Publicidad

adolescentes, supervivencia y chándals de adidas: adéntrate en un viaje a la rusia rural

La fotógrafa Kati Turkina explora la Rusia contemporánea y la identidad femenina a través de historias visuales muy personales.

por Anastasiia Fedorova
|
16 Junio 2016, 7:50am

Kati Turkina, también conocida como Turkina Faso, es una fotógrafa de moda emergente que está tratando de ir más allá de las clásicas editoriales. Nos cuenta historias transformando los entornos más mundanos en composiciones únicas y surrealistas. La segunda parte de su proyecto Back Home With Alice: Me and Them [De vuelta a casa con Alice: ellos y yo] fue fotografiada en su Rusia natal con su hermana menor como modelo; explorando el mundo de las relaciones entre hermanas, la infame obsesión de los rusos con adidas y cómo ha cambiado la adolescencia en el país desde la caída de la Unión Soviética en 1991.

"Back Home With Alice se basa en las memorias de mi niñez y adolescencia", explica. "Regresé a mi ciudad natal, Essentuki, en el Cáucaso septentrional, y traté de imaginar que Alice era yo hace 15 años. No es una reconstrucción precisa de fotografías o momentos específicos, sino una narración, son memorias reales mezcladas con experiencias que dentro de mi cabeza y en estas fotografías se transforman en algo nuevo. De hecho, mi hermana vive en la misma casa, se mueve por los mismos lugares e incluso sus intereses son similares a los que yo solía tener, por lo que es una especie de documental falso sobre ella y yo juntas".

Lee: Crestas, Vivienne Westwood y subversión: así fue el apogeo del punk en los años 70
Lee: Los jóvenes rebeldes de Nan Goldin cobran vida de nuevo

El proyecto es un documento único de la infancia de las niñas rusas desde la perspectiva de alguien que lo ha experimentado en su propia carne, y es también un gran ejemplo de la fotografía desde la mirada femenina que está emergiendo en el país. Turkina sugiere una perspectiva traviesa pero sin sexualizar, animada por la poderosa energía de la relación entre hermanas. 

"Llevo trabajando con mi hermana desde 2009, me hace sentir que tengo a alguien que es realmente cercano a mí y la intimidad que tenemos al trabajar juntas es alucinante", dice ella. "No quiero volver a ser una adolescente, pero me encanta ese momento en el que estás explorando tu propio pasado en el presente, sin remordimientos, simplemente como un espectador, y utilizas tu experiencia de forma diferente. Para mí, la fotografía es una máquina del tiempo".

Además, Alice no es el único personaje de la historia, la Rusia contemporánea, su contexto y sus obsesiones también tienen un papel importante. El Cáucaso septentrional en el sur de Rusia es una región con unos paisajes montañosos impresionantes, una sociedad con una mentalidad más bien tradicional y un estilo propio y auténtico. 

Turkina se centró en dos obsesiones: el amor de su hermana por los grupos de rock ruso (que si nos fijamos, evocan los últimos diseños de Gosha Rubchinskiy) y la abrumadora obsesión con Adidas que tienen en la región, tanto por con los productos originales como con las imitaciones. 

"El Cáucaso septentrional es una mezcla de diferentes culturas y esta región tiene su propia moda y estilo urbano. Las niñas por lo general se arreglan demasiado, llevan tacones altos y un maquillaje exagerado, mientras que los hombres prefieren llevar lo que ellos consideran ropa cool: diamantes, mocasines rojos con calcetines rojos y una combinación de zapatos clásicos con pantalones deportivos. La ropa de Adidas es increíblemente popular en la región. Supongo que hay una gran cantidad de imitaciones, puedes encontrar montones de ellas a muy buen precio en el mercado local. Puedes ver que casi todo el mundo lleva pantalones Adidas, camisetas o incluso chándales con calcetines blancos y sandalias, todo de la marca", se ríe Turkina.

La presencia de Alice, que en ocasiones parece como aislada en la imagen, transforma el crudo entorno en lo que podría ser un plató de cine creado a partir de los recuerdos de Turkina: desde sus visitas a la tienda del barrio hasta una pelea escolar en el estadio de deportes local. Al trabajar con su hermana, la fotógrafa experimentó una gran afinidad y conexión, pero también tuvo la oportunidad de ver la diferencia entre su generación al principio de la era postsoviética y los adolescentes de hoy en día.

"A pesar de la crisis en Rusia y de estar en un momento en el que parece que solo hay que beber y bailar, hay adolescentes que prefieren cada vez más practicar algún deporte que salir y beber cerveza barata como hacíamos nosotros después de clase. Alice es muy consciente de ello y parece que los intereses de su generación son completamente distintos. Cuando yo tenía su edad solo pensaba en salir con algún chico o beber en algún callejón. Alice nació en el mismo entorno, pero ella es muy inteligente, hace deporte, lee muchos libros y cuando hablo con ella me parece que es mucho más responsable e interesante de lo que yo era a su edad", dice ella.

"Hay una película rusa alucinante de mi generación titulada Everyone will Die, and I Will Stay. Muestra fielmente nuestra forma de vida. Al ver la película me veo a mí misma, a mis amigos y nuestra terrible realidad en la decadente región de la Rusia postsoviética. Alice no tiene nada que ver con eso y me alegro mucho por ella".

turkinafaso.com

Recomendados


Texto Anastasiia Fedorova
Fotografía Turkina Faso