Imagen cortesía de Gucci

el nuevo proyecto de gucci explora la cultura del 'copia y pega' del arte moderno

Para apoyar su próxima exposición en Shanghai, "The Artist is Present", Gucci ha publicado su propio periódico, "The New Work Times", donde todo es falso y nada es nuevo.

por Steve Salter
|
11 Octubre 2018, 9:42am

Imagen cortesía de Gucci

En un mundo en el que podemos comprar bootlegs oficiales, nuestros influencers son en realidad virtual, nuestros trabajos están en riesgo por las máquinas y nuestro futuro está moldeado por robots, la próxima exposición de Gucci en Shanghai, The Artist Is Present, parece tener mucho sentido en 2018. Incluso su título está tomado de la actuación pasiva de Marina Abramović en 2010, mientras que el provocativo bromista de arte Maurizio Cattelan se une al mesías barbudo del Gucciverse Alessandro Michele para curar una exposición que promete desmantelar los conceptos de originalidad, intención, expresión y autoría.

"Esta es la historia de un sueño", explica Gucci. "Imagina un mundo lleno de viejos retratos maestros, antiguas cabezas de mármol romano, relicarios de oro llenos de manos y corazones de zombis, alfombras florecientes y tapices coloridos, dragones bebés y cráneos de criaturas desconocidas". Este sueño obviamente pertenece a Michele. Dentro de él, se encuentra con Cattelan, el "artista incansable, afectado por un grave trastorno de acaparamiento de imágenes".

JJYPHOTO, cortesía de Gucci

Como desde hace tiempo ha declarado que la originalidad es un concepto sobrevalorado y anticuado, es el compañero perfecto para organizar la exposición. Tanto Michele como Maurizio se deleitan con la dualidad que existe entre imagen y realidad, representación y presentación. Con el sueño compartido, The Artist Is Present se inaugurará en Shanghai el 11 de octubre en el Museo Yuz, bajo la idea original de que "la copia es la original". En el interior, los visitantes recibirán una copia de la última publicación de Gucci, The New Work Times.

Ahora, seguramente todos hemos perdido la cuenta de cuántas veces el presidente Trump ha demolido la prensa y hemos descrito informes que él denomina "fake news" y "mentiras de periódicos fallidos como The New York Times", por lo que es apropiado que Gucci haya optado por crear su propio periódico de edición especial para acompañar la exposición. Dentro de The New Work Times, encontrarás un documento académico sobre la migración del aura, instrucciones sobre cómo clonar a tu mascota, una historia inolvidable de la dama que regaló su rostro y un anuncio publicitario del mejor falsificador de todos los tiempos. En todo momento, la publicación presenta artículos de escritores, periodistas, científicos y artistas, así como contribuciones de doppelgängers, falsificadores, genios no originales y ladrones. Al igual que (algunos) periódicos regulares, ¿verdad? La política de admiración toma la forma de una sección de "Todas las noticias que se pueden reimprimir".

Imagen cortesía de Gucci

Como compartimos exclusivamente las noticias de la primera página, te ofrecemos un vistazo a su interior con la siguiente colaboración de Liam Gillick, artista conceptual de Aylesbury, nacido en Nueva York.

Falso...
Exposición...

Hace veinte años, un escéptico acerca de la dirección que toma el arte en estos tiempos de creciente polarización económica ,me hizo saber que creía que alguien estaba intentando falsificar toda su colección de arte conceptual. La idea parecía ridícula. Sin embargo, se ofrecían a la venta notas, declaraciones, instrucciones simples en trozos de papel, a menudo con dedicatorias cortas, por un par de miles de libras y, a veces, tan solo unos pocos cientos de libras. Falsificar el arte conceptual es particularmente inútil. Casi todos los trabajos estaban destinados a ser llevados en tu cabeza, para expresar una calidad universal, como algo para compartir. El uso de sistemas y estructuras por parte del arte conceptual hizo que el proceso de falsificación fuera inútil y fácil de descubrir: las obras estaban numeradas, catalogadas o formaban parte de una serie. Además, el proceso de falsificación del arte conceptual depende de la noción de un valor que podría acumularse de la posesión de un original. En casi todos los casos, se había pagado al artista, pero a menudo de maneras que cuestionaban la noción de propiedad. La posesión y posterior transferencia de la obra fueron deliberadamente complicadas en el momento del intercambio, y en algunos casos la estructura del arte dejaría de existir de manera significativa si se vendiera. El original, por lo tanto, no siempre se encontraba en el artefacto. Esto no significa que el arte conceptual en su forma más pura no tenga valor, sino que su valor no está libre de contexto. Es una instrucción, un potencial, un recordatorio, un sistema de intercambio. No es un artefacto sin fantasmas, sombras y obligaciones. Falsear en este caso significaría falsificar sistemas, intercambios y personas. Intentar falsificar el arte conceptual requeriría la creación de artistas, estructuras, historias y potenciales. El problema aquí no fue la aparente facilidad de escribir una lista, declaración o instrucción en un pedazo de papel, sino una incomprensión de la posición jerárquica del original "dentro del esquema de la propia obra".

The New Work Times se regalará de forma gratuita en la exposición The Artist is Present de Shanghai y, a partir de finales de octubre estará disponible en librerías seleccionadas de todo el mundo, como Maison Assouline (Londres), Gucci Garden (Florencia), Dashwood Books (Nueva York), Tsutaya (Tokio), Yvonne Lambert (París) y Casa Bosques (Ciudad de México).

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Gucci
Cultura
fake news
alessandro michele
Moda