otra modelo más descartada de un desfile por estar "demasiado hinchada"

Tras cancelar su participación en un importante desfile, Ulrikke Høyer expone a la agente que le dijo que "solo podría beber agua durante las próximas 24 horas".

por Hannah Ongley
|
19 Mayo 2017, 3:10pm

Las modelos tienen que cumplir expectativas muy altas para trabajar, y Ulrikke Høyer está acostumbrada a lidiar con esas expectativas. Esta joven escandinava de 20 años ya era una tenista de élite a los 6, hasta que a los 15 la reclutaron para ser modelo. Tiempo después, se traslado a París para desfilar como exclusiva para la presentación de la colección otoño/invierno'16 de Louis Vuitton. El problema es que una cosa es tener altas expectativas y otra que te fuercen a morirte de hambre durante 24 horas antes de que cancelen tu participación en el desfile cuando tienes una talla 34-36. Esto es lo que supuestamente le ha pasado a Ulrikke tras volar de Dinamarca a París y luego a Tokio para desfilar para Louis Vuitton tras ser confirmada días antes.

Ulrikke -que ha desfilado para Vuitton, Stella McCartney y Oscar de la Renta- ha contado toda la experiencia en un extenso post en Facebook y... Dios santo. "No se trata del hecho de que me hayan cancelado de un desfile", escribe. "Pero no puedo aceptar esa "normalidad" en el comportamiento de algunos [agentes de casting]. Les gusta mangonear a las chicas y pueden llegar al extremo para forzarte un desorden alimenticio".

Ulrikke explica que le tomaron medidas para el desfile crucero hace un mes. Louis Vuitton insistió en llevarla a París a pesar de que, con una medida de 91 centímetros de cadera, esta no era la vez que estaba más "delgada". En la capital francesa, la confirmaron para el desfile casi de inmediato. Cuando llegó a Tokio, había aumentado 2 centímetros, pero según la directora de casting, Alexia, tenía "la cara hinchada" y "el estómago muy hinchado", y tenía que "beber solo agua durante las próximas 24 horas". Ulrikke se saltó la cena con las modelos que había organizado la firma y se fue directa a la cama.

"Me levanté a las 2 de la madrugada con un hambre extremo", asegura. "El desayuno empezaba a las 6:30 de la mañana y comí lo mínimo. Tenía miedo de que me viese Alexia, pero por suerte para mí, no llegó hasta las 8, cuando ya me habían quitado el plato de la mesa. Me dio los buenos días y también al resto de chicas; me miró; miró a mi inexistente plato y me volvió a mirar a mí. Estaba comprobando si había comido".

Después de eso, Ulrikke fue cancelada del desfile y enviada a Dinamarca. Sin embargo, Ulrikke se ha encargado de que quede claro que no culpa al diseñador de la firma, Nicolas Ghesquière. "Soy consciente de que soy un producto y puedo separar las cosas, pero he visto a demasiadas chicas taaan delgadas que ni si quiera sé cómo son capaces de hablar o caminar", confiesa, añadiendo que hay muchas modelos a las que se les para la regla y sufren de decoloración de la piel debido a la escasa nutrición. "Es obvio que esas chicas necesitan ayuda desesperadamente. Es curioso como puedes tener medio o un centímetro "de más", pero nunca uno o seis centímetros "de menos".

No es la primera vez que oímos la historia de chicas que han sido rechazadas por estar "demasiado gordas", pero a medida que las redes sociales están están ayudando a poner fin al silencio que gira en torno a la industria de las modelos, los pesos pesados del mundo de la moda están siendo destapados gracias a estos testimonios virales. Esperemos que los agentes de casting de Louis Vuitton estén tomando nota.

i-D ha hablado con Louis Vuitton, Ashley Brokaw y Alexia Cheval para confirmar los hechos. Brokaw y Høyer han expuesto sus versiones en Business of Fashion. 

Recomendados


Texto Hannah Ongley
Imagen vía Facebook

Tagged:
Louis Vuitton
belleza
modelo
ulrikke hoyer