Los bailes prohibidos de Nueva York

'Litefeet' es el documental de debut de Scott Carthy y trata sobre el perseguido arte del baile en el metro de Nueva York. En el rodaje aparece uno de los grupos más prolíficos de la ciudad, los chicos W.A.F.F.L.E.

|
ene. 16 2015, 12:30pm

El colectivo de baile W.A.F.F.L.E es uno de los más perseguidos por la policía de Nueva York debido a la iniciativa de "limpieza" que iniciaron en los 90. Bill Bratton, uno de sus precursores, implementó la "Teoría de las Ventanas Rotas" como método para reducir la delincuencia en la ciudad. La
teoría sostiene que al detener los pequeños actos visibles de delincuencia y desobediencia civil -como la prostitución o los graffitis-, el número de crímenes disminuirá. Es decir, que si se impiden las pintadas del metro el número de homicidios y violaciones descenderá.

Tras indagar un poco más en este fascinante universo, Carthy nos respondió unas preguntas sobre su obra:

Cuéntanos un poco más sobre 'Litefeet'.
Trata sobre expresarte de la forma más creativa posible. El bailarín de litefeet a menudo interactúa con diversos objetos como sombreros o zapatos. Lo de las barras en los vagones del metro vino después. He visto vídeos de gente corriendo y moviéndose entre la multitud de una forma impresionante y lo mejor es que los buenos bailarines de metro no se copian unos a otros. Le dan mucha importancia al respeto mutuo entre artistas y al desarrollo de la técnica. Lo que más me ha sorprendido es lo que ha llegado a crecer esta vertiente: empezaron con el baile pero han llegado hasta la producción musical y todas las plataformas que eso conlleva. Todo lo que tenían eran unas cuantas barras para agarrarse y han conseguido elevar su disciplina al siguiente nivel.

¿Con qué frecuencia se llevan a cabo estas perfomances?
La gente en Internet solo ve un par de vídeos de estos chicos, pero lo que no saben es que se hacen muy a menudo. En las estaciones de metro principales puedes llegar a encontrar hasta a cinco grupos esperando meterse en un vagón. Los neoyorquinos se cansaron de la escena porque a menudo se creaba un ambiente negativo entre los bailarines y el público. Además, no todos los grupos eran buenos y la gente se sentía más molesta que impresionada.

¿Cómo era la atmósfera de las actuaciones que grabaste?
La cámara era era de muy buena calidad y pude grabar material muy completo. ¡A le gente le ha encantado! Pero no fue fácil: cuando oían que el video era para uso divulgativo, no todos reaccionaban de forma positiva. Algunos ni siquiera levantaban la cabeza. Cuando pones un objeto como una cámara en un contexto en el que no están acostumbrados la mayoría dice: "Quítame eso de la cara", pero recuerdo que en el último vagón la actuación acabo con aplausos y ovaciones.

¿Y qué hacen estos grupos ahora que no puede bailar en el metro?
La mayoría de ellos como W.A.F.F.L.E- se ha cambiado de sitio, pero todavía hay gente que lo hace y mejora a diario. Algunos bailarines con los que trabajé se meten en trenes de cercanías porque la distancia entre parada y parada es mayor. Se meten en el tren, comprueban que no hay policía y empiezan el espectáculo cuando el tren se empieza a mover, y cuando quedan un par de minutos para la siguiente estación, paran.

Por cierto, ¡¿quién ese niño pequeño?!
Es Nasir, o "Kid Break". Solo tiene 5 años y está a punto de convertirse en uno de los mejores bailarines de la ciudad. La gente le presta mucha atención porque es pequeño pero es un bailarín genial y se está desarrollando a una velocidad alucinante. Baila con los litefeeters en los trenes pero también pasa muchas horas con los breakers de la ciudad y entrena con B Boys, por tanto es bastante completo. A menudo su padre le tiene que decir que se calme y pararle un poco los pies: está tan emocionado que se pone a bailar durante dos minutos seguidos mientras el resto solo está 30 segundos. Me gustaría empezar a grabar su progresión y ver cómo evoluciona cada vez que vengo a la ciudad. Si sigue así, llegará muy lejos.

¿Quiénes son tus referentes?
Me encantan las series fotográficas en el metro de Bruce Davidson. En ellas puedes ver la verdadera cara de los 80 y su obra me ha inspirado mucho. Podía pasarse horas y horas en el metro con la cámara -y la navaja, por si había algún problema-. Es maravilloso ver como alguien se involucra tanto y quiero que la gente vea un día mi película y piense: "¡Qué locura! ¡De esto hace 20 años!".

¿Cuál es tu single favorito de la banda sonora?
Creo que me quedo con Paper Trails de Darkside (Nicholas Jaar y Dave Harrington). La canción aparece en la escena final, en el metro. El contraste visual que surge de la mezcla de la música y un estilo de baile tan agresivo es impresionante. Muchos directores escogen la música real que los bailarines están escuchando pero no me interesaba. Quería tratar el tema de una forma distinta.

Scott Carthy ha empezado el rodaje de otra pieza sobre baile en un barrio distinto de Nueva York que se estrenará este año en FACT Magazine.

scottcarthy.co.uk