los hombres desnudos que jugaban a fútbol en un museo de parís

Este fin de semana, el artista londinense Eddie Peake hizo una performance en París de un partido de fútbol sala donde los jugadores jugaban desnudos. Aquí te explicamos por qué.

por Stuart Brumfitt y i-D Staff
|
02 Diciembre 2015, 9:32am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

El pasado viernes, el artista Eddie Peake presentó una "especie de reinvención" de su performance de posgrado, Touch, donde jugadores de fútbol sala jugaron un partido completamente desnudos (a excepción de los calcetines y las zapatillas). La performance original tuvo lugar en la Royal Academy de Londres en 2012, mientras que la nueva versión, titulada Duro, se presentó en la galería parisina de arte contemporáneo Palais de Tokio. 

Nos reunimos con Eddie (que también anda presentando The Forever Loop en el Barbican londinense) para que nos hablara de su último trabajo y sobre el tema descarado de la desnudez en su obra.

*Lee: El fotógrafo que retrata la intimidad masculina
*Lee: Conoce a los hombres del mañana

"Es un hilo en mi obra que no me había sentido dispuesto a retomar desde que presenté Touch (que por cierto no fue mi primera performance de un partido de fútbol: la primera la presenté cuando era estudiante de la Slade en 2005 o 2006). Aunque me encanta la obra, no me gustó tanto la facilidad con la que los periodistas y espectadores la comentaron de forma frívola o sensacionalista.

Sin embargo, París se presenta como un contexto bastante nuevo para mí, así que me gustó la idea de darme a conocer con una obra que, por así decirlo, me precede, porque aunque Duro es una obra nueva, es muy similar a Touch, que en este momento es un tanto icónica.

Aunque el hecho de que los jugadores estén desnudos puede ser lo primero que nos llame la atención sobre la pieza, lo que resulta interesante es la rapidez con la que esto deja de importar. En Touch, una obra similar que presenté en 2012 el, la gente comentó que se olvidó de la desnudez de los jugadores conforme el drama y/o la banalidad del juego se apropiaron de la situación.

Lo único que llevan los jugadores son calcetines y zapatillas, haciendo referencia a su equipo. Una de las razones por las que evito la ropa o los trajes en mis otras performances es porque la ropa representa un lenguaje de signos y mensajes, y lo que quiero es desnudar al cuerpo para reducirlo a algo esencial y no conectado a un periodo o cultura determinados. 

Mis coreografías a veces se refierem a la historia del arte (es mi propio combate de lucha libre en curso): a veces beben de las poses de la escultura clásica, y esta conexión es más evidente cuando los bailarines pertenecen a la historia del desnudo en el arte.

En Duro, la desnudez llega a parecer natural y desinhibida, aunque está claro que en nuestra sociedad por lo general no lo es. Esto es algo que me interesa examinar, o más bien pedirle al espectador que lo haga. Me gusta que la gente que visita mis exposiciones o performances tenga una experiencia activa de visualización. 

Frente a la desnudez, las personas empiezan a pensar en sus propias reacciones, tanto si se sienten un poco avergonzadas, incómodas o incluso excitadas, como si se sienten como voyeurs, y es entonces cuando se cuestionan por qué. Es en ese momento cuando empiezan a ser realmente conscientes de estar físicamente presentes y comprometidos con la obra, algo muy distinto a simplemente querer sorprender, provocar o excitar.

Los cuerpos humanos (todo tipo de cuerpos) son interesantes y hermosos, y un poderoso medio para utilizar dentro del arte".

Recomendados


Fotografía DURO, 2015, Palais de Tokyo © Eddie Peake © White Cube (Ben Westoby)

Tagged:
Paris
futbol
Cultură
Londres
Palais de Tokyo
Eddie Peake
entrevistas de arte