gaspar noé: el amor es una droga

Nos reunimos con el director más controvertido y provocador de nuestra generación para hablar de su nuevo largometraje, Love.

|
02 Septiembre 2015, 12:10pm

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Tu última película se titular simplemente Love. ¿No preferías un título más sofisticado?
¿Para qué? Me sorprende que no haya más películas con títulos así, no hay muchos directores que escojan para sus obras títulos como Vida, Cosmos o Humano. Probablemente sólo Terrence Malick sería lo suficientemente arrogante como para hacerlo. Mientras tanto, nosotros hablamos todo el tiempo sobre amor, imprimimos esa palabra en camisetas.... Y luego ¿nos asusta utilizarlo para el nombre de una película?

Tus héroes inventan diferentes definiciones del amor; algunas más cínicas, otras más románticas. ¿Cómo defines tú el amor?
Alguien dijo una vez que 'el amor es una droga dura', y estoy de acuerdo con eso. No se trata de la conexión que tengas con una persona, es un sentimiento sobre ti mismo. Cuando estás enamorado es una emoción que va más allá de tus propios deseos: tus hormonas se disparan. Un drogadicto se despierta y piensa sólo en heroína, la diferencia entre eso y el amor es que no puedes dejar de pensar en esa persona. El amor es muy adictivo, y romper con alguien puede ser tan difícil como dejar las drogas.

Love me recuerda a Irreversible. Conforme avanza la película, vuelves atrás en el tiempo y observas a los protagonistas, que no son conscientes de todo lo que les espera.
 Irreversible, Love y Enter the Void fueron concebidas al mismo tiempo. Me preocupaba más Enter The Void, pero también sabía que iba a ser la película más cara de las tres. Por eso que decidí hacer algo más barato al principio. Había escrito la sinopsis de Love, y luego me reuní con Vincent Cassel en un club parisino. 

Le gustó la idea y dijo que tal vez Monica Bellucci podría ser la protagonista. Me encantó la idea, así que escribí el guión en poco tiempo. Cuando Vincent y Mónica se dieron cuenta de que tenían escenas de sexo juntos, dijeron que estaba loco, pero seguían queriendo trabajar conmigo, así que hicimos Irreversible en su lugar.

El protagonista de Love es un director de cine novel, Murphy, y es un idiota narcisista.
Bueno, te explico. Murphy es una parodia de mí mismo cuando tenía 20 años. Si fuese un poco menos talentoso, probablemente sería como él. Habla mucho de su potencial, pero no creo que fuese capaz de hacer una buena película porque es una persona superficial y carece de pensamientos interesantes. Espero que esta sea mi diferencia con él, pero lo cierto es que durante mucho tiempo pensé que mi vida era aburrida e insulsa, así que me pareció una buena idea usar un seudónimo.

¿Qué tienes en común con Murphy?
Cuando tenía su edad, mis amigos también me inducían a hacer cosas estúpidas. Un día incluso me dijeron que tenía que probar el sexo con un travesti. También tenemos un gusto similar en el cine; ambos amamos a Pasolini, Fassbinder y Kubrick. En realidad creo que me parezco demasiado a él.

¿De verdad?
Ok, sé que tiene un sentido del humor un tanto extraño y tiene una relación con las drogas que no le sienta demasiado bien. Tengo un montón de amigos que son geniales cuando están sobrios pero se vuelven insoportables cuando beben un poco. Otros no tienen problemas con el alcohol pero se drogan hasta tal punto que convierten su vida en un infierno. Es como alguien que al principio parece perfecto, pero en una situación extrema muestra su verdadera naturaleza.

Hay un momento en el que Murphy le dice a su novia: "Espero que nuestro hijo no salga marica". ¿No tienes miedo de que la gente lo encuentre homófobo?
Bueno, seguro que alguien se indignará, pero no es mi problema. Me acostumbré a ello después de estrenar Irreversible. No entiendo por qué tanta polémica, soy hetero pero no tengo ningún problema con los gays y las lesbianas. La frase de Murphy me parece divertida, simplemente.

Me gusta mucho la escena en la que Murphy y su novia le proponen a una vecina tener un trío. Le preguntan su edad y ella responde: "17… casi", y él dice: "Joder, amo Europa".
En Francia es legal tener sexo después de los 15 años de edad; creo que en España o los Países Bajos el límite es aún menor. Love es en parte una parodia de las películas americanas de adolescentes, cuenta una historia cliché de un muchacho que se va a Europa para conocerse a sí mismo. Pero al mismo tiempo, he hecho muchas cosas que los americanos no se atreverían a filmar.

¿Qué película has visto últimamente que te llamase la atención en este aspecto?
Spring Breakers. Por fin un director americano muestra abiertamente que a los adolescentes americanos también les gusta practicar sexo. Son conscientes de su sexualidad y pueden divertirse con ella.

¿Qué piensas acerca de la pornografía convencional?
Creo que debería ser sacada de ese guetto en el que se encuentra. Si el cine muestra casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, ¿qué problema hay en mostrar sexo?

¿Por qué crees que el sexo sigue siendo tan tabú? ¿Por la religión quizás?
Creo que es en parte es por eso: los católicos y los judíos están obsesionados con el sexo, pero los musulmanes son todavía peores. Basta con mirar lo que obligan a llevar a sus mujeres. Pero la religión es tan sólo una parte de un problema más complejo. 

La sexualidad es una de esas cosas que están reprimidas en muchos sentidos, los padres controlan la vida sexual de sus hijos, los ricos controlan la vida sexual de los pobres. Para mí, todo parece ser parte de un gran sistema patriarcal que -a pesar del triunfo ilusorio de la modernidad- tiene todavía demasiado poder.

¿Puedes sentir esa represión en el mundo del cine?
Por supuesto, basta con mirar la censura. La idea de que las autoridades tienen derecho de darle permiso o no a la gente de lo que tienen que ver carece de sentido alguno. Pero tengo la esperanza de que todo este sistema se vendrá abajo gracias al poder de Internet. Las prohibiciones y advertencias no tienen sentido si cada niño puede encontrar lo que quiera desde su habitación en tan sólo cinco segundos.

Cuando estrenaste Enter the Void, dijiste que estabas cansado de París. ¿Por qué vuelves entonces a ambientar otra película en la misma ciudad?
En algún momento empecé a sentir que era el protagonista de El día de la marmota. Cada día comenzaba de la misma manera; sabía quién me iba a llamar y cuando, incluso podía predecir lo que el tipo del quiosco me iba a decir. Pero después de mudarme a Tokio, me di cuenta de que está bien vivir en París. Hay una gran cantidad de museos, cines, un montón de lugares para inspirarse. Muchos de mis amigos viven allí y muchos otros vienen aquí de vez en cuando.

Eso no cambia el hecho de que después de Love piense que necesite un cambio, algo nuevo. Me encantaría ir a África durante dos semanas, solo para desconectar y aclarar mis ideas.

A menudo se habla de tu rechazo hacia la burguesía y al cine francés conservador. ¿La gente del cine en París te odia por ello?
No lo creo, he dicho que el cine francés es aburrido para mí. Sin embargo, hay cineastas franceses que siempre admiraré, como Jean Vigo, Jean Eustache o Jean-Luc Godard.

¿Estás de acuerdo con la chica de Love, que dice que "no hay nada mejor que el sexo después del opio"?

No sé si 'no hay nada mejor', pero lo probé un par de veces y fue muy agradable. De todos modos el MDMA y el opio son una combinación todavía mejor. Te lo juro, sientes como si estuvieses con dos chicas a la vez. 

No te pierdas:

*¡Al fin! El tráiler de la película erótica de Gaspar Noé
*Gaspar Noé defiende que su film sexual es apto para menores de 12 años
*¿Por qué sigue habiendo censura en el cine?

Recomendados


Texto Piotr Czerkawski