hedi slimane sorprende lanzando una colección que nadie vio venir en celine

Algunas personas parecían avergonzadas de haber dudado de él.

por Osman Ahmed
|
04 Marzo 2019, 10:46am

Mientras esperaba ansiosamente a que comenzase el segundo desfile de Hedi Slimane para Celine, los invitados que estaban a mi lado empezaron a especular entre ellos: ojos ahumados, chaquetas de cuero, mini vestidos de lentejuelas, medias de red, tuxedos, pinta labios rojo. La lista continuó, pero entiendes el punto. La expectativa era que no había nada nuevo que ver allí, que sería el "Hedi Slimane de Hedi Slimane", que sería un facsímil de lo que le hemos visto hacer para otras casas de moda y, de hecho, para Celine la temporada pasada. En otras palabras, las expectativas eran bajas. Así que fue una gran sorpresa que se tratara de un desfile que hizo que todos se retractasen. En un momento dado, un editor Hedi-escéptico se volvió hacia mí y me confesó: "No sé qué está pasando aquí. Me encanta".

1551539999391-AW19C-Celine-001

No hay nada que adore más la moda que un cambio de 180º, teniendo en cuenta que es una industria que disfruta tanto de las grandes caídas como de los triunfos repentinos. Así que cuando Hedi Slimane nos mostró una colección fácil, funcional y acogedora, la gente cayó rendida a sus pies. Algunas personas parecían avergonzadas de haber dudado de él alguna vez; otros simplemente estaban felices de que callase bocas.

La canción J’ai Un Plan de Moi preparó el ambiente para el desfile y nos dejó claro que esto era Francia, no Londres. En un ambiente tenebroso, unas inmensas cortinas negras desvelaron una caja en la que posaba el primer modelo del desfile. Llevaba una falda de cuadros con un blazer cuadrado, bufanda de tonos neutros, botas hasta la rodilla y las manos en los bolsillos. Era el cenit de la indiferencia parisina, ese tipo de persona por la que el resto del mundo se vuelve loco.

Hace seis meses, el desfile debut de Hedi para Celine fue una reiteración de todos los arcos típicos que conocemos y posiblemente debemos agradecerle. No pretendía ser nada más que eso. Era él quien decía "F.U." a aquellos a quienes había percibido que habían saqueado su estética distintiva. En resumen, fue Hedi reclamando lo que sentía que era legítimamente suyo: sastrería ajustada noir, vestidos de fiesta de graduación bombeados, lentejuelas y modelos convertidas en estrellas del rock.

1551540079914-AW19C-Celine-160

En ese momento, Hedi fue criticado por negarse a mover la aguja hacia adelante. Algunos lo acusaron de misoginia; otros simplemente lo categorizaron como perezoso. Sin embargo, anoche celebró la herencia con prendas que eran verdaderamente genuinas; claramente un homenaje a Céline Vipiana, la mujer que creó la firma en 1945.

Pero aunque la herencia es importante, seamos honestos: Celine nunca fue Chanel. ¿Cuántas personas fuera de Francia podrían decir que están familiarizados con sus orígenes? En verdad, fue un acierto para las mujeres burguesas francesas que no se atrevieron a ir a las innumerables casas de París con perspectivas reales. Nunca fue revolucionaria, pero se armó de ese je ne sais quoi parisino: pelo voluminoso, zapatos caros, gabardina, bufanda de seda. Hedi tomó esos clásicos leitmotivs (algunos dirían banales) y le dio un toque más agudo, una línea más limpia y, de vez en cuando, un toque de chispa. Fue brillantemente banal.

1551540177131-AW19C-Celine-052

Había faldas de cuadros plisadas con blazers cuadrados de hombros anchos, culottes de talle alto combinados con botas altas hasta la rodilla y blusas con lazo, y también cardigans acampanadas con vaqueros ajustados metidos en unas botas de piel de oveja. En cuanto a los vestidos con estampado retro, vinieron con cuello alto y manga larga; y todo esto de la mano del hombre que diseñó faldas y escotes tan cortos que justificaron un descuento hace solo seis meses.

"Me estoy moviendo, tú todavía estás aquí", parecía estar diciendo. El infierno no es tan incendiario como un genio de la moda despreciado.

1551540261282-AW19C-Celine-172
1551540329266-AW19C-Celine-175

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.