10 películas que demuestran que el (verdadero) cine indie no ha muerto

El pasado domingo se cerró una nueva edición del Americana Film Festival con una parrilla de grandes obras del cine independiente.

por Raquel Zas
|
14 Marzo 2018, 9:45am

El Americana Film Festival de Barcelona se ha ganado a lo largo de sus cinco años de historia la reputación de tener un gran criterio a la hora de escoger los títulos que conforman su programación. Estamos en una época en la que (por fin) se empieza a reconocer el valor del cine de autor y diversas obras del género están recibiendo la atención de los premios más mainstream del circuito —porque, ¿quién iba a decirnos hace unos años que cintas como Lady Bird o Call me by your name estarían nominadas a los Oscar?—.

Pero bajo la fama de estas películas de culto sigue habiendo un circuito emergente que hace las delicias de aquellos cinéfilos empedernidos. Nos referimos a esas cintas que tienen que hacer grandes esfuerzos por llegar a las salas, aquellas historias que se crean sin apenas presupuesto, esas cuyo ingenio gana con creces a los aspectos técnicos o esas obras que se atreven a ser descaradas, a contar lo que nadie cuenta, a arriesgar, a no tener miedo a ser tildadas de "extrañas". Por eso no te puedes perder estas diez películas que hemos podido ver en el Americana Film Festival 2018.

Don't Think Twice
Si eres un treintañero frustrado por no haber logrado cumplir tus sueños, esta es tu película, o puede que no. Don't Think Twice cuenta la historia de un grupo de teatro de improvisación que combina sus espectáculos semanales con la crueldad de la vida real en sus trabajos mal pagados. Todo cambia cuando el cazatalentos de un conocido programa de televisión va a ver su obra y la competitividad, la envidia y el narcisismo empieza a surgir de un unido grupo de amigos bautizado como La Comunidad. Es hilarante, graciosa y conmovedora. Además, podemos disfrutar de la brutal actuación de sus protagonistas, destacando la de Gillian Jacobs, protagonista de la serie Love.

Golden Exits
"Nunca se hacen películas sobre gente normal que no hace nada". Alex Ross, un habitual de Sundance, firma esta cinta que ha dejado muy buena sensación en la Berlinale. Dos parejas, dos generaciones, Nueva York, y una joven y guapísima asistenta que llegará para trastocarlo todo. Esta elegante y sutil película hace un retrato sin pretensiones pero muy inteligente de la felicidad, el amor, la inseguridad y la fragilidad del matrimonio. Como guinda del pastel, una imponente Chloë Sevigny borda el papel coprotagonista.

Saturday Church
Saturday Church cuenta de una forma muy acertada cómo es salir del armario en el extrarradio de Los Ángeles y en el seno de una familia religiosa. Ulysses es un adolescente de 14 años que no tarda en descubrir que vestirse con la ropa de su madre no casa demasiado con ser el monaguillo de su congregación. Afortunadamente, conoce por casualidad un grupo de mujeres trans que le descubrirán un mundo lleno de liberación y 'voguing'.

Miss Stevens
Otra gema inesperada es el debut como directora de Julia Hart, que nos muestra la historia de una profesora que tiene que cuidar a tres de sus alumnos durante un fin de semana en el que competirán en un concurso de teatro. El elenco de actores lo dice todo: Lily Rabe (conocida por sus papeles en la serie American Horror Story), Lili Reinhart y nuestro queridísimo Timothée Chalamet. Una bonita historia sobre lo difícil que es convertirse en un adulto.

Beach Rats
Aunque no hayas visto esta película, probablemente ya conozcas a su protagonista. Harris Dickinson saltó a la fama por el papel protagonista de Beach Rats, que le ha servido para ganar el Independent Spirit Award a actor revelación de este año. Además de ser director y escritor, ha hecho de modelo en varias ocasiones. Pero sin duda, es en este film donde destaca sus dotes interpretativas, haciendo el papel de un joven pandillero de los suburbios que coquetea con las drogas y explora los chats de sexo gay mientras intenta luchar contra su propia sexualidad.

Ingrid Goes West
Este es uno de esos retratos de la parte enfermiza y tóxica que tienen las redes sociales, solo que llevado al extremo y, por qué no decirlo, con cierto humor. Ingrid es una chica con serios problemas mentales que, tras una estancia en una clínica psiquiátrica, decide mudarse al oeste de Estados Unidos en busca de una "influencer" de la que se ha obsesionado. Después de secuestrar a su perro, consigue hacerse íntima amiga de ella y aproximarse más a ese mundo #perfecto que tanto anhela. Pero no pasará mucho tiempo hasta que a Ingrid se le tuerzan las cosas... Da risa, da pena pero, sobre todo, da mucho miedo.

Dayveon
Uno de los dramas más destacables de esta edición. Dayveon es sin duda una joya cinematográfica, construida a partir de una historia potente y madura y una dirección muy logradas. Es cine puro, intenso, con un clímax que nos lleva hasta el abismo para luego volver a renacer. Amman Abbasi aprueba con sobresaliente en su film debut que trata sobre la pérdida de un hermano, las bandas callejeras, la perdición y la salvación. Merece la pena.

Weirdos
Sin duda esta es la época dorada de las películas de tipo coming of age. Weirdos es otro ejemplo a destacar entre las demás, pues nos traslada a la época de posguerra de Vietnam, en un blanco y negro muy acertado, y nos invita a embarcarnos en un emocionante road trip con Kit y Alice en busca de una vida más bohemia que les aporte la felicidad que tanto necesitan. Como suele pasar en estas situaciones, las expectativas nunca se acaban cumpliendo. Menos mal que Kit tiene a su amigo imaginario, una especie de imitador barato de Andy Warhol que aparecerá a lo largo de la cinta para dar un par de buenos consejos.

Lemon
Este sin lugar a dudas fue el film más polémico de la edición, generando un debate entre los que la adoran y los que la aborrecen. Lemon es excéntrica, provocadora, irritante y muy ingeniosa. Te cabrea tanto como hace que te partas de risa. Tiene humor negro, humor inteligente y humor del malo. Janicza Bravo nos presenta a Isaac, un hombre tan desgraciado como absurdo, que intenta sobrevivir al mundo a través de una pésima y surreal relación con el resto de la gente. Empezarás odiándolo, pero lo acabarás comprendiendo.

Gook
Esta es una obra que cuenta una realidad que se ha contado cien mil veces en el cine pero que, desgraciadamente, sigue estando muy vigente en la actualidad. Tras ganar la sección Next en el pasado festival de Sundance, Gook nos adentra e un Los Ángeles multicultural donde habitaban tensiones raciales que se vieron exacerbadas por el caso Rodney King, en el que un taxista afroamericano fue brutalmente apaleado por la policía y cuyos autores salieron sin cargos de los juzgados.

Sobre este contexto, surge una extraña amistad entre dos veinteañeros coreano-americanos y una preadolescente afroamericana. Films como este son necesarios porque pegan un golpe en la mesa para que volvamos a poner el foco en temas que se han vuelto invisibles a nuestros ojos.

Tagged:
Cultură
cine indie
Americana film festival 2018