¿es necesario drogarse para ser artista?

Exploramos los entresijos de la industria del arte y su relación con las sustancias adictivas.

por Aida Belmonte
|
16 Diciembre 2015, 10:20am

fotograma de 'Aullido'

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Imagen vía @basquiatart

La relación entre la creación artística y las drogas siempre ha sido un tema de interminable controversia. ¿Utilizarlas en el proceso artístico es hacer trampas? ¿Las drogas ensucian el arte? Sin embargo, por otro lado, ¿hasta qué punto debe un juicio social intervenir en la creación de una obra? ¿De qué otras formas habría llegado Jim Morrison "To the other side"?

Bryan Lewis Saunders es un artista que ha vuelto a meter el dedo en esta llaga ancestral. Algunos de sus cincuenta autorretratos más polémicos se podrán ver, hasta el próximo mes de abril, en el CCCB, incluidos en la vigente exposición +Humans.

Imagen vía @sergiwolf

Se trata de una obra en la que el artista se pone al límite. Durante el período de un año, Saunders tomó cada día grandes dosis de una droga distinta (algunas recreativas y otras farmacológicas) y dejó que su mente y su cuerpo se sumergieran por completo bajo sus efectos. En ese estado, el artista cogió papel y lápiz y se autorretrató tantas veces como fuera necesario hasta llegar a identificarse plenamente con el dibujo. El resultado es tan sorprendente como fascinante.

Las drogas que utilizó van desde la marihuana y la cocaína hasta antidepresivos como el Xanax, jarabe para la tos y las temidas sales de baño -esas que convertían en caníbal a quien las consumía-. Cada una de las sustancias provocó que Saunders se viera de una forma peculiar y única -y todas muy dispares entre sí-. "Quería ver cómo las drogas cambiaban la percepción de mí mismo", explica el artista. Así, podemos ver dibujos dominados por la angustia y el horror y otros en los que reina la paz y el bienestar.

Al igual que Saunders, a lo largo de la historia del arte, la música y la literatura, hay decenas de artistas ampliamente reconocidos cuya obra ha sido influenciada por sustancias psicoactivas. La Factory de Andy Warhol, incontables estrellas de la música, los escritores de la generación Beat... Todos ellos buscaron algo en las drogas, algo que aportó nuevas perspectivas a sus trabajos.

La expansión de la conciencia, las sensaciones ampliadas y la distorsión de la realidad otorgaron a estos artistas la posibilidad de vivir experiencias interiores más profundas de lo normal. Eso les llevó a crear algo nuevo, totalmente original, algo que nadie podría haber imaginado. ¿La historia del arte sería distinta sin las drogas?

Sin embargo, esta conciencia alterada también traía consigo consecuencias dramáticas. Por todos son conocidos docenas de casos de artistas que abusaron de las drogas: Amy Winehouse, Jimi Hendrix, Truman Capote, William Burroughs, Jean-Michel Basquiat y un largo etcétera.

Imagen vía @fcontumelias

Deberíamos entonces preguntarnos el motivo por el que estos artistas acudieron a las drogas para llevar a cabo su obra. El dolor que provoca enfrentarse a la página en blanco, el miedo al fracaso, la falta de ideas e inspiración son algunos motivos que pueden llevar al uso de sustancias tóxicas. En este caso, la droga serviría para calmar momentáneamente una angustia vital del artista. Sin embargo, quedarse sólo con eso quizá es quedarse corto.

Quizá existen motivos trascendentales y de carácter más experimental. De hecho, desde la antigüedad, se practicaban ritos en los que chamanes inhalaban hierbas medicinales para entrar en contacto con un mundo místico. Un mundo maravilloso que está fuera del alcance del ser humano y que, sin embargo, puede ser visto y vivido por un período limitado de tiempo; un mundo liberado de la barrera del racionalismo, que es el sueño de todo artista.

'Lost Love' de Damien Hirst (2000) vía @valeria_scagnelli

Damien Hirst, el artista millonario fascinado por la muerte, reconoce haber usado tóxicos en la creación de algunas de sus obras. "Las drogas son elementos estrechamente ligados a la delicada frontera entre la vida y la muerte, son un modo muy diluido de enfrentarse al fin".

Picasso experimentó con opio, morfina y hachís y puede creerse que su peculiar visión del mundo tiene algo que ver con eso. Sus pinturas contienen la esencia de lo cotidiano, pero poseen una originalidad extraordinaria y representan la realidad de manera fragmentada, lo que viene a ser parecido a los efectos de esas drogas sobre la mente. Así, si el artista logra captar la esencia del mundo que le abre un determinado producto psicoactivo, el espectador puede llegar a tener una experiencia estética similar desde la sobriedad.

'La noche estrellada', de Vincent Van Gogh (1889) vía Wikipedia.

Otros artistas, como Van Gogh, Beethoven o Munch, tenían también un imaginario muy complejo. Sin embargo, ellos no utilizaron tóxicos, sino que padecían patologías mentales como esquizofrenia, depresión crónica o epilepsia. Un estudio publicado recientemente por deCODE, una empresa islandesa dedicada al estudio de la genética, ha declarado que existe una relación entre la creatividad y las enfermedades psicológicas. "Para ser creativo, necesitas pensar diferente", afirma el fundador de deCODE, "y cuando alguien es diferente, tenemos la tendencia a etiquetarlo como extraño, loco o incluso demente".

'El grito', de Edvard Munch (1893) vía Wikipedia.

Podríamos preguntarnos qué diferencias existen entre la llamada locura y las modificaciones de percepción que proporcionan algunas drogas. Por poner un ejemplo, la esquizofrenia no deja de ser una disolución de las fronteras entre uno mismo y el mundo, algo que es también un efecto típico del éxtasis. No es de extrañar que, a lo largo del siglo XX, la psiquiatría experimentara con sustancias como el MDMA para tratar algunos casos. Como tampoco es de extrañar que Bryan Lewis Saunders quisiera poner a prueba su percepción.

Su trabajo, a parte de poseer valor artístico, es pues un magnífico estudio sobre la influencia que tienen estas sustancias en la mente humana. Él lo hizo por curiosidad artística y exclusivamente para este proyecto. Cuando le preguntan por su experiencia creando esta colección, Saunders responde: "Si miras mis autorretratos, ¿qué es lo que ves? Las drogas te hacen feo".

cccb.org

Recomendados


Texto Aida Belmonte
Fotograma de 'Aullido'

Tagged:
HUMANS
barcelona
Andy Warhol
Damien Hirst
Cultura
Droga
jean-michel basquiat
CCCB