el rocambolesco sueño de ela fidalgo aterriza en el festival de hyères

Presentamos 'Earthwork', una colección que lleva a sus espaldas mucho trabajo, dedicación y esperanza.

por Raquel Zas
|
25 Abril 2018, 3:36pm

Mucho se está hablando estos últimos días de las consecuencias de la producción masiva de ropa —en parte por haberse cumplido cinco años de la tragedia del Rana Plaza en la que murieron 1.135 personas—, pero muy poca gente llega a ofrecer alternativas viables que aboguen tanto por el medio ambiente como por los derechos de los trabajadores.

Por eso, es importante hablar del trabajo de la joven diseñadora Ela Fidalgo. La mallorquina ganó el premio Mercedes Benz Fashion Talent de 2016 y es una de las finalistas del prestigioso festival de Hyères que dará comienzo mañana. Esto último no es una hazaña menor, pues Ela es la segunda española en conseguir ser finalista de este certamen, cuyo jurado esta edición está compuesto por figuras como Tilda Swinton, Jefferson Hack o Lou Doillon.

Hoy os presentamos EarthWork, la colección con la que culminó sus estudios de moda en el IED de Madrid y la que le ha valido una poderosa entrada en la industria emergente. "Earthwork ha sido posible gracias al trabajo de profesionales del mundo de la moda, estudiantes de diseño de moda locales y mujeres en riesgo de exclusión social que han colaborado en la colección durante los últimos dos meses. (…) Es una aventura que empezó cuando recibimos los tejidos de los patrocinadores del festival. En ese momento no sabíamos lo que íbamos a encontrarnos dentro de las cajas hasta que las abrimos", explica Fidalgo.


El trabajo de Ela no llama la atención solo por su combinación de texturas, sus volúmenes imposibles y su don para construir prendas que transcienden a la moda para abrazar el arte y la arquitectura, sino que despunta a la hora de presentarnos un modelo de producción sostenible, donde la ética se prioriza sobre la estética. "Queremos transmitir que es posible trabajar en las pequeñas ciudades desarrollando proyectos con gente del sector industrial de la isla, colaborando mano a mano con la educación. Queremos ser un punto donde creativos artesanos sueñen y se apasionen cada día en lo que hacen, donde la consciencia y el pensamiento de cómo hacer las cosas sea lo primordial", nos cuenta la diseñadora.

Es por eso que su labor va más allá de la creatividad mostrando un modelo de economía circular más que interesante, ideado por su colaborador Vicente Ferrer. La colección está hecha a partir de materiales reciclados y algunas de las piezas tienen más de 400 horas de trabajo; toda una demostración de que una moda diferente sí es posible.

Además, ha puesto en marcha un sistema de arrendamiento con derecho a compra en la que el cliente puede pagar un alquiler y luego decidir si se queda con la prenda. De lo contrario, puede devolverla para que otras personas puedan usarla. "Haciendo esto, la historia de cada prenda se hará más rica y más fuerte tras haber sido llevada por una persona. Y esto le añadirá una capa de emoción, historia y vida", añade.

El editorial que presenta la colección se ha realizado en Mallorca, lugar de origen de Ela y una fuente importante de su inspiración. Las prendas se integran en la geografía de la isla como si fueran un elemento más de la naturaleza. "Además de este vínculo emocional, la isla es como un secreto, es un enigma. No sabría decirte por qué tengo ese vinculo tan arraigado a mí; la isla es mágica y generosa. Su naturaleza es salvaje y abrupta, pero también es sensible y apasionada: es ‘la Bella Donna’ del mediterráneo", explica.

Earthwork es, pues, más que una simple colección; es un auténtico manifiesto lleno de color, tejidos y volúmenes ingrávidos que demuestran que en la moda pesa más el mensaje que la estética. Y el de Ela Fidalgo es un mensaje tan necesario como sensato: "[Al consumidor de fast fashion] le diría que observara más el número de prendas producidas, le diría que tuviera en cuenta la salud del planeta y la salud de sus trabajadores. Le diría que, por mucho que ponga una etiqueta verde, jamás podrá ser sostenible por las producciones masivas con las que trabaja. Hablaría de la deshumanización total, de la pérdida de valores y ética y les aconsejaría que comenzaran a replantearse sus sistemas productivos y de comunicación donde lo único que consiguen es deshumanizar al consumidor, y que este no tenga ningún tipo de información de cómo, cuánto, dónde y quién… Y luego les preguntaría: ¿Por qué?".

Créditos


Fotografía Álex Marcus
Maquillaje y peluquería Iago Rodríguez
Modelo Kamilla Khaminskaya
Plisados Plisados Fuentes