el fotógrafo queer que retrató la escena 'cruising' de manhattan en los 70

Alvin Baltrop supo capturar la parte emocional de los encuentros furtivos en los parques y muelles de la Gran Manzana.

por André-Naquian Wheeler
|
12 Junio 2019, 8:25am

Hoy en día, el West Side Pier de Manhattan es el tipo de lugar donde las familias y los turistas toman el sol, se relajan en el parque y comen Wafels & Dinges. Una zona costera repleta de estaciones de Citi Bike y una isla artificial de 250 millones de dólares que se está construyendo no muy lejos de allí. En resumen: la gallina de los huevos de oro. Pero si viajamos un poco atrás, en concreto a los años 70, podríamos decir que el muelle era una versión antigua de Grindr.

En el siglo XXI, el sexo queer se ha privatizado e individualizado. Nuestras conquistas se producen en gran medida a través de nuestros teléfonos: tarde, en la noche, solos en nuestras habitaciones. Pero por aquel entonces, sitios como el West Side Pier eran lugares seguros para los hombres gays que querían reunirse, conectarse y luego seguir por caminos separados. Desde nuestra perspectiva en el presente, la idea de que muchos hombres homosexuales tuvieron sexo en público en el centro de Manhattan suena como un sueño febril.

Los muelles fueron un lugar vibrante durante su apogeo, y el difunto fotógrafo Alvin Baltrop hizo de las conexiones efímeras que allí tenían lugar un foco central de su trabajo y su vida. A lo largo de tres décadas, hizo imágenes granuladas, con una clara perspectiva voyeur en blanco y negro de hombres gay capturados en medio de un universo hedonista: tomando el sol desnudos, limpiándose después de un encuentro o besándose apasionadamente. El ojo fotográfico de Baltrop no tiene ni un halo de crítica ni, lo que sería peor, busca impactar. Todo lo contrario: estas imágenes son como una especie de exuberantes archivos históricos. Documentaciones de la clase de asuntos amorosos en los que Baltrop participó. Él nació en el Bronx y guardó un espacio en su corazón para los muelles y el cruising que se desarrollaba en ellos. Como dijo una vez en una entrevista: “No te importaban los fracasos, el peligro, la suciedad, el olor, la voracidad. Te importaba conocer a alguien y tener relaciones sexuales. La mayor parte de esos encuentros se basaban eh... tener una buena eyaculación y seguir con tu vida".

Mirar hacia atrás en la historia olvidada del West Side Pier en medio del Mes del Orgullo tiene un peso inmenso. Es un recordatorio de que, cuando se trata de localidades, lugares donde podemos encontrarnos y simplemente ser, la comunidad queer siempre se ha visto obligada a saltar de un lugar a otro, con el riesgo de ser erradicada por intereses comerciales y políticos. A continuación, el comisario del Museo del Bronx, Sergio Bessa, habla con i-D sobre el legado de la carrera de Baltrop, la cultura de los años 70 y lo difícil que es archivar el arte queer.

1559923493485-BAL13010
Los muelles (exterior con dos personas). n.d (1975-1986)

En primer lugar, ¿por qué crees que Alvin no es tan popular como otros famosos fotógrafos de Nueva York, como Mapplethorpe y Warhol?
Bessa: Cuando comparas a Alvin con esos hombres, no es que él no fuera profesional: estudió en SVA, conocía muy bien el oficio, desarrolló sus propias fotografías... Pero alguien como Mapplethorpe era muy ambicioso y realmente quería ser grande. Mapplethorpe quería ser conocido como un fotógrafo clásico, de la misma manera que Irving Penn. Baltrop, por otro lado, siguió su pasión. Sus fotos eran más que un truco. Fotografiar los muelles, para él, fue una mezcla de investigación y trabajo de archivo. Él aparcaba su camioneta en la calle y pasaba horas allí. No estoy seguro de que siquiera pensara en mostrar su trabajo en galerías. Estaba fascinado por su descubrimiento de los muelles.

¿Cuándo te topaste con el trabajo de Alvin Baltrop?
Siempre me ha interesado aprender sobre lo que el Bronx ha contribuido [al mundo del arte desde que trabajo en el Museo del Bronx]. Encontré un número de ArtForum en 2008 y el nombre de Alvin Baltrop era la portada. Leí el artículo sobre él en el interior y supe que era del Bronx. Cuanto más miraba su vida y su historia, más pensaba que era un hombre fascinante.

gay cruising new york
Los muelles (exterior). 1975-86

¿Y cómo surgió la exposición sobre su vida y obra?
Conocímos a una persona que trabajaba en el archivo de Alvin Baltrop. Nos dijo que tenían dificultades con sus obras porque no tenían suficientes recursos. Pensé que sería genial tener sus archivos aquí [en el Museo del Bronx]. Así que en 2014, vinieron a nosotros. Tenemos muchas pertenencias personales de Baltrop, todas sus cámaras fotográficas, registros médicos, rollos de películas...

¿Qué llevó a Alvin a los muelles? Tanto en el sentido personal como en el artístico.
A finales de los años 60, Alvin estaba en la Armada durante la Guerra de Vietnam. Él nunca llegó a Vietnam. Estaba estacionado principalmente en el Atlántico. En el 72, vino a Nueva York y se fui a vivir con su madre y su hermano en el Bronx. Lo que escuché es que su madre descubrió muchas de sus fotografías y ella tuvo una reacción muy negativa. En resumen, se mudó después de eso. Creo que en esa época fue cuando descubrió los muelles. Alvin era un hombre bisexual orgulloso, tenía novias y novios. Él era una persona muy sexual. Lo que aprendí de otro ensayo, es que antes de los muelles, recorría los parques del Bronx y Central Park. Exploró un montón de lugares de cruising en la ciudad. Y durante algún tiempo, fue portero en un famoso bar gay de la 2nd Avenue con 4th Street.

gay crusing new york
Los muelles (plataforma para tomar el sol) 1975-86

Parece como si Baltrop estuviera enredado en su trabajo. No estaba simplemente fotografiando los muelles; participaba en su cultura.
Sí. Hay un lado de su trabajo que es muy personal, muy diarístico. La exposición comienza con las fotografías que realizó en la Armada. Durante ese período, ya ves los elementos que conforman su obra en los muelles. Ves la mirada homosexual. Baltrop no fotografió porque pensó: "¡Oh, esto se venderá!" Fotografió lo que lo rodeaba.

Una fotografía que realmente me llama la atención es el retrato de Marsha P. Johnson, de Baltrop. La imagen podría pertenecer perfectamente a una revista de moda.
Bueno, en ese momento, nadie pensó que Marsha iba a convertirse en el icono que es hoy. No creo que Marsha estuviera comprometida con la escena de sexo en los muelles. Ella era solo una de las personas que conoció Alvin. Me encanta esa fotografía porque hay mucha dignidad. Es como si Marsha fuese la Primera Dama.

marsha p johnson
Marsha P. Johnson, n.d. (1975-1986)

¿Hay alguna información de fondo que pueda proporcionar sobre el retrato?
Esta es la dificultad con el trabajo de Baltrop. No le dio títulos a sus fotografías, y no sabemos el año exacto en que se tomaron la mayoría de ellas. Fotografiaba de forma compulsiva. Hay una gran cantidad de imágenes que ni siquiera se han desarrollado. Siento que el Museo del Bronx está simplemente abriendo la tapa sobre lo importante que es su trabajo con esta exposición. No solo en términos de historia y comunidad gay, sino también en términos de fotografía en Nueva York.

¿Cuáles son las dificultades específicas de trabajar en una exhibición LGBTQ + como esta? Porque, con tanta frecuencia, la historia y el arte queer no se archivan meticulosamente como deberían ser.
Esta historia es todavía muy joven. Entiendo los desafíos y las dificultades pero, al mismo tiempo, todavía hay mucho que podemos hacer para recopilar nuestra historia.

Una de las cosas de las que estoy muy orgulloso es invitar al amigo de Alvin, que también es fotógrafo, a escribir un ensayo para el catálogo. Tiene este testimonio y relación de primera mano con el sujeto, y escribió el homenaje más hermoso que Balthrope podría haber tenido.

new crusing new york
Armada (hombre desnudo) n.d (1969-1972)

Los lugares donde Baltrop fotografiaba son tan importantes como las fotografías mismas. Capturó lugares de cruising que, hoy en día, han sido convertidos en condominios, Sweetgreens, Citibike Stations, etc. ¿Qué importancia tiene para la historia de LGBTQ estos antiguos lugares de reunión queer?
No viví en Nueva York en los años 70. Pero recuerdo que viví en Brasil y que la contracultura se hizo cargo un montón del lugares. Recuerdo haber tratado de entender los cambios culturales y sexuales que estaban ocurriendo. De repente, la gente sintió que podía tener sexo en público. El cambio estaba ocurriendo a nivel internacional también. Leí una biografía de David Wojnarowicz porque quería leer la vida de alguien de la generación de Baltrop, que también vivía en Nueva York al mismo tiempo. Descubrí que David vivió en París durante unos meses a finales de los 70, y también fue a parques a altas horas de la noche para tener sexo. Así que esto estaba sucediendo en Inglaterra, París, Japón, en todas partes. Fue esta revolución sexual global. Y el trabajo de Baltrop es la representación más fuerte de este cambio cultural.

The Piers (man wearing jockstrap), n.d. (1975-1986)
Los muelles (hombre llevando un suspensorio), n.d. (1975-1986)

¿Cómo es ver el trabajo de Baltrop a través del prisma del 50 aniversario de Stonewall?
Hay más de 170 fotografías que estamos mirando, así que para mí, es casi como armar una escena escena por película. Exposiciones como esta son recordatorios de la lucha. Estamos viviendo las vidas que las personas anteriores a nosotros planearon y lucharon. Soy un hombre gay, estoy casado y creo que hemos avanzado mucho. Tenemos un candidato presidencial que es abiertamente gay y casado. Hemos recorrido un largo camino.

¿Cuáles son tus fotografías favoritas del archivo de Baltrop?
Marsha definitivamente. También me encantan las fotografías de la época de Baltrop en la Marina. Él podría haber tenido un novio en la Marina. Hay una fotografía realmente hermosa de un joven que lo mira y puedes sentir el deseo. Justo en la forma en que enmarca a otro hombre. También hay mucha inocencia. Creo que la imagen es realmente hermosa.

'The Life and Times of Alvin Baltrop' se presenta en el Museo del Bronx desde el 7 de agosto de 2019 hasta el 9 de febrero de 2020.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.