'pepa y pepe', la familia más irreverente de la televisión española en los 90

Más de 20 años después, la popular serie de TVE ha conseguido conservar su espíritu rompedor y gamberro, y por eso queremos recordarla como se merece.

por Mirena Ossorno
|
16 Agosto 2017, 8:54am

Fotograma de 'Pepa y Pepe'

Estrenada el 10 de enero de 1995 en la primera de TVE e inspirada por la 'sitcom' norteamericana Roseanne, la serie creada por Manuel Iborra contaba la vida de una familia española de clase trabajadora. Con los 90 casi en el olvido otra vez (¡hola dosmiles!), da gusto comprobar lo actual que siguen resultando tanto sus diálogos como sus personajes, por no hablar de sus increíbles looks, creados por la figurinista —habitual de Iborra— Helena Sanchis.

A pesar de las más de dos décadas que tiene la serie, hay muchas cosas que siguen siendo tabú y que a día de hoy no pasarían sin causar cierta polémica. Y es que no es muy común en la ficción española que se hable con tanta naturalidad sobre sexo, amor libre y drogas o se hagan tantas menciones a referencias culturales un tanto desconocidas para el gran público. Y es que ¿a cuántas adolescentes hemos podido ver en pantalla perdiendo la virginidad escuchando una cinta de Julie Driscoll?

Junto a sus inolvidables personajes, los animales de Pepe y las locas situaciones a las que les tocaba enfrentarse, la 'sitcom' contaba con un catálogo de cameos de lo más variopinto, desde actores como Antonio Resines o Jorge Sanz a músicos como Jaume Sisa o Pau Riba. Como el propio Iborra recuerda: "Sisa, como no veía nada, un pájaro le pasó rozando y ni se inmutó, algo que ningún actor habría sido capaz de hacer. Pau hizo en un capítulo de bombero cuando la casa se inundó. A mitad de escena, el papagayo se cayó al mar de espuma y Pau no dudó en desaparecer bajo la espuma y salvarlo".

Si al genial elenco de protagonistas le añadimos que "los actores se reían de verdad, produciendo así una firma divertida de distanciamiento", no es de extrañar que fuese un éxito de audiencias en su momento, aunque personalmente creo que no se valora lo suficiente el legado de una serie como esta. Por eso, a continuación repasamos a los mejores momentos de esta entrañable serie a través de sus personajes principales.

Pepa
"Bueno Clarita, hija mía, pues tú escribes una poesía y te quedas tan ancha". Pese a lo maruja y ordinaria que era en un principio la madre de esta atípica familia, en más de una ocasión demostraba ser más moderna y liberal que sus hijas. Comprensiva, honesta y con mucho carácter, en más de una ocasión Pepa quedaba como una "mala madre" por cosas como romper la hucha de su hija para hacer la compra, robar en el súper o su afición al juego.

El personaje interpretado por la mítica Verónica Forqué era protagonista de algunos de los momentos más locos y kitsch de la serie, como declararse a un Jorge Sanz con el pelo teñido de azul o las sangrientas excusas que daba a sus jefes para no ir a trabajar.

Pepe
"Yo he ido a muchas manifestaciones gays. ¡Conocí a Ocaña!". Tito Valverde interpretaba al cabeza de familia, un sumiso trabajador de una fábrica de muñecas —de esas sevillanas que se ponían encima de las teles— y calzonazos empedernido. Pese a prohibirle a su hija Clarita ver en la tele un concierto de Guns N' Roses porque le dedicaron una canción a Charles "Meison"(Charles Manson), él de joven fue hippy, y en cuanto puede se pone a hablar de Woodstock, de la Isla de Wight y de Leonard Cohen.

Por muy desgarradoras que llegasen a ser las discusiones con su hija María, él en el fondo era un blando que lloraba cada vez que veía Memorias de África. Como bien decía en uno de los capítulos, "es que a la gente, Pepa, hay que quererla a pesar de todo". <3

Julia
Amiga de toda la vida de Pepa, Isabel Ordaz da vida a una script soltera y algo neurótica. Desde buscar casas con fantasmas en el centro de Madrid para que salgan más baratas a citas –plantón incluido- con Antonio Resines, las aventuras de este personaje no solo dan el contrapunto perfecto a la personalidad de Pepa, sino que las dos actrices forman un dúo cómico ideal.

Como también sucede con María, la galería de relaciones fallidas de este personaje crean algunos de los momentos más divertidos y pintorescos de la serie, como cuando Francis (Juan Echanove), el novio al que no consigue dejar por lo bien que imita a Serrat, es abducido por extraterrestres, dejándola tirada con el coche donde Cristo perdió la chancla y sin saber conducir.

María
"Ay papá, ¡es la moda!". Así se defendía la hija mayor de la familia ante las quejas de su padre sobre su modelito, justo antes de que este le derramase una olla entera de lentejas por encima en una de sus escandalosas peleas. Romántica y caprichosa, María Adánez daba vida a una adolescente perdida y un poco "chocholoco" —como decía su madre— que sueña con ser actriz.

"Oye mamá, ¿sabes que coleccionar zapatos significa que te gusta mucho el sexo? Yo colecciono zapatos". El personaje de María contó con el elenco de novios más épico de la historia de la televisión, solo superado por los de su tía Julia. Empezando por Pol (Roberto Enríquez), un aspirante a modelo gangoso e infiel; pasando por Charly (Miqui Puig), el hijo 'straight edge' y pedante de un pez gordo del cine y terminando con Alberto, un Santiago Segura con camiseta de El Día de la Bestia incluída interpretando a un crítico de cine de dudoso criterio cinematográfico.

Clarita
"Si te vas a poner romántico, avísame que me pongo el Walkman". Silvia Abascal interpretaba a la mediana de la familia. Irónica hasta la saciedad y macabra y sensible a partes iguales, a Clarita la vimos desde grabarse en vídeo acuchillando un sillón con una camiseta de "Murder King" hasta escribirle una carta a Elvis Costello adjuntándole una canción escrita por ella. Aunque cruel en ocasiones, especialmente con su novio Ignacio, al igual que su padre era de lágrima fácil.

Dos años antes de que Daria triunfase en Estados Unidos, aquí tuvimos nuestra propia "santa patrona de las chicas inteligentes". La máxima representante de lo grunge en la televisión española fue al mismo tiempo, y sin querer, la respuesta femenina e inteligente a los pijos descerebrados de Historias del Kronen, representantes masculinos de la Generación X en su versión española.

Jorge
"María, ¿cuánto tiempo hace que no te petrolean los bajos". Pese a que el pequeño de la familia no tenía mucho protagonismo, siempre se lo podía escuchar con sus juguetes de fondo y era parte fundamental del conjunto. La naturalidad con la que Carlos Vilches representó el papel del pequeño de la familia aportó aún más naturalidad al hilarante retrato costumbrista que formaba esta familia.

Puedes ver la serie completa en el archivo 'online' de RTVE.

Tagged:
Television
ESPAÑA
manuel iborra