el universo masculino de kim jones para louis vuitton

A principios de este año, i-D viajó al norte de la India –concretamente al estado de Rayastán- con Louis Vuitton. Pasamos unos días con sus habitantes, nos maravillamos con sus paisajes y exploramos los palacios y fuertes bañados por el sol que...

|
12 mayo 2015, 2:20pm

Como director de moda masculina de Louis Vuitton, Kim Jones pasa mucho tiempo viajando, no solo para reuniones de negocios o entrevistas con los medios, sino también en busca de inspiración. Se trata de vivir todo de primera mano, de manera directa, tridimensional, impredecible y emocionante; no simplemente viendo un montón de imágenes de internet desde el sofá de su casa.

El estatus de Louis Vuitton como marca de equipaje y su atractivo internacional significa que Kim puede combinar su propia pasión por viajar con la búsqueda de inspiración para las nuevas colecciones en lugares remotos. Esto le permite estrechar relaciones que la firma atesora en todos los rincones del planeta, así como explorar sus conexiones históricas, algo que podría ser propicio tanto para la renovación estética como para introducir ideas frescas en nuevos mercados emergentes.

La colección masculina de primavera/verano'15 para Louis Vuitton surge del viaje que Kim y su equipo hicieron a India, una sugerencia de su amiga y mentora Louise Wilson -ex directora del Máster de Moda de Central Saint Martins-. Los extremos opuestos de la India -un país con una pobreza extrema y un glamour incomparable- no dejan de impresionar a cualquiera que la visita.

En concreto, los palacios construidos por los marajás de Jodhpur y Jaipur -clientes entusiastas de la casa Vuitton en la primera parte del siglo XX- entusiasmaron a KIm. Los uniformes de los guardias que protegían esas suntuosas moradas inspiraron las piezas de corte militar que se llevan el mayor protagonismo de la colección. 

Pero más allá de la innegable naturaleza seductora de la arquitectura o la vestimenta, Kim es un hombre al que le gusta disfrutar de lo extraordinario y absorber sus cualidades: encuentra estímulo en el hombre hindú de a pie que camina por las calles, así como de las expediciones para observar al tigre en su hábitat natural. Jones destaca la textura del viaje y su significado en la colección para el estilo del hombre moderno, un hombre en constante movimiento.

Le dedicaste el desfile a Louise Wilson, ¿podrías hablarnos de tu amistad con ella y sobre cómo te motivaba durante tus días como estudiante en la Central Saint Martins?
Louise me hizo creer en mí mismo y me ayudó a darme cuenta de lo que quería hacer. Nos hicimos amigos después de la universidad y era la mejor dando consejos, además de ser increíblemente divertida. Louise fue la persona que me dijo que viajase a India; eso me hizo buscar en el archivo de Vuitton para encontrar algo que pudiera ligar al desfile. Me siento afortunado por haber podido pasar un tiempo con ella, Timmi y Michael Costiff hace algunos veranos; creo que fue la última vez que lloré de risa por sus chistes sobre la moda actual. Me impactó mucho su muerte; siempre pensé que viviría más que todos nosotros.

¿Qué fue lo que hizo que Louise te aconsejase ir a la India?
Estábamos hablando acerca de viajar y a ella le impresionó mucho saber que nunca había estado allí, así que decidí buscar inspiración para el desfile primavera/verano en la India y me puse a investigar la relación entre el lugar y la marca.

¿Qué es lo que más echas de menos de Louise ahora que ya no está?
Tener a alguien que lo ha visto todo y que te hace ver qué es importante y qué no, además del valor de darle a la gente información sobre el pasado. Actualmente mucha gente solo busca en el mundo digital y lo cierto es que tienes que ver las cosas de manera real para apreciarlas verdaderamente.

Háblanos del viaje.
Estuve durante diez días con dos de los diseñadores con los que trabajo en la colección. Decidimos ir al estado de Rayastán por dos razones: por los increíbles baúles que Vuitton hizo para los marajás de Jaipur y Jodhpur, y por su amor por la aviación en el momento de su nacimiento. Vuitton es una marca de viaje, así que la conexión funcionaba perfectamente.

¿Sueles viajar solo?
Tengo que hacerlo por trabajo y es algo que odio; me pongo muy nervioso en el avión y los aeropuertos me parecen de lo más estresantes. 

¿Qué consejo le darías a la gente para que experimente la verdadera India?
Que observen todo: los colores, la gente. Todo está impregnado de una cierta espiritualidad y se siente la riqueza de la historia a pesar de la invasión de la modernidad. Le diría a la gente que vaya con la mente abierta, que coman comida local, que caminen por los alrededores y vean el mayor número de cosas posibles. Que también se acerquen a las áreas salvajes, que hagan un road trip -¡es una locura conducir allí!-.

¿Cómo incorporaste las inspiraciones hindúes en la colección masculina de primavera/verano'15?
Bueno, siempre tomo en cuenta la idea de la colección y después escojo las referencias, las trabajamos y las desarrollamos como algo moderno. Vimos la ropa de los marajás en los museos y nos dimos cuenta de que ellos mismos diseñaban su propia ropa, como los jodhpurs para el polo sobre elefantes y los trajes de aviador. Tomamos estas ideas y trabajamos con ellas. También vimos a los guardias del palacio y los accesorios que capturaban la vida diaria de la realeza. Luego vimos la silueta del hombre que camina por las calles -delgada, ligeramente inspirada en los setenta- y la actualizamos usando un tenis de piel de cocodrilo.

¿Cuáles fueron los obstáculos más grandes al preparar la colección?
Obviamente India es un país lleno de pobreza, y yo siempre soy sensible a estos temas, porque la gente y la cultura significan mucho para mí y para mi trabajo. Mi objetivo fue celebrar la idea del hombre hindú moderno: un hombre con estilo, aspiraciones y determinación, que puede lograr lo que quiera en la vida. Y desde mi punto de vista, así es el hombre Vuitton.

Como diseñador, dejando a un lado los temas de dinero y ventas, ¿cómo mides el éxito de una colección desde el punto de vista creativo? 
Para mí, se trata de que mis contemporáneos y la gente a la que respeto aprecien el trabajo duro que significa hacer todo lo que hacemos. Creo que la gente necesita apreciar las cosas con una punto de vista neutral, porque no todo es para todos, y creo que eso es algo genial. También me gusta escuchar el feedback de los clientes y mis jefes, porque al final del día, ¡ellos son los que cuentan!

Lujo es una palabra usada en exceso. ¿Qué significa el lujo para ti?
Creo que el concepto lujo se está yendo por un camino muy particular. Soy afortunado de poder trabajar con el monograma y la piel Damier. Esta temporada decidimos hacer bolsos con los interiores hacia fuera, con las costuras del monograma y sus detalles, así que todavía conservaban el atractivo de Vuitton, pero de una manera más sutil. El lujo hoy en día para mí es tener espacio y tiempo para pensar. Creo que el espacio es importante para que todos los creativos tengan nuevas ideas. Viajar me da la oportunidad de pasar tiempo lejos de la oficina y ver cosas nuevas que me inspiren.

¿Por qué es tan importante viajar?
Siempre he viajado, es parte de mí, pero trabajo en una marca que tiene en su ADN la cultura del viaje, y si no puedo traer cosas de otros lugares para inspirar a mi equipo y al consumidor, siento que no estoy haciendo mi trabajo adecuadamente. Todos los hombres de negocios tienen que viajar por trabajo, les guste o no, así que tienes que entender su estilo de vida.

louisvuitton.com

Recomendados


Texto James Anderson
Fotografía Jason Evans 
Estilismo Max Clark
Peluquería Rajeev Kanojia
Producción Flying Pigs Production
Agradecimientos a Carla Filmer, Owen Parry. 
Modelos Jalam, Taran Singh, Sameer, Sumit, Vijay Singh, Ramsingh, Irfan, Akshit
Toda la ropa Louis Vuitton. Todos los zapatos son de los modelos.