jacob mallinson bird, el drag queen de cambridge toma ibiza

Modelo, estrella drag y graduado de Cambridge: Jacob Mallinson Bird nos habla sobre travestismo, el renacer, Wagner y la residencia de Sink The Pink en el legendario Glitterbox de Ibiza.

por Nell Frizzell
|
27 Julio 2015, 4:10pm

Photography Louie Banks

El modelo, estrella drag y graduado de Cambridge, Jacob Mallison Bird está en Skype conmigo desde Ibiza. Mientras encuentra un lugar sin ruido puedo echar un vistazo de una soleada alberca, una camisa hawaiana abierta y un letrero de "no hot-dogs" en la pared. Me parece que se está divirtiendo. "Muy divertido", me dice, "es un completo desmadre." 

Dado a que está por cumplir 22 en algunas semanas, Jacob pasará gran tiempo del verano como parte de la residencia de Sink The Pink en Glitterbox, bajo el título, Savage Disco. Pero a diferencia de los hedonistas sobre las pistas de baile, este verano Jacob empezará su maestría en Wadham College en Oxford el mes siguiente. Una drag queen educada en internado, un modelo varón gay y entrenado en la Royal Academy of Dance, ¿está escribiendo su segunda disertación acerca de Beethoven mientras sale de fiesta regularmente con Hedi Slimane, vestido de su alter ego Dinah Lux? ¿Acaso es él la cara del erudito del siglo 21? Y de ser así, ¿cómo malabarea tantas ambiciones que aparentemente son contradictorias?

Empecemos por el principio. ¿Cómo te descubrieron?
Estaba sentado en los escalones afuera de la Liverpool Street Station. Tenía muchísimo acné en ese tiempo así que cuando este hombre me preguntó si era modelo creí que me estaba jodiendo. Pero me dio su tarjeta y terminé llamándolo. Dejé de modelar cuando me fui a la universidad pero después se me acercaron en una tienda de maquillaje en Nueva York, mientras esperaba a que Amanda Lepore saliera a dar su show.

Fotografía Thurstan Redding

Comenzaste a hacer drag cuando eras estudiante. ¿Era raro hacer esas cosas en un establecimiento como lo es Cambridge?
Siempre he estado en lugares así. Fui al colegio privado Charterhouse, el cual estaba repleto de sombreros boater y pañuelos. Pero cuando vine a Cambridge ya existía una noche drag llamada Denim; 800 personas asistían a este lugar donde el Dalai Lama daría su conferencia al día siguiente, todos en drag, tacones altísimos y maquillaje fantástico.

Lo que daría por ver al Dalai Lama en drag.
Uuff, dímelo a mí.

El artista Scottee ha descrito el drag moderno como post-género, ¿es así como lo ves?
Definitivamente estoy de acuerdo que una mujer puede ser drag queen. No solo se trata de expresar un género opuesto, se trata de expresar una versión caracterizada de cualquier género que tú escojas hacer. No hace sentido cuando la gente dice que Carmen Carrera no debería hacer drag porque es trans; sigue siendo una artista, haciendo la misma cosa que siempre ha hecho.

Fotografía La Skimal

Hay más en el drag que pelucas y genitales.
Sí, es verdad. Hacer drag debería de ser algo puro, un placer sin alterar. Sí lo haces bien entonces todo lo demás tendría que acomodarse solo en su lugar.

¿Tienes algún movimiento característico cuando te presentas como Dinah Lux?
Los splits en el aire. Si no sabes que más hacer, brinca y cae en split. La gente se volverá loca cada vez.

¿Cómo se te ocurrió inventor a Dinah Lux?
El hacer drag se volvió menos un personaje y más una manera de presentarme de modo femenino. Jacob en la biblia tiene una hija que se llama Dinah que es secuestrada, forzada a estar en una relación y luego es rescatada por sus hermanos, así que es una historia sobre vencer adversidades. También existe una leyenda romana en la que Lucrecia es violada y luego se suicida y Lucrecia en Mrs. Dalloway, que es uno de mis libros favoritos.

Me gusta la idea del fénix que renace de las cenizas. Si juntas Lucrecia con fénix, obtienes Lux, que también significa luz. Es un nombre drag ridículamente complicado, en verdad.

Fotografía Thurstan Redding

Cuando hablas acerca de renacer de las cenizas, ¿se relaciona a haberte sentido poco atractivo cuando eras joven? ¿o a algo más profundo?Cuando estaba en el principio de mi adolescencia sufrí de abusos de confianza que no debieron de haber pasado a esa edad, por alguien muy importante para mí. No entraré en detalles pero toda esa situación me dejó marcado por un largo tiempo.

Por eso Dinah tiene esta carga ubersexual en su apariencia; tiene la habilidad de tomar una aparente vulnerabilidad y darle la vuelta. Subvierte la mirada masculina, crea poder a partir de su propia sexualidad. El mundo es un lugar peligroso para cualquier minoría, y ha habido ocasiones en que me han pasado cosas muy malas; una vez estuve a punto de ser violado en un taxi como Dinah y después me aventaron del coche en movimiento. Cuando Dinah es puesta en esas situaciones es horrible, porque ella tiene que ser la indomable Dinah Lux. Pero entonces recuerdo que es el fénix perpetuo, debe levantarse de las cenizas y yo también, porque yo la creé. Es muy poderosa y reconfortante en ese sentido. Es increíble que puedes crear tus propios mecanismos para sentirte mejor.

Dices que ella es súper sexual, ¿qué trae Dinah puesto en el escenario ahorita?
No mucho, para serte honesto. Un traje de baño muy de los ochenta, de talle alto. Mi paleta de color es dorado, rosa y negro. Es muy Baywatch con Xanadu.

¿Te rasuras las axilas?
Claro. El vello es mi ruina. Naturalente soy de muchísimo vello en el pecho. No me importa como hombre, pero está permanentemente en esa etapa difícil de 4 mm. Siempre lo hago demasiado rápido y borracho en la regadera. Es una pesadilla. 

Fotografía Amelia Karlsen

Cuéntame, ¿Cómo terminaste participando como Dinah Lux en la fiesta de Saint Laurent?
Cuando me golpearon en París, un modelo de Saint Laurent vino a mi rescate y salió con un ojo morado. Hedi Slimane llamó a mi agencia para investigar que había pasado y porque este chico tenía el ojo morado. Cuando le contaron la historia le pareció muy rock'n'roll; decidió ponerle a todos los modelos un ojo morado. Después Hedi me llamó y me invite a hacer un show en el afterparty. Las invitaciones me siguen llegando cada temporada y trato de ir siempre en mi drag más ridículo.

¿Se atraviesa Dinah alguna vez en tus procesos musicales?
Pues como académico, mi música es principalmente yo, sentado en una biblioteca. Pero mi disertación fue acerca del rol de la música pop en la creación de una comunidad igualitaria en Sink the Pink y como la música conecta las comudidades gay y heterosexual. Estoy planeando una serie de videos donde toco un repertorio de canciones como Dinah en Oxford; la primer balada de Chopin en Wadham College, ese tipo de cosas. Pero me pongo tan nervioso, que preferiría mil veces subir a un escenario y desnudarme que tocar el piano.

¿Cuál sería el himno de Dinah?
Lo que más estoy escuchando en este momento es Liebestod de Tristan e Isolda, la ópera de Wagner. No sé cómo Dinah la interpretaría pero a lo mejor, algún día. 

Tagged:
DRAG
queer
trans
IBIZA
Cultură