Mike Coppola/MG19/Getty Images para The Met Museum/Vogue

en 2019, el tanga vuelve a asomarse

Te guste o no, a partir de ahora vas a empezar a ver muchos más.

por Erica Euse
|
24 Junio 2019, 4:31pm

Mike Coppola/MG19/Getty Images para The Met Museum/Vogue

En los últimos años, los tangas han estado regresando a nuestro radar visual. Hace poco, Bella Hadid caminó por la pasarela de Versace primavera/verano'20 con pantalones negros brillantes muy bajos y con la ropa interior colocada estratégicamente a la vista. Poco después, el diseñador Heron Preston, le dio al tanga una apariencia más relajada vistiendo a una modelo con pantalones holgados exponiendo por completo la ropa interior.

Por supuesto, esta no es la primera vez que el tanga visible regresa. En los últimos años, las mujeres han estado mostrando abiertamente su ropa interior, en su mayoría en forma de tops de encaje y bodys sensuales que destacan los huesos de la cadera. Curiosamente, ahora los tangas visibles están al alza (literalmente) tras un nuevo informe de que las mujeres jóvenes están incluyendo en sus básicos las bragas de abuelita. Sin embargo, los tangas han existido de una forma u otra desde la antigüedad, pero históricamente fueron usadas por hombres. Los bailarines de burlesque comenzaron a usar tanga a finales de los años 30, siguiendo un mandato del gobierno que les exigía cubrirse durante la Feria Mundial, pero no fue hasta la década de los 70, cuando el diseñador Rudi Gernreich presentó el bikini tanga, que se volvieron más populares (al menos en la playa).

"Durante muchos años, el tanga tenía una especie de mala reputación", explicó Kristina Haugland, comisaria de vestuario y textiles de Le Vine en el Museo de Arte de Filadelfia. "Se consideraba bastante arriesgada y no era algo a lo que la mayoría de las mujeres recurrieran. A finales de los años 80 se volvieron más populares, cuando Hanky Panky sacó una versión más cómoda".

Cualquier persona viva al principio del milenio sabe que los tangas tuvieron un momento importante. En 1999, The Wall Street Journal declaró que esta prenda "se las arregló para llegar al mainstream", pasando de sex shops como Frederick's de Hollywood a las estanterías de lujo de Saks Fifth Avenue. Tom Ford dio un paso más allá cuando hizo visibles las tiras de sus modelos en la pasarela para su colección de primavera de 1998 para Gucci.

Las diminutas bragas ya no eran para esconder tu ropa interior, sino para mostrarlas. Todos, desde Christina Aguilera hasta Gillian Anderson, empezaron a combinar sus pantalones bajos y vestidos con tangas de gran altura.

"Tengo catálogos de Victoria's Secret de 2003 y había secciones en las que se calificaba al tanga como el nuevo accesorio de moda, [mostrándolos] con joyas en la parte de atrás", dijo Haugland. "Algunas personas vieron la tendencia como un intento, especialmente de las adolescentes, para ser sexualmente atractivo, pero algunas personas simplemente lo usaban porque era la moda".

Sin embargo, como la mayoría de las tendencias, no pasó mucho tiempo antes de que la gente la superara. En 2004, Adam Lippes, fundador de la línea de lencería Adam + Eve le dijo a The New York Times que las mujeres habían desarrollado "fatiga de tanga". "El tanga es cada vez más fino y las mujeres se cansaron", dijo Lippes a la publicación.

Sin embargo, de vez en cuando, vemos que el tanga se asoma desde los pantalones de una persona famosa y nos preguntamos si la tendencia volverá a despegar. El año pasado, JLo salió con un par de pantalones Natasha Zinko con una tanga a cuadros muy por encima de la cintura. En mayo, Hailey Bieber se dirigió a la alfombra rosa de la Met Gala con un vestido rosa de Alexander Wang con una tanga con incrustaciones a juego. Ahora, si los desfiles de primavera 2020 son una indicación, los diseñadores definitivamente están tratando de hacer que el tanga visible vuelva a suceder, junto con otras tendencias de la década de 2000 que preferiríamos dejar en el pasado.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

Tagged:
Sexo
Tangas