas como sea posible.

¿Cuánto te importan las redes sociales, especialmente Instagram, cuando haces una imagen y piensas en el impacto y la distribución de las imágenes?
Utilizo mucho Instagram para hacer casting y encontrar gente diversa para retratar. Realmente no pienso en eso cuando estoy fotografiando, pero intento publicar historias que creen impacto.

¿La inmersión completa de imágenes online ha cambiado la forma en cómo piensas, la investigación o tu fotografía en general?
Mis imágenes guardadas de Instagram son una buena fuente de inspiración. Instagram ha hecho que sea más fácil encontrar referencias únicas de todo tipo de artistas de todo el mundo.

¿Crees que la fotografía de iPhone ha devaluado o mejorado la industria de la fotografía?
Creo que realmente ha mejorado la industria. Ya no tienes por qué tener una gran cámara digital para ser alguien. El nivel de talento es increíble en la industria ahora mismo.

¿Te sientes optimista por lo que respecta al futuro de la fotografía como oficio?
Me siento muy esperanzada, siempre me sorprende el talento de algunos de los fotógrafos que sigo.

¿Hacia dónde crees que va la industria?
Siento que mi generación se está aburriendo de las redes sociales y de Internet. Entonces, puede que estemos a punto de alejarnos de la cultura de los influencers.

¿Por qué la impresión sigue siendo tan importante?
En un mundo donde todo es tan instantáneo y digital, es maravilloso tener algo tangible.

Créditos


Fotografía Felicity Ingram

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.