Publicidad

la industria de la moda apuesta por la diversidad

Los modelos con extremidades amputadas, las activistas transgénero y demás personajes que distan de los cánones de belleza establecidos están revolucionando la industria de la moda con el fin de llegar a un público más heterogéneo.

por Alice Newell-Hanson
|
23 Marzo 2015, 12:05pm

winnie harlow by harry carr

"Todavía hay muchos tipos de personas que son invisibles a los ojos de la moda. Una vez hice una editorial para una gran firma solo con modelos negros y la marca me vetó durante toda la temporada", nos cuenta Kevin Amato -fotógrafo y director de casting de Hood By Air-.

Pero también asegura que las cosas están cambiando: "Ahora empiezo a ver diversidad en lo que hacen los demás y me parece fantástico". Pero no solo se trata de diversidad racial. Los nuevos diseñadores apuestan por personas diferentes sin darle importancia al género, la edad, el peso o la sexualidad. Un tipo de gente que -cada vez más- protagoniza campañas, desfila en pasarelas y que hace tan solo unos años era simplemente inexistente en la industria.

El artista Boychild en Hood by Air. Fotografía Harry Carr.

"La diversidad en la moda ya es algo palpable. Cada vez más firmas apuestan por un tipo de modelo distinto con el fin de acercarse a un público más amplio", nos cuenta el director de casting Preston Chaunsumlit. El neoyorquino nos habla de la última campaña de JC Penney [unos grandes almacenes americanos] y nos confirma que hasta las marcas más comerciales están cambiando su estrategia para representar a más sectores de la sociedad y a aquellos a los que la moda ha marginado e ignorado.

El verano pasado, en JC Penney decidieron diseñar maniquíes inspirados en personajes famosos con cuerpos "más realistas" para los escaparates de su tienda en Nueva York. Entre algunos de sus protagonistas, pudimos ver a la deportista paralítica Dawna Callahan, al militar Neil Duncan (que tiene las piernas amputadas) y a la jugadora de baloncesto Desiree Hunter. 

Este se trata de un ejemplo comercial de diversidad a gran escala, pero también empezamos a ver comportamientos similares en firmas más exclusivas como Hood By Air que están traspasando los límites del género, la raza y de la sexualidad. La industria cosmética también se ha sumado a este nuevo movimiento: el sábado pasado, la activista transgénero Jazz Jennings fue nombrada la nueva imagen de la marca Clean & Clear. Aunque Jennings no es la única que está de enhorabuena: Noah Galloway, el ex-combatiente de la guerra de Iraq que protagonizará la campaña de la nueva fragancia de la firma americana Kenneth Cole.

Este cambio de mentalidad también hace que nos cuestionemos la forma en la que las marcas seleccionan a los nuevos modelos para complementar sus estrategias de marketing. Por ejemplo, en Kenneth Cole no es la primera vez que recurren a la controversia para aumentar sus ventas: en 2011, el director creativo hizo un comentario en Twitter en el que aseguraba que los disturbios políticos de El Cairo eran provocados por el lanzamiento de su nueva colección. Poco después, Cole le contaba a la revista Details: "Siempre que hacen alguna lista de los momentos más vergonzosos de Twitter estamos entre los cinco primeros, pero lo cierto es que ese día se agotó casi toda la colección y nuestras ventas online se incrementaron notablemente".

¿Puede que esta nueva apuesta por la diversidad sea una estrategia para estar en boca de todos en lugar de un intento de darle visibilidad a los marginados de la sociedad? Lo más seguro es que sí.

Si retrocedemos a 1998, la prensa británica acusó de lo mismo a Alexander McQueen cuando la atleta paraolímpica Aimee Mullins abrió su desfile enfundada en un par de piernas ortopédicas talladas en madera maciza que terminaban en forma de tacones de 15 centímetros. Pero en este caso no se trataba de simple controversia. McQueen nos contaba en 2002: "Pensé en dejarla que llevara sus propias piernas pero no tenía ningún sentido. Lo que quería es que se mimetizara con el resto de modelos". La elección de McQueen formaba parte del discurso de una colección que derrochaba fuerza, belleza, singularidad y una buena dosis de factor sorpresa. Mullins aseguró que se trató de una experiencia maravillosa y siguió siendo una de las musas de McQueen hasta su muerte en 2010.

Alexander McQueen p/v 1999

"Lo que diferencia a los buenos directores de casting de los mediocres es la capacidad de introducir a gente 'corriente' en las marcas de una forma natural", nos cuenta Angus Munro -director de casting de i-D- acerca del "negocio de la diversidad".

Munro nos habla de Rick Owens como un tipo de firma que ha revolucionado los cánones de belleza con sus modelos de una forma de lo más orgánica. "Empezamos a reclutar modelos por la calle para Rick Owens hace 10 años y si te fijas en los últimos desfiles (sobretodo los masculinos), la mayoría de firmas han seguido sus pasos. Ahora es algo de lo más normal. La nueva horda de modelos masculinos es mucho más representativa demográficamente que hace unos años.

Y es algo que Hood By Air está haciendo mejor que nadie. "Cuando empecé a reclutar gente para HBA, lo que buscaba eran personas con las que vender una forma de vida. Pero después me di cuenta de que no se trataba de vender un estilo de vida, sino que simplemente éramos nosotros mismos. Nunca hemos dicho "las cosas son así y estas son las normas". Al contrario. Hace poco hemos empezado a trabajar con grandes almacenes y con el grupo LVMH y es muy interesante ve cómo han acabado aceptando la idea, pero no ha sido fácil", confiesa Amato.

Todavía queda un largo camino por recorrer, pero como nos contaba hace poco Winnie Harlow -la modelo de 20 años con vitíligo-: "Este punto de inflexión en la percepción de la belleza es todo un logro para los que luchamos por la diversidad en la industria de la moda (aunque se trate de un proceso lento)".

No te pierdas:
*El videoclip para la moda sin género ni sexo
*A Hood By Air no le importa la edad, la raza ni el género

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Harry Carr

Tagged:
Μoda
Alice Newell-Hanson
winnie harlow
harry carr