los tatuajes faciales se han convertido en la nueva fiebre adolescente

Desde su significado ancestral hasta su adopción por parte de los raperos con rastas rosas de Soundcloud, el tatuaje facial ha recorrido un largo camino, y ahora lo llevan todos tus amigos. ¡Mejor acostúmbrate a ellos!

por Annie Lord; traducido por Laura Castro
|
ago. 9 2018, 7:30pm

Imágenes via Instagram 

Muchos jóvenes están tomando la decisión de tatuarse la cara. Al igual que las crecientes ventas de Percocet o la repetición del grito "You already know who it is", gran parte de la inspiración para esta tendencia proviene de una nueva generación de raperos nacidos en SoundCloud, que están creando un género de música conocido, obviamente, como 'SoundCloud Rap'.

Es un grupo muy específico de artistas, su mezcla melancólica de vocales screamo y la caja de ritmos TR-808 a menudo se funden alcanzando un punto entre I Miss You de Blink 182 y New Slaves de Kanye West. Usan camisetas a cuadros de manga larga y rastas color rosa pop. Se garabatean frases e imágenes efímeras de manera permanente en la cara como lo haría un estudiante de secundaria en su calendario de actividades escolares.

Post Malone todavía usa el 'manbun' y tiene las palabras “Stay Away” en letra manuscrita sobre una ceja y “Always”, y “Tired” debajo de cada una de las bolsas inflamadas y moradas de sus ojos. Lil Xan, un 'sadboi' del streetwear que una vez llamó a la música de Tupac "aburrida", tiene el título de su propia canción, Xanarchy, tatuado alrededor de las cejas, mientras que un “ZZZ” nos recuerda que, presumiblemente, siempre está cansado. El difunto Lil Peep tenía tatuado, trágicamente, “get cake, die young” en la frente, mientras que Chucky Doll Tekashi 6x9 lleva un enorme “69” en el rostro. Incluso el niño de mamá, Justin Bieber, tiene una pequeña cruz debajo de su ojo.

Dado que los fans son leales a sus estrellas, los tatuajes en la cara son cada vez más comunes. En Instagram, los adolescentes con cara de bebé usan tinta o máquinas para hacer tatuajes para cubrirse la cara con motivos que evocan a Tekashi o Lil Xan. Busca #Facetattoo en Instagram y encontrarás a miles de adolescentes de 13 años posando con sus rostros salpicados de sauces llorones y gruesos números romanos de sus raperos favoritos.

Sin embargo, los tatuajes en la cara han existido mucho antes de que existiera la música en streaming. La palabra latina original para tatuaje es “estigma”, que significa: "marca distintiva hecha en la piel de un esclavo o criminal". En la antigua Grecia y China eran señales de crímenes atroces o sellos de propiedad. El emperador griego Teófilo se vengó de dos monjes que lo criticaron tatuándoles en la frente 11 versos en el obsceno pentámetro jámbico. Hoy en día, ese tipo de patrón gótico haría que los monjes se vieran como si estuvieran a punto de lanzar el mejor mixtape de la historia.

Hasta hace pocos años, los tatuajes faciales estaban asociados casi exclusivamente con los miembros de pandillas; tal como los tatuajes en la frente de una Esvástica de los líderes de la Hermandad Aria como Curtis Allgier, las coronas de cinco puntos en el cuello de los miembros de la banda hispana los Latin Kings, y los tatuajes “Norteño” que representan a la pandilla Nuestra Familia del norte de California.

En otras culturas, los tatuajes en la cara tienen un significado religioso. Las mujeres maoríes de Nueva Zelanda suelen llevar en la barbilla el tatuaje “moko kauae” con patrones en forma de bucle simétrico. La marca se considera una manifestación física de su verdadera identidad (cada mujer maorí lleva un moko en el interior de su corazón, el tatuador simplemente lo saca a la superficie). Las mujeres de la tribu Kutia Kondh de Orissa en India, se cubren con tatuajes faciales de líneas geométricas; para asegurarse de ser reconocidas al entrar al mundo espiritual.

"Cuando le preguntaron qué simbolizaba la cruz en su rostro, el rapero 21 Savage respondió irritado: 'es un cuchillo'".

Pero con el aumento de su popularidad, los tatuajes tribales han quedado desasociados de sus connotaciones espirituales. "Desafortunadamente, los tatuajes se ha convertido en víctimas de la apropiación cultural", dice Guy Neutron, tatuador en Love Hate Social Club, "se ha perdido gran parte de su significado". (Para muestra, un ejemplo: cuando le preguntaron a Mike Tyson sobre su tatuaje facial con patrones maoríes explicó que originalmente quería tatuarse unos corazones, pero que luego se decidió por “una cosa tribal").

A los comprometidos fanáticos de los tatuajes también les molesta la forma en que la ubicuidad de los tatuajes faciales está diluyendo su importancia. “Debajo de mi ojo tengo un 'N01’, así puedo recordar ponerme en primer lugar siempre", dijo Nikita, una extatuadora, sobre la importancia de su tatuaje facial. La frustran las personas que se hacen tatuajes pequeños por toda la cara hasta cubrirla: “Que sea una pose: arruina toda la escena. Mi cuello y mi cara eran mis objetivos de ensueño, no puedes simplemente saltar hasta ese punto".

Ahora que ya no son de uso exclusivo de delincuentes o devotos religiosos, es más probable que veas los tatuajes de lágrimas y patrones en un adolescente con una camiseta oversized de una banda grunge o en un artista del maquillaje que publica tutoriales en Instagram sobre cómo hacer looks con sombras plateadas. Entonces, ¿qué hay detrás de su inmensa popularidad entre los raperos de Soundcloud?

Hay un cierto nihilismo y una despreocupación punk que acompaña a estos raperos permanentemente high y cubiertos de arcoíris. "Como que solo quería, no sé, enfadar a mi madre", dijo Post Malone acerca de sus tatuajes. Cuando le preguntaron qué simbolizaba la cruz en su rostro, el rapero 21 Savage respondió irritado: 'es un cuchillo'". La cultura que rodea a los tatuajes faciales es casual: te quedas dormido y olvidas que alguna vez le dijiste que sí a uno de tus amigos sobre hacerte un corazón roto en el pómulo. En el documental Fake Xanex de Vice vemos que el rapero británico Clayton entra y sale de rehabilitación mientras se tatúa "LOST" en la cara. Hay una extraña yuxtaposición entre la permanencia del tatuaje y la forma relajada en la que deja que se lo hagan, haciéndonos saber que ya no le importa.

Gran parte de la popularidad de los tatuajes faciales también tiene que ver con la automotivación, funcionan como un compromiso para lograr el éxito suficiente que te permita no tener que conformarte con un trabajo de oficina usando Excel. Lil Peep le dijo a i-D en 2017: "Me hice el tatuaje del corazón roto en la cara cuando tenía 17 años, sólo para forzarme a mí mismo a realmente hacer algo con mi vida“. Arnoldisdead, un rapero del colectivo Xanarchy de Lil Xan, dijo algo similar al explicar por qué se hizo un retrato de Ana Frank (o "Xan Frank", como la renombró idiotamente) en un lado de la cara. "Hay personas en la historia que no tienen el poder de controlar las cosas, y realmente hacer lo que quieren hacer con sus vidas... Estar atrapado en una casa, y terminar muriendo... oye, yo me muero por hacer música”.

Otra razón de todos estos tatuajes faciales es por la notoriedad que pueden darte, funcionando casi como si fueran marcas. Antes de que se lo quitara, el cono de helado que Gucci Mane tenía tatuado en la mejilla era su marca registrada, acompañado de la cadena alrededor de su cuello que le hacía juego. Lo mismo ocurre con el tatuaje de extraterrestre de Lil Pump: a la notoriedad se suma el hecho de que se vuelven un logotipo humano.

Además, los tatuajes faciales también pueden atraer atención hacia las personas que no son famosas. Hablé con Beka, música y guardia de seguridad. Sus tatuajes faciales, que son nueve, desde delicadas estrellas hasta hojas de laurel, polarizan las opiniones. "¿Por qué todavía estoy siguiendo a esta exhibicionista?”, dice un hombre, ocultando predeciblemente su cara detrás de un avatar de anime. Otro fan grita: “¡¡¡AHH, TU INCREÍBLE MINI TATUAJE DE HAKU!!!". "La gente dice que [los tatuajes] me hacen interesante", nos explicó Beka. "Pasé de 4 mil a 11 mil seguidores en unos pocos meses, lo cual seguro se debe a los tatuajes. Trato de tomarme selfies en las que se vean mis tatuajes de la cara porque eso me ayuda con los likes”.

Los tatuajes faciales han tomado el lugar de las sudaderas con capucha como la nueva forma de mantener alejados de ti a los jubilados en el autobús. Crecerán en popularidad a medida que otras formas de rebelión (tener dilataciones en los oídos y teñirse el cabello de color verde lima) pierdan su valor subversivo. No pasará mucho tiempo antes de que las estrellas genéricas del pop como Liam Payne se vayan a tatuar “get fucked” debajo de sus ojos perfectamente hidratados. Ya no son un estigma, sino más bien una herramienta de venta.


Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.