Publicidad

emily ratajkowski habla por fin sobre la polémica de sus desnudos robados

Un nuevo libro que contiene desnudos explícitos de la modelo, actriz y activista ha sido publicado sin su permiso y ella no está nada contenta.

por Tish Weinstock
|
05 Diciembre 2016, 9:18am

2016. El año en que el feminismo se ha vuelto tendencia y las mujeres por fin han sido capaces de reclamar lo que era suyo por derecho propio: su cuerpo. ¿Verdad que sí? Pues no. Si Donald Trump y su lamentable campaña presidencial nos han enseñado algo es que la lucha está lejos de haber terminado. "Agárralas por el coño", dijo. Ese es el tipo de cosas que tristemente hemos aprendido a esperar del nuevo Presidente de los Estados Unidos de América, que aparte de ser un misógino también se las ha arreglado para ofender a los discapacitados, a los chinos, a los mexicanos, a los alemanes y básicamente a todos los demás.

Lo que resulta sorprendente, sin embargo, son las recientes acciones del editor, fotógrafo y ocasional cineasta Jonathan Leder, que acaba de ocupar los titulares por publicar una colección de fotos explícitas de Emily Ratajkowski en un libro llamado Leder/Ratajkowski. Las fotografías fueron originalmente hechas en mayo de 2012 con la intención de que cinco de ellas se emplearan en una revista de arte. Sin embargo, Emily afirma en Twitter que la colección en su totalidad ha sido publicada sin su permiso. 

"Me he estado resistiendo a hablar públicamente sobre las fotos recientemente publicadas por Jonathan Leder con el fin de evitar darle publicidad, pero ya no aguanto más. Este libro y las imágenes que contiene son una vulneración de mi intimidad. Cinco de las ahora cientos de fotografías publicadas se emplearon para el que era su fin inicial: incluirlas en una revista artística en 2012. El hecho de que estas fotos se utilicen sin mi permiso es un ejemplo de exactamente lo opuesto a aquello por lo que lucho: que las mujeres elijan cuándo y cómo quieren compartir su sexualidad y sus cuerpos".

Fuera de contexto, estas imágenes dejan a Emily demasiado expuesta y profundamente vulnerable. Sin el marco de su posicionamiento artístico original, adquieren un nuevo significado de explotación que dice mucho más acerca de la cosificación de las mujeres que acerca de la sexualidad femenina y el empoderamiento, para cuya representación fueron tomadas. Emily, que está acostumbrada a posar desnuda, ha sido muy clara en el pasado acerca de enfatizar la propiedad del propio cuerpo y la importancia de la subjetividad femenina. 

Este mismo año se hizo un selfie en topless para apoyar a Kim Kardashian, a quien los comentaristas de los medios de derechas habían hecho trizas por publicar su propio selfie en topless. También escribió varios ensayos tremendamente polémicos para Lenny -la newsletter de Lena Dunham- y para la revista Glamour. El hecho de que ahora ella misma sea víctima de este tipo de transgresión parece una broma. Sin embargo, su denuncia pública de la acción de Leder dice mucho y debería servir de lección para las mujeres de todo el mundo que tienen demasiado miedo de dar un paso adelante y alzar la voz. 

Recomendados


Texto Tish Weinstock
Imagen vía Instagram

Tagged:
Emily Ratajkowski
feminismo