Publicidad

'young & beautiful' hará que te enfrentes a los sueños de tu infancia

La directora Marina Lameiro firma un documental intimista y emotivo que retrata los desengaños del final de la juventud.

por Raquel Zas
|
08 Mayo 2019, 10:39am

Fotograma de 'Young & Beautiful'

Piensa por un momento en qué querías ser de mayor. A estas alturas de 2019, son muchas las veces en las que se ha hablado de nuestra generación como la de los sueños perdidos, y nada mejor que el cine para retratarlo. Marina Lameiro de niña quería ser koala. Tardó un tiempo en descubrir que era imposible hacer ese deseo realidad, y tuvo que seguir viviendo como un ser humano. La infancia es la matriz de su proyecto cinematográfico, Young & Beautiful, un largometraje documental que ha seguido durante dos años la vida de cuatro personas muy importantes en la vida de directora. El film parte de la búsqueda de la identidad en un momento clave: la entrada de la edad adulta, la barrera de los 30, el momento en el que la débil crisálida de la juventud revienta y nos damos de bruces con la realidad.

El proyecto le ha valido ganar, entre otros, el Premio Numax Exhibición del Festival Márgenes, el Rizoma de Cine, el premio del público en Punto de Vista y una mención especial en el Festival D'A, que acaba de finalizar la semana pasada. Las razones de esta buena acogida las vas descubriendo a medida que el documental avanza, poco a poco vas conociendo un poco mejor a los cuatro personajes y acabas sintiendo que los conoces de toda la vida. Su éxito radica, precisamente, en que podríamos ser cualquiera de nosotros. Young & Beautiful es un poco como mirarse a un espejo, Marina abre una ventana cruda y veraz —que se manifiesta también en su realización, a cámara en mano, como de narrador omnisciente al más puro estilo Jonas Mekas— para mostrarnos la vida simplemente tal y como es. Y la vida, como sabemos todo, no es nada fácil.

Lo sabe Poti, un músico alternativo que se niega a crecer y ve cómo su vida tal y como la conocía se va desvaneciendo poco a poco. Con él aprendes a reírte de ti mismo, a creer en lo que haces aunque nadie esté mirando, a tomarse el sexo como una broma de la que hay que disfrutar. Nais representa el conflicto con la maternidad, la cruz que soportan muchos jóvenes cuando sus padres no creen en ellos y el estigma de ser una madre soltera intentando pagar el alquiler al fin de mes. Ione, hermana de Marina, encarna el espíritu rebelde y un tanto ingenuo del que no quiere vivir tal y como la sociedad le exige. Das, por su parte, es un bailarín cansado de bailar que confiesa en una emotiva secuencia que en su infancia se pasaba las noches rezando para despertarse como una niña. A través de ellos, Marina compone un cuadro de cuatro personalidades muy diferentes sobre las que radica la misma problemática: la inquietud de que nadie permanece y la precarización de la vida en la sociedad española.

Young & Beautiful avanza sutil por el paso del tiempo, sin grandes pretensiones, sin grandes discursos, pero es en esos momentos (aparentemente) banales en los que su discurso nos llega sin necesidad de palabras ni obviedades. Y eso solo lo logra alguien con una gran sensibilidad. Al verla, no puedes dejar de sentir una cierta incomodidad, una tristeza agridulce pero, sobre todo, una total identificación con los personajes. Esperas un giro, que pase algo, un final feliz; pero Marina Lameiro ha querido hacer un retrato veraz y honesto de la vida con toda su paleta de grises.