El salto de Alvarno

Durante el último lustro han contribuido con sus colecciones a reconciliar la moda hecha en España con el refinamiento del prêt-à-porter francés. Arnaud Maillard y Alvaro Castejón trasladaron a la luz de Madrid los secretos mejor guardados de los...

por i-D Team
|
30 Julio 2014, 10:15am

Vuestras diferentes trayectorias personales y profesionales confluyeron en París antes de dar lugar a Alvarno. ¿Cómo ocurrió y por qué elegisteis Madrid como sede para vuestra firma?
Arnaud:
Surgió de una necesidad personal de ambos de lanzar nuestra propia firma. Habíamos trabajado juntos varios años a las órdenes de Karl Largerfeld y ahí nos dimos cuenta de que compartíamos una misma visión de la moda. Yo estaba viviendo en Madrid porque abrí una tienda vintage de lujo, Le Faubourg, un proyecto personal que siempre quise llevar a cabo. Vimos claro que Madrid sería un buen sitio para empezar. Es una ciudad que se abre a lo nuevo y la acogida fue muy buena desde el principio.
Álvaro: En esos años que Arnaud estaba en Madrid yo seguía en París. Mi último año de colaboración con Lagerfeld fue en Fendi, a caballo entre Roma y París, y ahí me di cuenta de que ya había llegado la hora de lanzar nuestro proyecto. Para mí suponía además volver a mi país después de más de 15 años fuera. ¡Además descubrir Madrid fue muy refrescante!

¿Detectáis en vuestra aproximación al diseño rasgos culturales o de carácter distintivos de un francés y un español?
Hay una frase a la que siempre hacemos alusión en nuestras colecciones: "La Luz de Madrid y el Espíritu de París". En ella se resume la filosofía de Alvarno. ¡Ya no sabemos si el francés es el más español de los dos o es el español quien está más afrancesado!

Los desfiles de Alvarno han sido en los últimos años una de las citas más visibles del programa off de Cibeles. ¿Por qué precisamente ahora os habéis planteado formar parte del calendario oficial de MBFWM?
Desde el inicio hemos tenido una relación cordial con la pasarela oficial. Lo que nos podían ofrecer hasta hoy para formar parte de su calendario no nos convenía, pero esta vez hemos valorado positivamente su propuesta. Ahora que hemos empezado a desfilar en París con Azzaro, formar parte de una plataforma internacional con Alvarno bajo el abanico de Mercedes-Benz es lo que toca. Esperamos que nos aporte una mayor visibilidad nacional e internacional.

¿Cabe esperar una influencia cruzada entre Azzaro y Alvarno?
Intentamos no cruzar las fronteras creativas entre Azzaro y Alvarno. Cada una tiene su estilo y su personalidad. Es como los hijos: aunque vengan de los mismos padres y se les quiera igual, la mayoría de las veces no tienen nada que ver. Además, trabajar en París supone ya un cambio físico y cultural con respecto a Madrid, aunque para nosotros sea volver a nuestros orígenes. Eso sí, desde que estamos en París hemos conocido artesanos que hemos incorporado a Alvarno y lo mismo para Azzaro en Madrid. Y por supuesto pasear por París hace que tengamos el ojo abierto a cada paso, ¡tipo scanner!

¿Os atrevéis a dar un consejo a los jóvenes diseñadores que están empezando ahora?
Les recomendamos tenacidad, constancia, mucho trabajo y creer firmemente en ellos mismos, porque eso se acaba transmitiendo.

Soñad a lo grande: ¿Dónde os gustaría ver a Alvarno en otros cinco años?
Con puntos de venta propios y una presencia internacional importante, con una gama completa de accesorios y, puestos a soñar, con un perfume Alvarno.

Recomendados


Texto Emilio Calzada
Fotografía Pablo Curto

Tagged:
ESPAÑA
Μόδα
Azzaro
emilio calzada
alvarno
alvaro castejón
arnaud maillard
pablo curto