Publicidad

troye sivan: la nueva voz de la generación de internet

Hablamos con la nueva sensación adolescente que conquistó Youtube con su famoso vídeo 'Coming Out', que ya acumula 7 millones de visitas.

por Matthew Whitehouse
|
07 Junio 2016, 10:15am

Troye wears Coat Ports 1961. Coat (worn underneath) Dries Van Noten. Waistcoat (worn underneath) Wrangler from Breuer Dawson Archive. Jeans Evisu. Badges stylist's own. 

A sus 20 años, Troye Sivan —el 'youtuber' convertido en estrella del pop— había pasado ya casi una década publicando vídeos desde la casa de sus padres en Australia, hasta tal punto que podríamos pensar que ya había compartido todo lo que hay que compartir. Pero sus orígenes como estrella del pop son muy peculiares. 

Nació en Johannesburg y creció en Perth, y a los 12 años descubrió el poder de Internet para convertirse en una estrella cuando su primo le envió un enlace a "esa página llamada YouTube". Animado ante la idea de poder cantar para más gente que la que se paraba a escucharle cuando actuaba en el centro comercial de su barrio, el pre-adolescente obsesionado con Michael Jackson decidió publicar una versión. 

Tras varias intentos fallidos de hacer un pastel y unas cuantas versiones de One Direction, se convirtió en otro joven telegénico más contribuyendo a hacer historia en Internet. Hasta que el 7 de agosto de 2013, con 18 años, Sivan publicó un vídeo bajo el título de Coming Out, donde en cuestión de ocho minutos revelaba a su medio millón de subscriptores de YouTube lo que ya había dicho a sus padres tres años antes. Unos 6,7 millones de visitas después, su vida había cambiado para siempre.

"Era gay hasta la médula en la vida real, pero no en público", dice Troye cuando nos encontramos con él en Londres durante su gira Blue Neighbourhood. "Entraba en mi Twitter y estaba a punto de tuitear sobre Zac Efron pero al final me echaba para atrás. Y entonces pensaba, '¿Por qué hago esto? ¿Por qué me importa tanto?'".

Obviamente, la razón de Troye para preocuparse tanto iba mucho más allá de lo que su público pudiera pensar. Además de su sexualidad, Troye había estado ocultando la noticia de que tan solo dos meses antes había firmado el contrato de sus sueños con EMI Australia. El sello había quedado impresionado con una canción que había escrito basada en la novela de John Green Bajo la misma estrella.

Troye sabía de sobra que el panorama pop tradicional sigue siendo un terreno que se resiste a salir de los estándares heteronormativos. Sin embargo, también era consciente de que internet no es como el panorama pop tradicional. "Durante el periodo que estuve tratando de descubrirme a mí mismo, estaba metido en internet al 100%. Tenía cuentas anónimas en todos los foros de adolescentes gays habidos y por haber. Había visto todos los vídeos de YouTube de chicos saliendo del armario y me sentía en deuda con internet. Sentía que le debía dar las gracias y contar mi historia".

Si escribimos hoy las palabras 'coming out' en YouTube descubriremos miles de vídeos similares, se ha convertido en un verdadero género dentro de los vídeos de declaración rodados por el mismo protagonista, incluidas algunas contribuciones de otros YouTubers como Connor Franta (10,6 millones de vistas) e Ingrid Nilsen (14,7 millones de vistas) y hasta el saltador de trampolín Tom Daley (11,8 millones de vistas). 

Los vídeo blogs son una parte importante de la cultura LGBT online, y permiten al usuario mantener un cierto nivel de control a la hora de salir del armario. "¡Hacía siglos que no tenía que confesar mi condición sexual a nadie!", bromea Troye. "Fue como matar un millón de pájaros de un tiro". Además de recibir una respuesta enormemente positiva ("una inmensa muestra de apoyo y cariño, nada cambió"), el vídeo también acabó con el mito del marketing musical de que los cantantes que salen del armario se arriesgan a perder a su público de chicas adolescentes (puesto que al parecer estas adolescentes solo responden a una hormona irracional). 

Pero en los conciertos de Troye nunca faltan los gritos de estas chicas… "Si te soy sincero, todavía no he conseguido entender por qué vienen chicas a mis conciertos y reaccionan de esa forma", dice con modestia al hablar de una reacción que se da con cualquier ídolo juvenil con cierto atractivo. "Yo lo veo más como una amistad que otra cosa, mientras que en el caso de alguien como Justin Bieber, quizás tenga más que ver con que es un sex symbol. Creo que solo quieren arroparme con una manta, ¿sabes? Llevarme a casa".

Aunque puede que eso sea en parte verdad, lo más probable es que su reacción se deba a que su música es buena. Mucho mejor de lo que podríamos esperar de un niño que también fue actor (Troye apareció en X-Men Orígenes: Lobezno, de 2009) antes de convertirse en 'influencer' y luego en artista pop.

"Cuando me fichó EMI tenía tantas dudas como todo el mundo", confiesa Troye. "Me preguntaba, '¿Por qué me quiere fichar este sello? ¿Qué es lo que quieren de mí? ¿En qué van a intentar convertirme?' Pero por suerte no ha habido nada de eso". Blue Neighbourhood, el disco que grabó para el sello, fue un éxito tanto de audiencia como de crítica, y responde a la postura firme de Troye ante las cuestiones de identidad -el cantante dedica una parte de su actuación en directo a hablar sobre su experiencia de salir del armario- y que le ha hecho ganarse una buena horda de fans adolescentes de todo el mundo.

Por no hablar del mensaje en Twitter de la también estrella del pop Taylor Swift describiendo su música como "salvaje y maravillosa" y su entrada en la lista de los 25 adolescentes más influyentes según Time, junto con nada menos que la ganadora del premio nóbel de la paz Malala Yousafzai. "Cuando estoy sobre el escenario y miro hacia el público, veo a chavales listos, chavales bien vestidos, veo a gente que ya ha dejado de ser adolescentes, y eso mola. Veo a muchas personas gays. Veo a gente emocionada y feliz, y eso es muy inspirador", dice Troye.

Pero, ¿cuál ha sido la reacción de otros artistas ante su forma de dar el salto? "Supongo que simplemente es diferente y quizás a algunas personas les incomode un poco", dice con cautela. "No tuve que cantar en bares ni enviar mi demo a varias discográficas. Pero al mismo tiempo pasé mucho, mucho tiempo haciendo vídeos, editándolos e intentando construir una comunidad online. Lo que va a pasar de ahora en adelante, es que cada vez más gente va a salir de internet y pronto ni sabremos quién ha venido de ahí y quién no".

Pero Troye no tienen ningún interés en olvidar sus raíces. "Para mí está claro que ha sido una pieza clave para todo. No solo para mi carrera sino también desde el punto de vista personal. Esa plataforma y ese público han crecido conmigo. Está claro que hay ciertas cosas que quizás hayan cambiado un poco, pero ¿Por qué tendría que dejar todo eso atrás?"

Recomendados


Texto Matthew Whitehouse
Fotografía Leon Mark
Estilismo Tara St Hill
Peluquería Naoki Komiya de Julian Watson Agency con productos Kiehl's since 1851
Maquillaje James O'Riley de Premier Hair and Make-up con productos Tom Ford
Asistente de fotografía Henry Hewitt
Asistente de estilismo Rebecca Davis, Carmen Hudgens. 
Troye lleva abrigo Ports 1961. Chaqueta (bajo el abrigo) Dries Van Noten. Chaleco Wrangler de Breuer Dawson Archive. Pantalones Evisu. Chapas de la estilista.  

Tagged:
YouTube
LGBT
gay
Internet
queer
Troye Sivan
Cultura
Entrevistas de música
leon mark
the futurewise issue