no bra, ningún problema

No Bra, pionera y 'performer' queer, ha creado un espacio para sí misma y para los que la rodean en la comunidad artística.

por Hanna Hanra; fotografías de Christian Cassiel
|
mar. 14 2018, 11:29am

Este artículo apareció originalmente en 'The Radical Issue', nº 351, primavera de 2018.

Susanne Oberbeck lleva 14 años realizando performances llevando puesto poco más que un par de shorts de licra y un bigote postizo. En 2018, puede que eso no resulte demasiado transgresor, pero en 2004, cuando empezó, sí que lo era. "Siempre estaba fuera de las diferentes escenas y no encajaba en ninguna de ellas", nos cuenta vía email desde Nueva York. Fuera de la escena gay, no había demasiado artistas abiertamente queer, ambiguos, pero con músicos como Arca y Mykki Blanco acercándose cada vez más a la cultura mainstream, la cosa está cambiando.

"Ser andrógina te aporta resistencia porque estás acostumbrada a sentirte fuera de lugar y tu misión no depende de las tendencias". Susanne, musa de fotógrafos y de otros referentes de moda, sacó su nombre de un titular de The Sun —"Rachel Stevens wears no bra" [Rachel Stevens no lleva sujetador]— y vio que tratando de crear un espacio para ella y para otra gente como ella le estaba hablando a un público creativo. "Siempre esperas que te vean como alguien con un punto de vista válido más que como un rarito", confiesa. "No soy muy optimista respecto al poder del arte llegados a este punto, pero creo que las ideas pueden ser muy efectivas, aunque el resultado no se note inmediatamente".

Si bien la sociedad sigue instaurando un notorio volumen de limitadoras normas sexuales, en constante crecimiento, también lo está instaurando la música pop. Es aquí donde Susanne entra en escena con No Bra. Crecer en Alemania y colarse en la sala de conciertos de su ciudad natal, que regularmente contrataba bandas de hardcore punk estadounidense, han marcado a Susanne. "Veía a un montón de tíos agresivos sin camiseta y eso realmente me impresionó".

Sea o no porque la habilidad de absorber cualquier etiqueta que rodee la convención social y cuestionarla venga de su situación de outsider, la necesidad de Susanne de hablar de sexo combina conceptos como la liberación sexual con otras ideas más románticas, aunque con un toque de humor. "Se supone que la poesía y la música hablan de la verdad. Cuando los artistas meten mano en cosas que están concebidas para resultar incómodas, o que no se han articulado correctamente, es cuando son más poderosos".

No Bra actúa en el Secret Project Robot de Brooklyn este viernes 16 de marzo

Créditos


Fotografía Christian Cassiel

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.