Tina Barney High School Band,2017, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery

fotografías de tina barney que muestran la nueva inglaterra de los 80

Barney pasó décadas fotografiando a la élite de moda y sus elegantes propiedades. Para su nueva exposición, titulada 'Landscapes' se embarcó en un viaje por carretera hacia el noreste de Estados Unidos.

por Emily Manning; traducido por Eva Cañada
|
25 Enero 2018, 3:40pm

Tina Barney High School Band,2017, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery

Aparte de los colores y las escalas, quizá la característica más destacada de las fotografías de Tina Barney es su sentido de la composición. La artista nacida en Nueva York empezó a fotografiar a su círculo de la Costa Este durante la veintena, capturando cenas de Acción de Gracias, cócteles y rituales sociales propios del verano (estos retratos de gran formato y en color de familias de clase alta posando en el interior de sus imponentes hogares se han convertido en las imágenes más conocidas de Barney).

Inspirada por las pinturas renacentistas italianas y holandesas del siglo XVII, Barney compone sus fotografías con deliberación, a pesar de que con frecuencia la coreografía de sus composiciones dé la sensación de ser totalmente natural. Sus imágenes no son improvisadas, pero sí auténticas.

Tina Barney, Fun Slide, 2017, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery

El año pasado, Barney publicó con Rizzoli un excelente monográfico, una colección que abarca cuatro décadas y que también incluye fotografía callejera y encargos para moda. Mientras organizaba la creación del libro, Barney redescubrió algo diferente: paisajes de finales de los 80 que había realizado en Rhode Island. “Los vi y decidí probar a hacerlo de nuevo", dijo recientemente a T magazine.

Tina Barney, The Red Church, 2017, © Tina Barney, cortesía de la galería Paul Kasmin

El pasado 17 de enero, Barney inauguró Landscapes, una exposición de fotografías nuevas y nunca vistas anteriormente, en la Paul Kasmin Gallery de Nueva York. Estas redescubiertas obras tempranas ―escenas estivales de pistas de tenis, tormentas, playas y calles de Nueva Inglaterra― se exhiben junto a fotografías nuevas. Barney pasó los fines de semana conduciendo por Rhode Island y Connecticut con su cámara de 8 x 10, buscando localizaciones por el camino.

Tina Barney, 4th of July on Beach, 1989, © Tina Barney Cortesía de la Paul Kasmin Gallery

Landscapes parece un cambio de ruta para Barney. Las escenas fueron fotografiadas en exteriores. Varias imágenes (un desfile de bicicletas el 4 de julio, una banda de música ensayando, gente tomando el sol en una playa rocosa) fueron realizadas a distancia y desde una perspectiva elevada. Cuando aparecen personas, no miran hacia la lente de Barney. A menudo no miran en dirección a la fotógrafa en absoluto.

Tina Barney, Bay Street, 1988, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery

Aun así, estas nuevas obras siguen estando profundamente condicionadas por el sentido del color y el detalle de Barney y su percepción de lo típicamente norteamericano. Recientemente explicó a The New York Times por qué, mientras estudiaba en el Centro para las Artes y las Humanidades de Sun Valley, en Idaho, decidió fotografiar a su familia y a sus amigos cuando regresara al este. "Tenía miedo de que todo aquello desapareciera. Esos lugares, esas pequeñas ciudades, donde podías entrar en la casa de cualquiera y coger una galleta de un tarro en la cocina".

‘Tina Barney: Landscapes’ se exhibe en la Paul Kasmin Gallery hasta el 3 de marzo de 2018. Más información aquí.

Este artículo fue publicado originalmente en i-D US.

Tina Barney, Tennis Court, 1988, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery
Tina Barney, Drive-In, 2017, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery
Tina Barney, Bike Parade, 2017, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery
Tina Barney, The River, 2017, © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery
Tina Barney, Thunderstorm, 1988 © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery
Tina Barney, The Rocks, 2017 © Tina Barney cortesía de la Paul Kasmin Gallery
Tagged:
Cultură
Paul Kasmin Gallery
tina barney