polaroids, rap español y amor por lo mundano: así es margarito dela guetto

Hablamos con el fotógrafo de Mallorca sobre su trayectoria, sus colaboraciones con algunos de los personajes con más repercusión de la escena del hip hop nacional y sus próximos proyectos.

|
02 Junio 2016, 10:10am

Partiendo de la curiosidad despreocupada que tienen los niños, Margarito retrata todo su entorno y su día a día. Quizá es por eso por lo que le gusta definirse como fotógrafo ignorante; porque parte del "desaprender" para crear algo propio. 

Su obra es espontánea e intuitiva y en cada una de sus imágenes encontramos un amor y una ternura por aquello que retrata que no son fáciles de ver normalmente. Dentro de poco, presentará en Mallorca una de sus ultimas publicaciones, así que si quieres hacerte con alguna de sus piezas, no le pierdas la pista a su cuenta de Instagram, ya que Margarito suele hacer ediciones cortas (y se acaban pronto). En i-D hemos querido hablar con él sobre el origen de su imaginario, sus protagonistas y sus proyectos para el futuro.

¿Cómo y cuándo empezaste con la fotografía?
Se me da a conocer a partir del 2010 más o menos, pero la fotografía siempre ha estado ahí. Empecé gracias a mi padre, que era farmacéutico pero tenía la fotografía como afición. Él tuvo un maestro en Mallorca, Sebastià Mulet, que había sido fotógrafo del destape y el folklore mallorquín. 

Era mayor que mi padre y era un personaje bastante peculiar, con mucho carácter, aunque con mi padre siempre se llevó genial. Trabajaban mucho juntos y hacían fotos, talleres, charlas y exposiciones. Mi padre conserva las primeras fotos que disparé de pequeño. A día de hoy, nos gustaría editar algo con su trabajo, el mío o con el que le dejó Sebastià Mulet a mi padre cuando falleció.

¿Cuáles son tus referentes?
Miguel Trillo es el referente. Me gusta la foto de calle, la movida, las tribus urbanas, los personajes, las personalidades, los retratos y los momentos históricos de movimientos artísticos. También las bandas musicales: Madrid hip hop, Rapi'n Madrid... Las portadas de esos vinilos son increíbles. 

Son de esas fotos que no tengo palabras para describir, podría catalogarlas con la palabra 'respeto'. En cuanto a referentes internacionales, admiro mucho a Dash Snow, su trabajo en general, no solo por su fotografía -que tenía un carácter fuerte- sino por su actitud. Respeto mucho todo su conjunto como fotógrafo, escritor de grafiti y artista en general. Me jodió mucho lo que le pasó.

Aparte de la fotografía y la autoedición, ¿a qué te dedicas?
Soy profesor y me encanta; me hace crecer día a día. Soy muy feliz con este trabajo y con mi equipo de docentes, es lo que me da la seguridad económica.

¿Influye en algo tu trabajo como profesor en tu obra?
No, no lo mezclo. Los chavales son lo mejor; me influyen, pero son partes separadas de mi vida. Hoy en día es muy fácil mezclar la cosas debido a las redes sociales y sí que hay algún alumno que conoce a Margarito dela Guetto y flipan cuando se dan cuenta de quién es.

¿Sigues alguna rutina?
Siempre llevo una cámara encima, incluso cuando bajo cinco minutos a los perros. Es fotografía de diario, es la magia de encontrar diferentes escenas, momentos o personas en un mismo carrete de 35mm. Esto varia cuando hago sesiones específicas, que todo es de un mismo tema.

¿Sacas dinero de la fotografía o es puramente amor al arte?
Es amor al arte porque amo lo que hago. Disparo a lo que quiero, a lo que me gusta o encuentro en mi camino. Creo que soy muy afortunado en ese aspecto, hago exposiciones y mis obras se venden en varios formatos. Tengo una buena respuesta del público y es lo que me hace seguir adelante con libros, camisetas, totebags y polaroids.

En la actualidad me gustaría seguir esta linea más personal pero también poder trabajar para estudios, agencias o galerías. Incluso para prensa de festivales, pero sé que es un poco más difícil porque tengo un hándicap: trabajo en analógico. Sé que ahora está de moda, pero la gente es muy ansiosa, quiere los resultados al momento.

Algo que caracteriza tu fotografía es la espontaneidad. ¿Cómo preparas las sesiones con tus modelos?
No me gusta preparar mucho, la espontaneidad es lo que me divierte. Mi fotografía la defino como despreocupada, primitiva e ignorante. Me gusta que no sea tan seria a primera vista. No dejo de lado la profesionalidad pero necesito que sea lo más cercana a la gente posible. Me gusta hablar con la persona, bromear y pasar un buen rato, aunque eso suponga disparar menos fotos. Quiero quedarme algo bueno de cada persona con la que trabajo, y eso solo se consigue siendo cercano.

¿Resulta fácil conseguir la intimidad que queda reflejada luego en las fotos?
Intento que la persona se relaje y que trabaje a gusto, que todo fluya, que salga natural. Normalizar lo que la persona está haciendo en el momento de la foto, vaya en bragas, sea de la condición sexual que sea o esté pinchándose. Es importante no juzgar, tener una escala de valores presente, empáticos y éticos, universalidad en el ser y las cosas. Parto de la base de que para mí todo el mundo es igual.

Has colaborado con artistas como Mala Rodríguez, BadGyal y PAWN GANG, pero con quien más lo has hecho es con Cecilio G. ¿Cómo surge tu relación con él?¿Cómo os planteáis cada proyecto que hacéis juntos?
A la Mala la conocí por una amiga en común, ella vio mi primera publicación, GENOGRAMA, y se puso en contacto conmigo. Nos mandamos unos mails y me contó un poco lo que quería e hicimos una sesión de la cual estoy bastante contento.

Conocí a BadGyal por su música. En uno de sus videoclips salía una amiga así que aproveché para comentarle si podíamos hacer algo juntos. La misma tarde que quedamos ya hicimos una sesión, y luego me volvió a escribir porque necesitaba imágenes para una entrevista. Tenemos en mente más cosas que saldrán próximamente. 

Pawn Gang me flipó desde el principio a grito de "¡A-KUATRA SET SENSE PIETAT!". Desayunan lo mismo que yo —"bacon i ous ferrats"— y eso me caló. Hay buen rollo y me gusta lo que hacen y cómo lo hacen. Les he hecho un par de fotos y me gustan mucho; queremos trabajar juntos. Cuando veo a Hacha siempre hablamos y hacemos planes, solo nos queda encontrar el día que a todos nos vaya bien y sacar algo bueno y potente. 

Juan (Cecilio G) y yo nos conocemos desde hace bastantes años; tenemos mucha afinidad. Siento como que forma parte de mi familia aquí en Barcelona. Le he visto empezar, le he apoyado y ayudado en todo lo que he podido y él me ha dejado. Le quiero y odio a partes iguales. Cada proyecto o colaboración que tenemos va surgiendo, no solemos planear mucho. 

Hemos hecho muchas cosas juntos, pero bajo mi punto de vista "mamarraxet", ha sido el proyecto más completo que hemos compartido. Hicimos una sesión de fotos, un clip y llegó a manos de unas galeristas mallorquinas a las que les interesó el proyecto y lo pudimos presentar allí. Se expuso la fotografía sacada del rodaje, el material característico que se utilizó y Cecilio dio un concierto íntimo y divertido. ¡Hubo hasta confeti!

Tus imágenes muestran sexo, juergas, grafiti... ¿Has tenido algún problema de censura?
En una ocasión tuvimos que descolgar unas Polaroids que les hice a unos amigos desnudos con máscaras. No surgió nada para contar, solo que esa galería no estaba prevista de una puerta y sin ella se limita el contenido expuesto. Esa sesión ha dado un montón que hablar. Las hicimos un día en casa de mis amigos, simplemente íbamos a cenar pollo al curry y luego surgió, en plan divertido. Pero bueno, quitando lo de esta exposición, no he tenido problemas. Aún así, busco una reacción en las personas, no quiero que se queden indiferentes.

Eres una persona que parece mantener muy buena relación con sus seguidores a través de las redes. ¿Cómo gestionas esta parte?
Doy gracias a toda la gente que sigue de cerca mi trabajo y me da feedback. Internet es una herramienta que me ha ayudado a darme a conocer y cada vez va a más. Hace cinco o seis años era más reacio a mostrar lo que hacía, pero a partir de 2011/12 empecé más en serio en las redes, con mi web y con Margarito. Quise empezar a darle forma y aquí estamos, espero que por muchos años más.

¿En qué proyectos andas metido ahora mismo?
Supongo que como a muchas otras personas les pasa, a la que termino una expo o libro ya estoy pensando en qué puedo hacer para la próxima. Es un trabajo constante al que le dedico una gran parte de mi tiempo y quiero sorprenderme a mi mismo, superarme y descubrir hasta donde puedo llegar. He nombrado antes a Pawn Gang y BadGyal, que eso está ahí. 

Voy a darle caña a mis camisetas porque cada vez que alguien la pasea me siento feliz. De momento pasear a Ramón y Buddy por muchos años, estar más atento y dedicarle más tiempo a mi mujer Rebeca, que me quiere y me apoya mucho. Estar con mis amigos, mis padres, y mi familia en general. Y por supuesto, seguir sacando fotos. Conocer gente nueva y personas interesantes que sonrían y quieran hacer cosas que nos hagan disfrutar de la vida.

Recomendados


Texto Mirena Ossorno
Fotografía Margarito dela Guetto